Diario Digital

Decisiones centralistas

Una serie de decisiones adoptadas por el Gobierno colocan un manto de dudas acerca del fortalecimiento de la descentralización del país. Las movilizaciones registradas en Punta Arenas, en protesta contra el alza de las tarifas del gas residencial, son la expresión del malestar que existe en esa zona del país, frente a una decisión tomada en Santiago y que afecta directamente el bolsillo de los puntarenenses.

Las comparaciones que han realizado las autoridades, acerca de los precios que tiene el gas en Punta Arenas y Santiago, son, por decirlo menos, aberrantes. Deben existir incentivos para vivir en regiones, particularmente en zonas extremas, con climas extremos, como es Magallanes. La existencia de estos incentivos no pueden compararse con lo que implica vivir en la capital del país, con acceso inmediato a todos los servicios, siempre a menores precios que en las regiones. Las diferencias existentes en los precios de las gasolinas y combustibles derivados del petróleo son elocuentes: en Santiago son hasta $60 más baratos que en regiones. O las cuentas del agua. En Santiago, el consumo de 20 metros cúbicos de agua tiene un valor cercano a $13.000 mientras que en ciudades como Corral, llega a $28.000. La lista comparativa puede ser interminable.

Desde la perspectiva de la descentralización, tan preocupante como la situación del gas, es el anuncio efectuado por el Gobierno sobre la venta de la participación estatal en las empresas de servicios sanitarios. El propósito inicial de esta medida era aportar recursos para la reconstrucción de la zonas afectadas por el terremoto, sin embargo, en las últimas semanas CORFO dio a conocer que estudia destinar los recursos recaudados a financiar la construcción de las líneas 3 y 6 del Metro de Santiago. De esta manera, la venta de sanitarias regionales como ESSAL, que atiende a 11 de las 12 comunas de la Región de Los Ríos, irá a parar a estaciones y carros del Metro de Santiago. Nuevamente las regiones deberán pagar los costos del crecimiento de la capital. ¿Se destinarán recursos de la venta de las acciones estatales de las sanitarias a las regiones y comunas donde éstas prestan sus servicios? Pregunta sin respuesta.

Tercera medida centralizadora. A partir de la intervención presidencial en el proyecto Barrancones, se encargó al Ministerio de Bienes Nacionales definir en qué lugares del país podrán construirse centrales termoeléctricas. Esta vez, en Santiago se definirá acerca del ordenamiento y uso territorial de las regiones, en lugar de otorgar a los Gobierno Regionales la facultad para establecer políticas y planes de ordenamiento territorial en cada una de las regiones.

Tres ejemplos de medidas que socavan la capacidad de tomar decisiones con pertinencia regional. En el primer caso, un desincentivo a vivir en una zona extrema; en el segundo caso, el gran centro financia infraestructura a costa de valor generado en las regiones; en el tercer caso, se toman decisiones de interés regional desde una perspectiva central.

Marcelo Vega Reyes

Magister en Comunicación

@ER
Recent Comments