Diario Digital

Vecinos de Rupumeica, Hueinahue y Caicayén disfrutan de nuevos puentes

Definitivamente les cambió la vida, porque la conectividad terrestre que hasta hace un par de años parecía una utopía para los habitantes de localidades de Caicayén, Rupumeica Bajo y Hueinahue, hoy es toda una realidad, luego de que el Ministerio de Obras Públicas de la región de Los Ríos, verificara en terreno el término de las faenas de construcción de los puentes Caicayén y Hueinahue.

Si bien los vecinos de las localidades precordilleranas, que se ubican justo en el límite de las comunas de Lago Ranco y Futrono, reconocen con dolor que para lograr la ansiada conectividad debieron pagar con muchas vidas, luego de la tragedia del Lago Maihue ocurrida el 27 de noviembre del año 2005 donde perdieron la vida 17 personas, hoy se muestran conformes y por fin se sienten integrados y tomados en cuenta por las autoridades.

“Estamos muy conformes, nos cambió la vida a todos. Si bien aún falta que nos arreglen los accesos a las casas y algunos caminos vecinales, ahora vienen tres buses al día de diferentes empresas y podemos viajar directamente y sin tanta demora a Futrono o Valdivia a hacer trámites o comprar cosas. Yo perdí dos hijos en la tragedia del Lago Maihue, y a pesar que da mucha pena pensar que gracias a las muertes hoy tenemos estos puentes, nuestra vida ha mejorado mucho”, enfatiza Raúl Santibáñez, vecino de Rupumeica.

Los puentes Caicayén y Hueinahue comenzaron a construirse en junio del año pasado y se ubican sobre el río Hueinahue. Se trata de dos estructuras definitivas de hormigón que se extienden por 60 metros de largo, y cuya construcción fue financiada por el Gobierno Regional de Los Ríos, gracias a una inversión mil 920 millones de pesos.

Pero el proyecto, cuya responsabilidad recayó en el Ministerio de Obras Públicas, no sólo incluyó la construcción de los dos viaductos, sino que además consideró el mejoramiento de 5 kilómetros en los caminos de Hueinahue, Caicayén y Rupumeica Bajo, que conducen a los puentes.

“Estas obras son quizás el mejor reflejo de uno de los requerimientos que nos ha hecho el Presidente Sebastián Piñera como Ministerio de Obras Públicas, en el sentido de que los proyectos permitan mejorar la conectividad de las provincias aisladas y de difícil ubicación geográfica, como es el caso de los vecinos de estas localidades, quienes a partir de la construcción de estos puentes pueden además elevar sus desarrollo social e incluso comercial, ya que ahora están dotados de mejor conectividad con el resto de la región”, dijo la seremi del MOP de Los Ríos, Heidi Machmar.

Para la autoridad del Ministerio de Obras Públicas, representa un sentimiento muy especial el poder finalizar este proyecto. “Por supuesto que se trata de una alegría especial, porque estuve con los vecinos varias veces en terreno antes, durante la ejecución y ahora que los puente están listos. Supe lo que era cruzar en bote a través del río Hueinahue para llegar a sus localidades, me abrieron las puertas de su casa, y pude conocer su gran calidad humana. Es gente de esfuerzo emprendedora, de trabajo y que ahora disfruta de una conectividad terrestre más segura y expedita”, agregó Machmar.

 

Beneficios

En total, son aproximadamente 200 familias que disfrutan de esta conectividad, beneficiando a unas 800 personas, en su mayoría de origen mapuche.

En este sentido, el lonko de la comunidad José Panguilef aseguró que “gracias a estos puentes se acaba el aislamiento histórico para los vecinos de este sector. Antes de la tragedia nadie conocía de nuestra realidad, y ahora después de seis años de lo que pasó en el Lago Maihue por fin tenemos estos puentes, costaron 17 vidas que nunca olvidaremos, pero ahora vemos el futuro con más optimismo. Fue una lucha exitosa la que dieron estas comunidades y por fin nos sentimos considerados”.

Entre los beneficios que representa la conectividad terrestre destaca el transporte, ya que ahora son tres empresas las que llegan con sus buses hasta los sectores de Caicayén, Hueinahue y Rupumeica Bajo y permiten a los vecinos viajar hasta Futrono, Valdivia y el resto de la región. Asimismo, los escolares también se han visto beneficiados, ya que ahora micros y furgones los trasladan hasta la Escuela de Curriñe, el Liceo de Llifén o los establecimientos de Futrono.

“A todos nos ha cambiado la vida, la gente piensa en comprarse un autito, hay más posibilidades para vender los productos, nuestros niños van a la escuela de manera más segura, y como ya se ha visto es muy probable que crezca la actividad en esta zona, porque estas últimas semanas ya hemos visto a varios visitantes”, recalca Elsa Panguilef, vecina de Rupumeica.

@ER
Recent Comments