Diario Digital

Acogen demanda histórica por reivindicación de tierras en Lago Ranco

14 abril 2012.- Comunidad Indígena Augusto Cheuquepán Monsalve, de Lago Ranco, inició proceso judicial para recuperar tierras que le fueron usurpadas hace más de 70 años.

Más de 106 hectáreas ubicadas a orillas del Lago Ranco, con un alto valor comercial, son objeto de la demanda reivindicatoria fundamentada en un estudio de título que abarcó más de 100 años, y en un informe antropológico que detalla la forma violenta en que les quitaron sus tierras.

La Corte de Apelaciones de Valdivia acogió a tramitación la demanda de reivindicación de tierras de la Comunidad Indígena Augusto Cheuquepán Monsalve, de Lago Ranco, en contra de Marcelo Ruiz Fuchslocher y el Estado de Chile, rechazando el argumento del Consejo de Defensa del Estado de que los integrantes de la comunidad “no habían podido acreditar su calidad de indígenas”. En tal sentido, el fallo unánime señala que “la finalidad propia de la Ley 19.253 es la protección de las etnias originarias y constando en autos que los demandantes detentan tal calidad, corresponde aplicar la Ley Indígena, tanto respecto del Tribunal que ha de conocer el asunto como respecto del procedimiento previsto en la misma”. Asimismo resolvió el tema de competencia de tribunal, puesto que se habían declarado incompetentes los jueces de Rio Bueno y Valdivia, estableciendo que el tribunal de Rio Bueno será quien conozca de esta causa. Del mismo modo revocó la resolución emanada del mismo tribunal que anulaba todo lo obrado en el proceso.

Esta es la primera vez que el argumento utilizado en demandas anteriores por el Consejo de Defensa del Estado es desestimado por el tribunal de alzada, lo que abre el camino para que otras comunidades de la zona inicien sus acciones de reivindicación de tierras por medio de demandas al Estado y las personas que están en posesión actual de las tierras usurpadas en el siglo XX, por lo que los demandantes consideraron que este era un fallo histórico.

HISTORIA

La Comunidad Indígena Augusto Cheuquepán está reclamando una parte de las tierras que le fueron usurpadas, un paño superior a 106 hectáreas a orillas del lago Ranco, incluyendo también 15 mil metros cuadrados dentro del mismo pueblo, espacio en el que hoy se quiere construir un conjunto habitacional.

La demanda de la Comunidad Cheuquepán, se sustenta en un estudio de título que abarcó un período de más de 100 años y un informe antropológico elaborado por Víctor Hugo Venegas, antropólogo, docente de la Universidad de Los Lagos.

La usurpación de estas tierras en la comuna lacustre se inició hace más de setenta años por la vía violenta y prosiguió por varias décadas, siendo los principales responsables Augusto y Teófilo Grob, abuelo y padre del actual presidente de Colún, Augusto Grob Fuchs y del Concejal y pre candidato a Alcalde de la Alianza por Chile en La Unión, Roberto Grob Fuchs, según consta en la investigación previa a la demanda.

La familia Cheuquepán sufrió la usurpación de sus tierras hace más de siete décadas, e infructuosamente todo ese tiempo habían recurrido a tribunales sin que su demanda sea atendida. El sobreviviente de esos hechos, Isaías Cheuquepán, relata que vio cuando tan solo era un niño el día que llegaron “los matones de Grob, al mando de un tal Héctor Caro, nos quemaron las casas, cortaron los arboles y golpearon con mucha violencia a todos. Mi madre sangraba tirada en el piso, y yo corría de lado a lado, sin saber qué hacer”.

Al respecto Víctor Hugo Venegas, señala que “el gran responsable es el Estado de Chile, que amparó las acciones ilegales y luego las legitimó mediante el otorgamiento de escrituras sobre escrituras”. Asimismo, dijo que pudo comprobar que el apellido “Grob”, aparece en todos los relatos de usurpación de tierras en la zona de Lago Ranco. De hecho, Roberto y Augusto Grob Fuchs, están en posesión de la isla Colcuma, que sería reclamada por una de las comunidades que aún poseen las escrituras de estas tierras, cuya superficie es superior a las 100 hectáreas.

La usurpación de las tierras terminó hace unos cuarenta años, cuando las familias mapuches se organizaron para defenderse con apoyo de los vecinos, en un episodio conocido como “La Guerra de los Moscos”, ya que utilizaron panales de abeja para defenderse de la fuerza policial en una barricada que establecieron en un punto estratégico del camino, hasta que el Ministerio del Interior ordenó parar las medidas de despojo.

VALOR ACTUAL

Las tierras de Lago Ranco tienen un valor superior a los 150 millones por hectárea. Son muchos los políticos de la Alianza por Chile y de la Concertación que están comprando propiedades a orillas del lago, las cuales podrían ser ahora reclamadas por las diferentes comunidades del sector. De hecho, ha trascendido incluso que una parte de la propiedad de un connotado político en el sector de Coique sería de una comunidad indígena.

En conferencia de prensa realizada esta mañana en Valdivia, la comunidad Cheuquepán se refirió al fallo que da luz verde al juicio reivindicatorio, señalando que determinaron usar la vía legal para recuperar sus tierras con el fin de sentar un precedente jurídico que permita terminar con “soluciones administrativas”, refiriéndose así a la compra de tierras que hace el Estado para terminar con los conflictos, señalando que están dispuestos a dar la pelea incluso en tribunales internacionales. “Eso no significa que vayamos a no validar otro tipo de acciones que las comunidades de manera autónoma puedan determinar”, señaló la presidenta de la comunidad, Ana Cheuquepán.

Según los miembros de esta comunidad, debieron sufrir pobreza extrema por muchos años, pero gracias al esfuerzo de sus padres pudieron salir adelante y hoy son varios los profesionales en la familia, dando ejemplo de superación de dificultades y de la pobreza misma. Sandra Cheuquepán, secretaria de la organización, señaló que “de todas maneras, aunque no había recursos, pudimos lograr ser profesionales tal como los hijos de aquellos que vinieron a quitarnos las tierras”.

Del mismo modo, el lonko de la comunidad Ilihue-Ranco, Jeremías Cheuquepán, hizo un llamado a las personas a no comprar tierras en la zona del Lago Ranco, “ya que podrían verse envueltos en juicios que las distintas comunidades mapuches de la zona podrían iniciar en el corto plazo”.

Lo único que esta comunidad espera, es que luego de siete décadas en Chile se haga justicia y el Estado reconozca y responda por las injusticias del pasado, considerando que las condiciones son diferentes, ya que existe una sensibilidad distinta y hay más conciencia entre los chilenos respecto a los temas de reivindicación del pueblo mapuche.

La comunidad Cheuquepán está viviendo un proceso de recuperación de su identidad, ya que la usurpación de las tierras implicó la perdida de su cultura y de su lengua. Hoy, tras haber logrado este primer paso, se proyectan para seguir trabajando en recuperar esa identidad cultural, considerando que ser mapuche en el siglo XXI se presenta como un gran desafío.

Héctor Morales S.

 

 

@ER
Recent Comments