Diario Digital

El pluralismo y objetividad de los medios de comunicación son necesarios para contribuir al desarrollo

La información, bajo sus distintas modalidades, es el principal medio de conocimiento, de trabajo y de participación en la cultura y la política contemporáneas. El propio desarrollo de los pueblos puede evaluarse hoy día por sus capacidades para generar, transmitir, recibir y utilizar flujos de información y conocimientos y aplicarlos creativamente a sus procesos productivos, de comunicación y gestión.

Vivimos en una sociedad de masas, en que la vida colectiva y personal está determinada en gran medida por la información que se recibe. Siendo así, el manejo de las comunicaciones pasa a ser un elemento determinante de la opinión pública, generador de conciencia colectiva; por lo tanto, la comunicación, sin lugar a dudas, realiza una función inminentemente educativa y social dentro de la sociedad moderna.

Hay muchos sectores que aún están ajenos a los cambios de la era tecnológica, con baja participación a nivel país, y deben insertarse en el concepto de modernidad. Muchas veces, dichos sectores sufren discriminación y son marginados de la toma de decisiones, lo que se debe al poco acceso que tienen a la información, ya que la desinformación es causa de marginalidad social. Quien no conoce sus derechos no puede ejercerlos; es como si no los tuviera.

En el concepto de modernidad la comunicación tiene que ser de dos vías. No basta con informar a la población usando los diferentes medios técnicos disponibles. Es esencial, igualmente, poner a las personas en condiciones de expresar sus intereses y compromisos y de comunicar sus experiencias.

Los medios de comunicación locales debe contribuir al desarrollo siendo agentes de socialización veraces y objetivos, creíbles, con espacios abiertos para todos los sectores, pero no siempre cumplen con dicho rol. Muchos de los medios locales en la provincial del Ranco están controlados por los municipios que les pagan por servicios y, por tanto, no pueden publicar nada en contra, lo que finalmente deja sin voz al pueblo e impide denunciar los abusos y corrupción de poder que suele producirse en las comunas más pequeñas. Asimismo, en otros casos, existen medios de comunicación que por no perder el financiamiento de ciertos sectores empresariales censuran noticias, no difunden información que pueda afectar a ciertos sectores, lo que resulta en perjuicio de la comunidad.

Hace pocos días se difundió una noticia importante, que dice relación con el juicio de reivindicación de tierras en la provincia del Ranco, la que fue censurada a priori por una radioemisora de La Unión, lo que demuestra una falta de profesionalismo extremo, una falta a la ética periodística, habla mal del periodismo local o de la falta de profesionales que empleen criterios diferentes al comercial para determinar la edición de noticias. Tratar de tapar el sol con un dedo trae tristes recuerdos de épocas pasadas, cuando por 17 años se aplicó censura por cierto sector político y económico en esta ciudad. Aún así, la única radioemisora que existía en esos años en La Unión, radio Concordia, mantuvo siempre una línea de apertura y permitió que todos los sectores se expresaran en un tiempo que las represalias podían ser fuertes.

Desde ElRanco.cl, asumimos el compromiso de ser pluralistas, veraces y objetivos, y en los próximos meses iremos sacando a la luz muchas cosas que están ocultas. El periodismo investigativo será una de nuestras líneas fuertes de trabajo, porque es necesaria la transparencia en la gestión pública para que seamos una provincia gobernada por personas que sean creíbles, que demuestren honestidad y transparencia para mantener una democracia sana, sin importar el color político de quienes gobiernen.

 

Héctor Morales S.

Periodista y Comunicador Audiovisual

 

 

@ER
Recent Comments