Diario Digital

Regulación del mercado de la leña

Por Vicente Rodríguez Tureo, secretario nacional del Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL)

31 enero 2019.- Tras el anuncio del actual Gobierno de ingresar en el primer semestre de este año el Proyecto de Ley para regular el mercado de la leña en la zona central y sur de Chile, se abren nuevamente una serie de incógnitas y oportunidades para una actividad que goza de mal prestigio dentro de los biocombustibles sólidos. A saber, se le atribuyen malas prácticas en toda su cadena de comercio, y se lo sindica como el principal causante de la contaminación de las ciudades del centro sur del país.

Por más de 12 años, el Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL) junto a los comerciantes y empresarios del rubro, ha buscado el reconocimiento legal, fiscalización y certificación de este combustible, y ha desarrollado una serie de proyectos, iniciativas y programas de apoyo a la modernización y profesionalización del rubro, aportando además con volúmenes de leña certificada al mercado entre las regiones de Valparaíso y la de Aysén.

Este mercado ha esperado señales concretas de políticas públicas que se elaboren de parte del Estado, sobre todo considerando que el primer intento por regular la materia fue en el primer gobierno del Presidente Piñera, donde no se avanzó prácticamente nada. Posteriormente, en el gobierno de la Presidenta Bachelet, se logró avanzar al menos en la creación de la “Política de Uso de Leña y sus Derivados para Calefacción”, que si bien fue un avance concreto, que además alcanzó a crear un programa de fomento para la leña, no alcanzó su peak de implementación en todas sus líneas de trabajo.

Por ello, como SNCL, valoramos el anuncio de la Ministra de Energía Susana Jiménez en cuanto a declarar a la leña como biocombustible sólido y, a la intención de avanzar hacia un estándar de comercialización formal y de calidad. Creemos firmemente que es urgente regular el mercado de los biocombustibles sólidos y más aún el de la leña. Creemos, además, que es relevante considerar las características del mercado, que se caracteriza por estar compuesto por pequeños empresarios y productores rurales que, frente a esta nueva regulación y estándar para su comercialización, requerirán de programas de acompañamiento tendientes a la superación de brechas competitivas y de formalidad, además de instrumentos de fomento a la formalización y creación de valor del sector.

Lo que el mercado espera es que se fomente el “buen uso y comercio de leña”, con reglas claras y potenciando sus ventajas como energético renovable, sustentable y local (soberanía energética).

@ER
Recent Comments