Diario Digital

Reflexiones sobre un futuro gobierno comunal en La Unión

17 octubre, 2012

Por ERWIN WETTLIN MORENO

El futuro gobierno comunal que se instale en nuestra comuna, con el apoyo irrestricto de todas las fuerzas políticas de centro, de izquierda y movimientos sociales que conforman una gran oposición a la derecha gobernante, necesariamente debe contener un compromiso con el despertar de la cultura en esta comuna de La Unión, de una vez por todas.

En efecto, estas fuerzas políticas y sociales tienen un compromiso ineludible en esta área, de suyo importante para despertar la reflexión en la masa ciudadana, transformándola de seres que solo han obedecido a la costumbre, instalada en esta comuna, de votar tradicionalmente por quienes, a juicio de ellos, proporcionan el adelanto de la urbe, empleo y estabilidad, sin los cuales, también a su juicio, esta no podría continuar su desarrollo.

Si se omitiera esta tarea imprescindible y de la cual la derecha por siempre, por esencia y naturaleza, se encuentra al margen, constituiría una grave desconsideración para con sus electores, máxime si se considera que La Unión está inserta en una de las regiones con mayor índice de cesantía, que su mano de obra por siempre ha sido barata y de escasa calificación por no decir nula, reconocida nacionalmente por su alta tasa de alcoholismo en sus jóvenes y que, por desgracia, solo hace noticia a nivel nacional, de vez en vez, cuando en ella se cometen los más feroces crímenes.

¿Qué hacer entonces ante este panorama tan sombrío y, a la vez, tan objetivo? La respuesta es simple: sembrar cultura así como en nuestra agricultura local se siembran papas en abundancia, fomentando su cultivo mediante una organización cuyo eje no puede ni debe estar al margen del gobierno comunal; por el contrario, consideramos que todo programa comunal que se considere realmente intérprete de las necesidades de su pueblo, debe instalar y administrar un departamento comunal en este sentido y, de esta forma, orientar al conjunto de la ciudadanía mediante los mecanismos que ello implica: talleres, charlas , exposiciones, conciertos, cursos, entre otros, materias que se financian solas desde que el gobierno central tiene los presupuestos necesarios para tal fin, sin perjuicio de las corporaciones de derecho privado que se ocupan de la materia.

La prueba de nuestro diagnóstico se encarna cuando vemos que los unioninos gozan con artistas de dudosa calidad, los cuales no son del caso mencionar, en circunstancias que todo ese interés que ellos demuestran debiera orientarse a proporcionarles manifestaciones culturales de verdad, respetando así sus atributos de seres humanos pensantes, reflexivos y, por ende, preparados para el desarrollo libre del espíritu, no solo de ellos sino que, además, de sus hijos y de los que vendrán.

—————————-

Erwin Wettlin Moreno, Presidente Partido Socialista de La Unión

@ER