Diario Digital

Educar en la era digital…

Juan B. Rodríguez Uribe

Académico Universidad Autónoma de Talca

Profesor de Artes – Magíster en Informática Educativa

Las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC’s) coronan el multicultural proceso de globalización mundial. Al mismo tiempo que en  la “vitrina virtual tecnológica planetaria”  aparecen noticias, situaciones e información de manera instantánea y simultáneamente, también  se  acrecientan las diferencias socioeconómicas  entre las naciones más rebosantes y  las más paupérrimas, siendo estas últimas tan solo subsidiarias de los desechos tecnológicos de las primeras y por ello, sempiternamente retrasadas e inferiores en la producción y desarrollo de sus procesos educativos y sociales dentro de la lógica económica y competitiva imperante en el globo.

Hoy ya casi no es una alternativa el utilizar las herramientas informáticas. Es una exhortación de carácter existencial. Todo el sistema mundial se maneja por esta vía y al margen de las desigualdades, las oportunidades o la miseria de los pueblos históricamente postergados, el paradigma digital se hace feraz e inexorable mientras escribo estas líneas y así continuará sin mediar reflexión ni consideración alguna. La mayoría de los procesos y actividades habituales, cotidianas y burocráticas de los seres gregarios, cuentan ahora con una plataforma informática, con la que la Internet se ha transformado en el vehículo fundamental por donde se movilizan éstos. La educación merece por tanto una atención esencial, ya que no podemos seguir desconociendo esta rotunda realidad. Debemos prepararnos y fortalecernos como educadores y brindar a nuestros aprendices las competencias para enfrentarla con éxito y en sus artes. Por ello la Edurretmática (educación a través de redes telemáticas; e-mail, Internet, Foros digitales, Software, etc.) debe ser una impronta y motivo de investigación y productividad urgente en nuestro sistema educativo.

Si bien la información está virtualmente toda en la “RED”, se necesita generar desde los procesos educativos formales, una madurez social e intelectual a lo menos mediana, desde las primeras etapas escolares  de los individuos; es decir,  políticas  educacionales que incorporen efectivamente las TIC´s  al currículum; en la creación de programas de estudio, las prácticas docentes y el quehacer   cotidiano de los estudiantes, sin dejar de considerar los demás actores de la comunidad educativa, para poder enfrentar el fenómeno multicultural que constituye la existencia de INTERNET.

Nativo digital

Se hace imperativo desarrollar destrezas y habilidades desde los primeros años de escolaridad que faciliten el encuentro  de los (as) aprendices con las TIC’s, así como otrora se hizo  con una “runa”, un  “silabario”, un “ábaco”, etc. Con la consiguiente inversión en infraestructura y capacitación que ello implica para el sistema educacional.

Hace falta mucha reflexión y la consolidación de una “cultura informática” arraigada, en todas las esferas sociales, invocando voluntades y erradicando temores a lo nuevo y desconocido. El papel de la escuela como trasmisora de la cultura y la educación como proceso de creación cultural nos exhortan a desarrollar acciones innovadoras, trascendentes, contingentes y coherentes con el proceso global de transformación multicultural que experimenta el mundo en los albores del siglo XXI.

La falta de sintonía entre los intereses y lenguajes de las actuales generaciones  de estudiantes con la educación formal, es una variable de relieve en cuanto al deterioro sostenido de las buenas relaciones y asertiva comunicación entre los actores del sistema educativo. Esto se traduce inevitablemente en un menoscabo de la convivencia escolar, lo que en consecuencia trasciende hacia los hogares, donde mayoritariamente existe una carencia de medios para enfrentar este fenómeno paradigmático del educar en la era digital.

Hay que hacerse cargo de que hoy la sociedad se mueve fundamentalmente a través de las TIC’s y que las actuales y futuras generaciones de estudiantes no pueden quedar al margen del avance de la humanidad,  por temores que no les pertenecen. Ellos(as) precisan de herramientas a la medida de los avatares de la era en que les tocó vivir el mundo.

@ER
Recent Comments