Diario Digital

Carta de la Alianza Puelwillimapu en respuesta a publicación de Revista Capital sobre instalación de proyectos hidroeléctricos en el Lago Maihue

Señor Director de la Revista Capital

Mari Mari, somos la Alianza Territorial Puelwillimapu, conformada por 12 comunidades mapuche-williche, ubicadas en las comunas de Futrono y Lago Ranco en la región de Los Ríos, nuestra organización surge en el año 2010 en oposición a la instalación de la Central Maqueo en el Lago Maihue y otros proyectos que buscaban instalarse en distintos puntos del territorio williche.

Con fecha 15 de agosto de este año, se publicó en las páginas de vuestra revista, un reportaje titulado “Un huinca en el Maihue”, sobre el primer proyecto hidroeléctrico que se concretaría en Chile con la participación de la familia Claro y comunidades indígenas del Lago Maihue, el cual se ubica entre las dos comunas recién mencionadas.

El reportaje en cuestión hace referencia al acercamiento de los empresarios (Pedro y Juan) Claro con el mundo mapuche, para empezar a generar las confianzas y sentar las bases que permitan establecer un diálogo con miras a la materialización del proyecto GEN100, que ocupará el caudal de 3 ríos para producir 109 MW de energía y posee una inversión de $240 millones, todo esto en la zona cordillerano del Lago Maihue, el cual se encuentra bordeado por comunidades mapuche-williche.

Frente al reportaje publicado por la revista, y a modo de aportar mayores antecedentes sobre la información divulgada, como Alianza Territorial Puelwillimapu expresamos lo siguiente:

  1. Nuestra posición de rechazo a los proyectos hidroeléctricos enla zona del Maihue no es nueva, lo venimos haciendo desde el año 2008, cuando la empresa Trayenko-SN Power, intentó instalarse sin éxito y posteriormente otras empresas como Totoral trataron de hacer lo mismo, pero tampoco pudieron, producto de la oposición de muchas familias, especialmente las familias guillatufe.
  2. Nuestra postura, siempre ha sido la de no negociar, porque consideramos que los ríos son sagrados, por lo tanto, la utilización de nuestras fuentes de agua para fines energéticos, va a significar un daño social, cultural y espiritual para las familias mapuche, en esos términos, no podemos negociar espacios que tienen tanta importancia.
  3. Respecto a las comunidades que participan del proyecto, el reportaje hace mención a la comunidad indígena Bernardo Vera de Hueninahue, que actualmente se encuentra en negociaciones con la familia Claro para este proyecto, como “la más antigua del lugar”. Aclaramos que la comunidad más antigua, es Jacinto CarrilloComolai, (Rupumeica), la cual se encuentra constituida por autoridades ancestrales y pu nguillatufe reconocidos dentro del mundo mapuche, por lo tanto, la última palabra sobre lo que se decide en el territorio, la tiene esta comunidad por su antigüedad y por estar formada por autoridades ancestrales mapuche, que son las que realmente tienen validez dentro de nuestro pueblo.
  4. El arribo de empresas en nuestro territorios, ha venido acompañado del levantamiento de asociaciones, cooperativas y personalidades jurídicas, creadas con la única finalidad de negociar con las empresas, generando la división y destrucción de nuestras relaciones territoriales como mapuche, por lo tanto no validamos a este tipo de instancias funcionales como representativas de nuestras comunidades, ya que seguimos validando nuestras autoridades propias (longko, machi, werken, ngenpin, entre otros) que son la base de nuestras formas de organización y organización social propia del pueblo mapuche-williche, cuestión que además se encuentra reconocido en tratados internacionales de derechos de pueblos indígenas reconocidos por el Estado de Chile.
  5. Por otra parte, la posición de la comunidad de Hueinahue de negociar un proyecto hidroeléctrico que implica una intervención de 3 ríos, no representa el sentir de todo el territorio mapuche-huilliche del Lago Maihue y el Puelwillimapu, por lo mismo nos parece sumamente grave y delicado que una sola comunidad, decida de modo unilateral por todo un territorio, considerando que por su magnitud, GEN100 producirá un impacto social, ambiental y cultural enorme, por lo cual nos preocupa que las partes que negocian este proyecto, no hayan tenido miramientos de pensar que su decisión significará un daño irreparable para nuestro territorio en su conjunto.
  6. Por lo dicho anteriormente, el reportaje no refleja lo que ocurre realmente ennuestro territorio, nuestra Alianza lleva más de 10 años oponiéndose a la instalación de proyectos hidroeléctricos y otras iniciativas energéticas y eso no aparece mencionado en la nota.

Al contrario, solo se presenta algunos actores, los que buscan negociar y lucrar junto a las empresas energéticas; y no los que estamos haciendo una férrea defensa del territorio, en donde somos muchas las personas que no queremos la llegada de empresas hidroeléctricas que buscan beneficiarse económicamente a costa de la destrucción social, cultural y medioambiental de las comunidades, cuestión que tampoco se menciona en la nota.

  1. Por las razones antes expuestas, hacemos un llamado a que vuestra revista pueda publicar íntegramente esta carta y del mismo modo, considerar los antecedentes que aquí se exponen en futuras publicaciones, para así no confundir ni desinformar a la opinión pública, permitiendo que la población pueda tener un conocimiento más acabado sobre todas aristas, voces y visiones que están en juego cuando se pretenden instalar proyectos hidroeléctricos sobre el territorio de comunidades mapuche.

 

Sin otro particular y esperando su buena acogida, se despide atentamente, la Alianza Territorial Puelwillimapu.

@ER
Recent Comments