Diario Digital

En el marco del Día internacional del adulto mayor: Especialistas explican el protagonismo que adquiere este año el respeto a los tratamientos cardiovasculares

01 octubre 2018.– No solo en época de fiestas es cuando el problema del colesterol alto y sus enfermedades y problemas cardiacos toman protagonismo. Aquí, expertos entregan sus recomendaciones para quienes sufren de este tipo de patologías – principal causa de muerte en Chile – ya que el 70% de los pacientes abandona su tratamiento a solo a los cuatro meses de su inicio.

Por décadas la medicina se ha concentrado en la reducción del colesterol LDL, o “colesterol malo”, ya que su dañina influencia es la causante de enfermedades cardíacas crónicas o de graves eventos cardiovasculares -son la principal causa de muerte en el país tanto para hombres como mujeres-. De hecho, según el Colegio Médico, el 38,5% de los chilenos padece de colesterol alto.

En este contexto, las llamadas “estatinas”, conjunto de medicamentos que ayudan a bloquear la enzima que ayuda al organismo a producir colesterol (como la popular atorvastatina), han tenido el protagonismo en la reducción del colesterol en la sangre, mientras que la ezetimiba es el medicamento que ha demostrado ser eficaz evitando la absorción del colesterol en el intestino.

Los problemas que impiden llevar un tratamiento adecuado para estas enfermedades

A pesar de la eficacia de los tratamientos existentes, estos suelen implicar el consumo de varias píldoras al día, lo que, según explica el doctor Raúl Santos, director de la Clínica de Lípidos del Instituto del Corazón del Hospital de la Facultad de Medicina de la U. de Sao Paulo, “es la principal causa de que el 70% de los pacientes abandone su tratamiento tan solo a tres o cuatro meses de su inicio”.

Santos aclara que “el paciente, generalmente cuando es adulto mayor (principal grupo de riesgo cardiovascular), olvida tomarlas entre muchos otros fármacos que se suele consumir a esa edad, o simplemente decide no hacerlo al suponer que su enfermedad cardiovascular, al ser asintomática o ´invisible´, está bajo control o ha desaparecido, lo que puede llegar a ser grave para una persona con problemas coronarios”.

La cruzada de la medicina por desarrollar tratamientos más simples y llevaderos

Buscando evitar estos problemas relacionados al tratamiento de enfermedades cardiovasculares, la ciencia se ha abocado a desarrollar fármacos que, sin dejar de cumplir su función reduciendo la aterosclerosis (acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias), no presenten malestares que generen rechazo ni tampoco que se conviertan en un obstáculo para el paciente.

Aspecto importante, considerando que la última Encuesta Nacional de Salud reveló que el 38,5% de los chilenos sufre de colesterol alto y que, desde la última versión de ésta, aumentamos el exceso de peso, el síndrome metabólico, la diabetes y hay una mayor prevalencia de sedentarismo, “lo que es un gran problema de salud pública”, explica el doctor Rodrigo Alonso, nutriólogo de la U. de Valparaíso y de Clínica las Condes.

A veces no basta con vivir “saludablemente” para no presentar enfermedades cardiovasculares

Se considera que una persona tiene un “alto riesgo” de presentar problemas cardiovasculares si posee antecedentes familiares, si ya ha presentado síntomas antes de los 60 años o bien si tiene síndrome metabólico (presión arterial elevada, diabetes, exceso de grasa corporal en la cintura o niveles anormales de colesterol).

“Una persona joven, delgada, con una vida normal y que se alimenta en forma sana y con una dieta baja en grasas igual puede presentar problemas de colesterol alto en su sangre por sus antecedentes genéticos, lo que no tiene relación con sus hábitos de vida. De hecho, el 50% de la población chilena tiene un riesgo cardiovascular moderado alto”, explica Alonso.

Mantener un tratamiento actualizado, disciplinadamente y no solo después de un “festín”

A pesar de los esfuerzos de la medicina por generar drogas eficaces, que no tengan efectos secundarios y en el marco de tratamientos sencillos, Santos explica que es fundamental que el paciente “respete y mantenga actualizado su tratamiento”, y agrega que “ya no hay excusas para no cumplirlos, porque hoy existen tratamientos que requieren de una sola píldora para lograr reducir rápidamente altos niveles de colesterol, y sin los efectos secundarios que implicaba la administración de altas dosis de estatina”.

A esto, Alonso agrega que “los pacientes de alto riesgo -principalmente adultos mayores- deben tomar su fármaco de manera consciente y no solo después de un festín, que es lo peor que se puede hacer”. De esta forma “podremos lograr más regresiones de la placa coronaria (acumulación de colesterol y otros materiales en la capa interna de las paredes de la arteria), manteniendo la seguridad y, finalmente, vida del paciente”, termina Alonso.

@ER
Recent Comments