Diario Digital

A un año de la emergencia del Caulle

 

Cesar Asenjo

Director de INDAP región de Los Ríos

Muchos recordamos lo sucedido el 4 de junio del 2011, con la emergencia vivida producto de la erupción del Cordón Caulle. La agricultura, fue sin duda una de las actividades económicas más afectadas, lo que obligó al Gobierno y al Ministerio de Agricultura a través de INDAP a apoyar los requerimientos más urgentes de los miles de pequeños agricultores cuyos sistemas productivos resultaron ser los más vulnerables, ante la situación impuesta por la naturaleza.

Este desastre natural no sólo vino a sacudir los sistemas productivos. Vino también a presentar nuevos desafíos a los agricultores y a las autoridades. Y si bien todos sabemos que no es fácil levantarse ante tal circunstancia, los números son objetivos y muestran que en el último año el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, desde el primer día y hasta la fecha ha estado priorizando recursos al sector, acompañando a quienes más lo necesitan.

Estamos hablando en 2011 de $37.366.791 destinados a alimentación animal que se tradujo en concentrado y fardos de pasto, llegando a 2.300 familias. Mientras que en 2012, los recursos asignados para emergencia agrícola equivalen a $756.425.000 destinado a 3.459 familias.

Y aunque se han generado críticas por los que algunos catalogan de insuficiente el apoyo a los productores de berries; es aquí donde hago hincapié. A la fecha se han otorgado $105 millones, a 249 productores de frambuesa, programando la entrega de otros $100 millones, que se otorgarán en el corto plazo, totalizando más de $200 millones en incentivos, destinados sólo para los productores de frambuesa, bajo el concepto de emergencia agrícola al finalizar el presente año.

Puede surgir la pregunta ¿Por qué no se ha hecho más? Ante lo cual respondemos que no se ha dejado nada por hacer, y los seguiremos apoyando con nuestros instrumentos de fomento.

El Gobierno está para dar oportunidades a todos las familias y mejorar su calidad de vida. Tenemos el deber de levantar la pequeña agricultura, sacar de la pobreza a miles de campesinos que también nos requieren en otros sectores de la región, donde por décadas han estado al margen de los beneficios del sector público. En efecto, 10 mil agricultores requieren de nuestra ayuda y estaremos como siempre, porque para INDAP nuestro compromiso es con la pequeña agricultura.

 

 

 

 

 

@ER
Recent Comments