Diario Digital

Avance hacia la calidad e igualdad de oportunidades

Por Carlos Crot. Seremi de Educación región de Los Ríos

El anuncio hecho el Ministro de Educación Harald Beyer sobre un nuevo sistema de financiamiento estudiantil para la educación superior a través de una agencia especializada da una señal fuerte del compromiso del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera por entregar una educación de calidad y equitativa a nuestros jóvenes.

Esta entidad mediante el Estado será la que se hará cargo del diseño, administración y provisión de fondos de este nuevo sistema integrado de financiamiento.

La propuesta de nuestro Gobierno contempla sacar a los bancos y crear un único sistema de becas y crédito estatal junto a una modificación dentro de los requisitos en el acceso a becas para los estudiantes más vulnerables. Con este tipo de medidas, el Estado garantizará que los recursos vayan directamente a los estudiantes, sin tener que mediar con otras instituciones, logrando dar un salto en términos de calidad y equidad para todos los estudiantes de la Educación Superior.

Por otra parte, esta reforma considera un nuevo cálculo de los aranceles de referencia y el financiamiento, por parte de las instituciones de educación superior, de la brecha entre aranceles reales y de referencia. En ese sentido, proponemos que las instituciones de educación superior financien esta brecha de aranceles a través de becas o créditos. En este último caso, deberá ser bajo las mismas condiciones que lo proporciona el Estado, estableciendo aranceles de referencia más justos y acordes a la realidad de cada carrera e institución.

Estamos ante una iniciativa concreta que apunta hacia los niveles de desarrollo que soñamos como sociedad, en la que los hijos de las familias más vulnerables tengan las mismas oportunidades de estudiar en la educación superior que los hijos de las familias con más recursos.

Lucharemos porque este nuevo sistema crediticio, administrado por el Estado, tenga la tasa única de 2% anual, llegando al 90% de los estudiantes, dejando fuera solamente al 10% más rico del país.

El espíritu de nuestra propuesta es que nadie que tenga el interés y las capacidades de formarse como profesional y no pueda costearlo, quede fuera del sistema de educación superior. Es así como esta ayuda estudiantil se pagará cuando la persona ingrese a trabajar y va a ser contingente al ingreso, es decir, nadie va a pagar más del 10% de su sueldo.

Estamos preocupados también por la adjudicación de las becas que el Estado pone a disposición de los nuevos estudiantes universitarios. Ante ello, este proyecto propone una disminución en los puntajes PSU, dependiendo del nivel socioeconómico del estudiante.

Queremos hacer un llamado a todos los actores del sistema educativo que no tengan una mirada prejuiciosa respecto a este sistema de financiamiento, el cual sin duda será más beneficioso, configurándose como un alivio para el bolsillo de las familias chilenas.

 

 

 

 

@ER
Recent Comments