Diario Digital

Recolectores de Los Ríos se capacitan en buenas prácticas de recolección sustentable

14 junio 2018.– La actividad se enmarca en el Programa de Innovación en PFNM de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y emana de la publicación de Diez Cuadernos de Recolección de Productos Forestales No Madereros (PFNM) editados por dicha institución, los que buscan ser una guía para que los recolectores puedan aplicar estas recomendaciones.

En la región de Los Ríos se realizó el último taller de difusión de buenas prácticas de recolección y propagación de los recursos del bosque, con una muy buena convocatoria y participación de recolectoras, recolectores y extensionistas de la región. Estos encuentros fueron organizados por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) con el apoyo de la cooperativa Calahuala y se enmarcan en una serie de seis talleres que se desarrollaron entre las regiones de Ñuble y Aysén. Tienen por objetivo acompañar la difusión teórico-práctica de diez cuadernos de Buenas Prácticas de recolección sustentable de PFNM, editados recientemente por la Fundación y desarrollados en el marco del Programa de Innovación para los PFNM de FIA.

Este último taller se realizó el miércoles 13 de junio en el sector de Pucura en la comuna de Panguipulli, con la participación de cerca de 30 recolectores, extensionistas, propietarios y profesionales de los servicios del agro, y se centró en las experiencias recopiladas en torno a las técnicas de recolección y propagación de la avellana, maqui y pilpilvoqui. Asimismo, se conversó sobre su aplicación con recolectores, propietarios de bosque y extensionistas de Los Ríos.

El taller se realizó en la sala de venta “Ñefun, sabores del bosque” impulsada por  Marcela Llao, coordinadora de mujeres en la Asociación Gremial Mapuche y Campesina gremial, Leftraru. Ella ha llevado a cabo dos proyectos con FIA últimamente, a través de Leftraru A.G.: uno de agregación de valor al ñefun -avellana nativa de comunidades mapuche-, uno de innovación en marketing agroalimentario.

Este taller contó además con el apoyo de Beatriz Chocory, del equipo de gestión del Trafkintüe de Panguipulli -vinculado al parlamento Koz-Koz-, que desde cuatro años impulsa un trabajo con los recolectores de frutos silvestres para entregar valor agregado a estos productos de recolección. Asimismo, contó con la colaboración de Héctor Alonso Pichún, profesional de apoyo del bosque modelo Panguipulli.

Finalmente, una salida a terreno permitió plasmar algunas prácticas vistas durante la mañana del taller.

Trabajo desde las bases y el territorio

Estos diez cuadernos emanan del trabajo del Programa de Innovación en PFNM que congregó una mesa de actores relevantes del rubro, quienes identificaron sus principales requerimientos en materia de investigación y desarrollo tecnológico, innovación, capital humano e información, de manera de enfrentar de mejor forma los desafíos a los cuales debe responder, con la diversidad de actores que lo componen.

El proceso de co-construcción de esta carta de navegación identificó más de treinta acciones, dentro de las cuales se priorizó la necesidad de determinar las buenas prácticas de recolección de diez PFNM determinados como “prioritarios” por su importancia económica, ambiental y social para las comunidades locales, y de esa manera contribuir en asegurar su permanencia y uso sostenible del recurso.

De allí nace la publicación de la serie de diez “cuadernos de buenas prácticas de recolección sustentable”, cada uno sobre uno de estos productos: maqui (Aristotelia chilensis); hojas de boldo (Peumus boldus); morchella (Morchella sp.); corteza del quillay (Quillaja saponaria); musgo pompón (Sphagnum magellanicum); frutos de la avellana (Gevuina avellana); frutos de rosa mosqueta (Rosa Moschatta), calafate (Berberis buxifolia), pilpilvoqui (Boquila trifoliolata) y voqui fuco (Berberidopsis corallina).

Según explica Florence Pélissou, ejecutiva del Programa de Innovación de PFNM de FIA, estos cuadernos de campo “sistematizan mucha información, protocolos  así como experiencia de los propios recolectores. Fueron elaborados en concertación con varios actores claves del rubro y constituyen una herramienta didáctica, de fácil uso y validada por los propios recolectores. A su vez, los talleres que acompañan la entrega de estos cuadernos de buenas prácticas de recolección han sido diseñados para que sean los recolectores los que reciban dicha información, a través de una modalidad teórica-práctica, que les permita introducir mejoras en su oficio y así aportar a la sustentabilidad de los recursos y de sus actividades de recolección”.

“Estos diez cuadernos se encuentran disponibles en la página web de FIA, así como en la biblioteca digital”, agrega la profesional.

@ER
Recent Comments