Diario Digital

¿Quién ganará la alcaldía en La Unión?

A solo dos semanas de las elecciones municipales los candidatos queman los últimos cartuchos tratando de ganar a los electores. Hablando con la gente, se escucha de todo a favor y en contra de los postulantes al municipio. Pero, recorriendo los sectores rurales y las poblaciones existe una voz prácticamente unánime: desilusión de quienes actualmente ocupan los cargos de concejales y la alcaldía, especialmente porque en estos cuatro años no han estado cerca de la gente, y las personas se sienten utilizadas de que ahora les estén pidiendo el voto.

Lo anterior pesa enormemente en la candidatura de Roberto Grob, ya que es la principal queja hacia los concejales de Renovación Nacional y a él como postulante a alcalde. De hecho, la propia gente de Grob que hace puerta a puerta manifiesta el alto rechazo de los concejales en los puerta a puerta. Del mismo modo, promesas incumplidas en campaña; mediaguas que no llegaron, sacos de leña que nunca fueron, ayuda en alimentos que no se entregaron y para lo cual hacían listas, hoy hacen pensar a la gente que si no cumplió en esto mucho menos lo hará como alcalde.

Por otra parte, Roberto Grob como candidato de la Alianza no ha sido transversal en su trabajo con el sector, sino más bien un candidato de Renovación Nacional, ya que se alejó del trabajo con la UDI, olvidando que es el partido que tiene el voto popular. Esfuerzos de última hora pretenden hacer un acercamiento, porque el temor les ha invadido al ver que la campaña no ha prendido como quisieran, pese al gran despliegue económico que han hecho.

Angélica Astudillo,  ha hecho una campaña de contacto directo con la gente. El puerta a puerta ha sido su “caballito de batalla”, junto al diputado Jaramillo, han recorrido las poblaciones y los sectores rurales. Del mismo modo que  Grob, han privilegiado solamente una candidata, Marina Riquelme, lo que resulta un tanto negativo a la hora de sumar votos. Por otra parte, los constantes ataques de los candidatos a concejales que la acusan de “robo” en su gestión, más que perjudicarla le favorecen, porque se le ve como víctima del “ataque de los poderosos”.  Asimismo la sensación de mala gestión de la derecha estos cuatro años, es asunto que en su comando han capitalizado muy bien. Pero, en honor a la verdad, es el diputado Jaramillo la verdadera fortaleza de esta campaña, porque el ha sabido estar en contacto permanente con la gente, a diferencia de los parlamentarios de la derecha que se ven lejanos.

En la elección anterior, la cifra de ventaja que obtuvo Hilda Carvallo sobre Angélica Astudillo,  puede hoy ser superada porque los comunistas no llevan candidato a alcalde, y son sobre 700 votos que pueden marcar la diferencia de ventaja al momento del recuento.

El voto indeciso es el que deben buscar los candidatos, pero sumarlos dependerá de que tan transversales demuestren ser en esta última etapa de la campaña.

¿Quién ganará la alcaldía? El soberano, el pueblo, tiene la palabra respecto a la ciudad que quiere construir.

 

@ER
Recent Comments