Diario Digital

Humedales y la difícil pero no imposible convivencia urbana

Por Bernardo Berger Fett
Diputado

04 julio 2018.– De los humedales se ha hablado mucho, pero poco se ha hecho para protegerlos efectivamente. De ahí que crear y apoyar iniciativas en este campo brinda un lago gigantesco de posibilidades si es que existe una real intención de promover la riqueza ambiental de estos ecosistemas únicos y a su vez sacarle trote a las oportunidades de desarrollo turístico, cultural, social y económico en beneficio de las comunidades que viven aledaños a ellos.

En la actualidad los humedales al interior de reservorios y parques se encuentran protegidos por una legislación especial. En otros casos, como el del Río Cruces, se encuadran en convenios internacionales como Rámsar.

Resulta insólito que Chile no cuente aún con una normativa legal que estimule una convivencia armónica entre humedales y urbanismo… porque es ahí, en humedales que conviven al interior de las ciudades, donde radica el problema.

De manera aislada han surgido intentos sin mucho éxito de normar a nivel comunal mediante ordenanzas. Pero el rango jurídico inferior de este tipo de medidas las convierte en inoficiosas frente a leyes de rango superior.

De ahí que hace pocos días solicité a través del Ministro Secretario General de la Presidencia, que el Ejecutivo patrocine el proyecto aprobado en 2016 por la Cámara Baja para crear la figura de “Zona de Interés Natural” (Zoin), que ayudaría de forma más real y concreta a proteger humedales y áreas verdes en el espacio urbano.

La iniciativa fue elaborada por quien suscribe, ingresada a trámite en septiembre de 2015 y aprobada en enero de 2016 por 101 votos a favor, pero la administración anterior no le entregó su apoyo. De aquí que confío que en nuestro gobierno, más sensible a este tipo de problemáticas, haga suya la iniciativa y le dé la urgencia necesaria.

La diferencia con los demás intentos es que propone la modificación de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, radicando en la norma superior el cambio necesario, y creado esta nueva figura, la ZOIN, dentro de los planes reguladores comunales. Ello abre las puertas a que haya un estatus especial en la clasificación del uso de suelo para conservación ecosistémica, que sean las propias comunas quienes releven la importancia de los humedales, se abran espacios de participación ciudadana, y se integre los humedales y parques urbanos en la planificación territorial otorgándoles la preponderancia que tienen como pulmones verdes de las personas.

@ER
Recent Comments