Diario Digital

Critica cuenta pública de municipio de La Unión y estado de la Escuela de Cultura

Señores del Diario El Ranco.cl:

http://luarq.wordpress.com/

Al interiorizarme de esta nueva cuenta pública, me pregunto: ¿En que comuna vivo yo? Es increible la falta de objetividad por parte de la autoridad comunal, diputado y algunos integrantes del concejo.

¿Cómo es posible querer seguir tapando el sol con un dedo? O acaso, no vemos la realidad, como La Unión muestra en su quehacer social, económico; un retroceso preocupante. Para muestra, basta con solo observar la gran cantidad de personas que, día a día, toman buses interprovinciales para dirigirse a trabajar a otras ciudades. Dejando a sus familias, por largos períodos ¿Es acaso esto, una mejor calidad de vida?  ¿O acá las cosas marchan sobre ruedas?

Si analizamos por áreas, cada uno de los progresos ¿dónde están los grandes avances? No pretendamos seguir engañando a la gente con cifras macro, que muchas veces, ni siquiera ellos mismos entienden. Basta de subestimar a los ciudadanos, pensando que estos son o somos ignorantes.

¿Dónde están las industrias, empresas, las fuentes de trabajo, que tan majaderamente se han ofrecido? Una ciudad, una comuna, un pueblo, no sólo vive de veredas  o calles más o menos pavimentadas. Hace muchos años, esta comuna tenía muchas calles de tierra, pero la gran diferencia, es que su gente tenía con qué vivir, alimentarse, proyectarse en la vida. Había un gran movimiento industrial, comercial. Hoy, esas mismas calles pavimentadas, se ven desiertas, desoladas, sin que nadie se de cuenta que esto  es un progreso en sus vidas; y que lamentablemente, hoy, sólo se sobrevive a duras penas.

Se menciona en reiteradas oportunidades el proyecto del nuevo edificio del Colegio de Cultura. Un proyecto que ha sido emblemático por su larga teleserie de nunca acabar. Mucha gente desconoce la única y gran verdad. Porque se ha engañado permanentemente y no sólo a nosotros , sino que, se ha faltado el respeto a nuestro hijos, nuestros niños, que tan importantes son en la vida.

Poseeo en mis archivos personales, cartas, documentos, que vienen remitidos de diferentes autoridades en el tiempo, ellos indican que el proyecto indicado, no ha sido presentado oficialmente (años 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, etc.) Incluso, ni siquiera la etapa de aprobación de diseño. En circunstancia, que sin ir más lejos, en una oportunidad se había colocado un gran letrero, destacado en el terreno en que supuestamente se emplazaría dicha construcción: ese acto de difusión pública ¿cuántos años atrás ocurrió? ¿quién da la cara por estos hechos?

Pero lo más preocupante, es que el año 2000, la Municipalidad, con la autoridad de la época, contrata el servicio de una empresa de ingeniería, con profesionales de la Universidad Austral de Chile, INMACOR LTDA, para que realice un estudio técnico a la infraestructura del establecimiento. Este estudio, que significó en esos años un desembolso de $15.000.000; arroja como resultado final que dicho edificio no puede ni debe albergar actividades pedagógicas, por el gran deterioro que presenta en su edificación. Por lo tanto se indica que no debe funcionar como colegio, por el alto peligro que ello encierra para la seguridad de los alumnos. Sólo podría ser usado para oficinas administrativas o similares. Siempre y cuando se haga un trabajo de cambio de materiales en las zonas altamente afectadas.  Esto significaba, según el informe, una reparación por alrededor de: $157.000.000, de aquellos años.

Pues bien, al pasar  de los  años, habiendo hecho caso omiso de ello, se presenta hace muy poco un informe de subvenciones y municipalidad, que este edificio se encuentra en perfectas condiciones. Qué extraño ¿no les parece? sin haber ningún tipo de reparaciones en el tiempo. Este aparece sin detalles.

Días atrás, cuando me dirigí  a la Secretaría Provincial de  Educación, ella responde que se han hecho arreglos, atendiendo a mi reclamo por infraestructura. Cuál ha sido ese cambio, se han cambiado la orientación de las puertas de acceso a las salas de clases, que antes se abrían hacia adentro, ahora, hacia fuera, como debería haber sido siempre y no ahora. Pero lo más increible, que las puertas, al abrirse, chocan unas con otras, dejando a los alumnos atrapados en caso de urgencia, porque no pueden salir por este pequeño gran detalle.

¿Dónde está la comisión de educación de este municipio que no salvaguarda la integridad de los alumnos de un colegio municipalizado? El concejal  Quezada, que tanto alarde hace con sus alocuciones críticas ¿dónde está su responsabilidad de fiscalizador?

Creo que en este mundo de ciegos, el tuerto es rey. Y más bien parece un película satírica y de los tres chiflados. Con todo el respeto que me merecen esos personajes cinematográficos.

Finalmente, quiero dejar en la mesa lo siguiente: los establecimientos municipales recibieron el apoyo en recursos para diferentes temas  de mantenimiento, según lo manifestó la alcaldesa en prensa, pues bien ¿dónde están esos recursos para el viejo y paupérrimo edificio del colegio de cultura? qué solo basta con  pasar por afuera de él, para dase cuenta, que ni siquiera ha recibido una mano de gato, en por  lo menos 3 años. Mientras la escuela Nº 4, se pintó 2 veces en una semana (rojo colonial la primera vez y ahora, colores mixtos) ¿se equivocaron en  la elección del color o no le gustó a la ex directora? que por lo visto, ella ha dado muestra claras de preferencia en este tema.

Señores del municipio, quisiera saber ¿qué pasa con el 3% de mantenimiento que le corresponde a los establecimientos, por concepto de matrículas? O sea, que entrega subvenciones.

Erinson Paredes

@ER
Recent Comments