Diario Digital

El desafío de una Educación Inclusiva

DSC_1162El mayor desafío que se plantea un sistema educativo al promover y establecer prácticas pedagógicas inclusivas en la actualidad, es cómo hacer efectivo el derecho que tienen todos los niños(as) y jóvenes a acceder a la educación y beneficiarse de una enseñanza de calidad adecuada a sus necesidades individuales de aprendizaje.

Para progresar hacia la consecución de este objetivo, la escuela debe orientar sus esfuerzos en conseguir el difícil equilibrio entre: a) Ofrecer una respuesta educativa comprensiva, diversificada, que incluya a aquellos que presentan necesidades educativas especiales (NEE), considerando al mismo tiempo las características y necesidades individuales de todos sus estudiantes; y b) Ofrecer una estructura curricular común a todos los alumnos, que evite la discriminación y desigualdad de oportunidades.

El enfoque inclusivo se basa en la valoración de la diversidad como elemento enriquecedor del proceso de enseñanza-aprendizaje y en consecuencia favorecedor del desarrollo humano. Reconoce que lo que nos caracteriza a los seres humanos es precisamente el hecho de que somos distintos los unos a los otros y que, por tanto, las diferencias no constituyen excepciones. Desde esta lógica, la escuela no debe obviarlas y actuar como si todos los niños aprendieran de la misma forma, bajo las mismas condiciones y a la misma velocidad, sino por el contrario, debe desarrollar nuevas formas de enseñanza que tengan en cuenta y respondan a esa diversidad de características y necesidades que presentan los alumnos, llevando a la práctica los principios de una educación para todos y con todos.

En esta visión, el concepto de NEE se amplía bajo el entendido de que cualquier niño o niña puede, ya sea en forma temporal o permanente, experimentar dificultades en su aprendizaje y que, independientemente del origen de las mismas, el sistema educativo debe proveerle las ayudas y recursos de apoyo especiales para facilitar su proceso educativo.

Toda política educativa que comparta y practique los principios mencionados debiera desarrollar tres líneas esenciales de trabajo, que se propongan responder al deseo de respetar y apoyar a los estudiantes con NEE, como de garantizar una enseñanza de calidad para todos sus alumnos, siendo estas tres líneas las que consideren a : Aquellos estudiantes que posean talentos escolares y habilidades singulares; en segundo lugar, la implementación de los Grupos Diferenciales, los cuales brindan una atención psico-pedagógica a alumnos con Trastornos Específicos del Aprendizaje y finalmente los proyectos de Integración , práctica de apoyo pedagógico orientada hacia estudiantes que presentan una Discapacidad Transitoria o Permanente .

David Martínez Vergara

Profesor de Historia y Geografía

Jefe Docente Liceo Agrícola “San Javier”. La Unión

Gestor Educacional

david.davimar22@gmail.com

Foto: alumnos de Escuela Rural Boquial (comuna de Río Bueno)

@ER
Recent Comments