Diario Digital

Responsabilidades o “irresponsabilidades” en la Feria de Trumao

El cierre de una noticia, siempre debe incluir un comentario que deja ver la visión del periodista frente a la misma noticia. De hecho, en los mismos noticiarios de la televisión es común que los conductores debatan y se pronuncien sobre el tema, entregando su punto de vista particular al respecto, lo que para algunos indoctos le “parece raro” que en un diario ciudadano se haga.

Comentamos esto porque ayer cerramos la nota sobre la postergada feria de Trumao con un comentario sobre el acierto del Concejo, lo que al parecer no gustó a algunas personas que serían parte del equipo de la empresa realizadora. Pero, nadie puede negar que ayer el Concejo Municipal de La Unión pasó la primera “prueba de la blancura”, al tomar el acuerdo de que los fondos asignados para la realización de la Feria de Trumao sean licitados, que es lo que corresponde en estricto rigor.

Aquí han quedado “algunos lesionados” en el camino, como el empresario que había promocionado con anticipación esta feria, sin contar con los recursos aprobados por parte del Concejo Municipal. Esa sola promoción radial y en la web en la que se menciona a la Municipalidad y Trébol Eventos, demuestra una irresponsabilidad mayúscula, ya que no se puede promocionar algo que aún ni siquiera se había tratado en el Concejo y menos licitado, dando a suponer o entender con ello a cualquier mortal de los ciudadanos la idea de “que la cosa estaba arreglada”. Esto gatilla una serie de consecuencias para quienes se preparaban para participar en el evento.

Leyendo la revista de La Unión del año pasado, queda claro quien es el gestor de la realización del evento, pero también las declaraciones en la misma revista de la Jefa de Cultura, Marcela Vera, dejan entrever que la licitación fue dirigida, algo que contraviene la transparencia y la buena fe de los demás oferentes en el sistema.

Cuando se crea un proyecto y se quiere tener el control de éste, se debe buscar financiamiento privado o de fondos concursables, pero el Municipio debe licitar los fondos que asigna de acuerdo al monto, y el proponente corre el riesgo de que alguien con una mejor oferta se lo adjudique, lo que probablemente pueda ocurrir en este caso.

Este año, a una semana de la realización de la Feria, la alcaldesa María Angélica Astudillo no tenía idea de lo que pasaba, hecho grave y que es responsabilidad directa del Departamento de Cultura. Por tanto, al ver que estaba encima la realización y que nada estaba resuelto, estudió las opciones que existían y, obviamente, ella optó por proponer vía licitación la adjudicación de los fondos, lo que obtuvo el respaldo del Concejo y que está dentro de las facultades soberanas que dicho cuerpo colegiado tiene. Para corroborar esto, debemos precisar que dos semanas antes -como medio- fuimos a buscar información al Departamento de Cultura sobre la realización de la ya mencionada Feria, y dijeron que no tenían nada al respecto y nos derivaron a la Alcadía, pero esa semana el Concejo estaba en la reunión anual de la Asociación Chilena de Municipalidades.

Jamás el tema de la Feria de Trumao estuvo en tabla en el Concejo en más de un mes de asumido. Solamente el tema se trató en los puntos varios debido a una consulta, también en varios, que hiciera el concejal Soto en la reunión de la semana pasada. El monto involucrado, sea por licitación o trato directo, requiere de la aprobación del Concejo, y este órgano de decisión autónoma respaldó la propuesta de la propia Alcaldesa, tía del gestor de la postergada Feria.

Me parece importante precisar que lo ocurrido no es responsabilidad del Concejo Municipal ni de los medios de comunicación que informan, como algunos pretenden hacerlo ver. El gran responsable o irresponsable es el empresario que promocionó el evento sin el financiamiento previo y la Jefa del Departamento de Cultura que no hizo su trabajo a tiempo. A ellos deben ir a protestar y reclamar los que se sienten perjudicados con la postergación de le Feria de Trumao.

Es de esperar que, en el proceso de licitación, sean muchos los gestores culturales que se atrevan a presentarse, para que así se evalúe la mejor propuesta de todas, porque obviamente la Feria de Trumao debe ser un evento de calidad, ya que son 20 millones de presupuesto asignado.

Sin duda, la decisión del Concejo Municipal de optar por la transparencia sienta un precedente importante: En esta administración las cosas no serán tratadas “a lo compadre” como tampoco “entre gallos y media noche”. Esa transparencia es la que la inmensa mayoría de los unioninos valorará, con excepción de los “lesionados que han quedado en el camino”,  producto de la postergación -para febrero próximo- de la realización de la Feria de Trumao.

 

@ER
Recent Comments