Diario Digital

Diputado agredido por carabinero acusado de matar a Quichillao: “Su asesinato se habría evitado si la justicia hubiera llegado a tiempo”

20171130brito

29 marzo 2018.- El parlamentario del Frente Amplio se suma al rechazo que ha generado el cierre de la causa por el crimen en contra del trabajador subcontratista en manos de la policía, ocurrido en 2015 en El Salvador. Una brutal experiencia vivida como dirigente estudiantil justifica su malestar.

Así lo consigna El Ciudadano.cl Indignación ha causado el cierre sin responsables de la causa por el asesinato del trabajador subcontratista de Codelco, Nelson Quichillao, quien el 24 de julio de 2015 fue tiroteado por miembros de Carabineros, en el marco de una protesta de trabajadores subcontratistas de Codelco en El Salvador.

Junto a la familia de Quichillao y sus compañeros agrupados en la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), quien también se ha pronunciado al respecto es el diputado del Frente Amplio, Jorge Brito (RD). A Nelson Quichillao lo une un nombre: Marco Guerrero Martínez, el sargento de Carabineros sindicado como el responsable del crimen del trabajador minero. El mismo policía que -asegura Brito- lo golpeó brutalmente el 2013, cuando en su calidad de dirigente estudiantil participaba en una manifestación en la Universidad Técnica Federico Santa María en Valparaíso.

En ese entonces a Brito lo detuvieron los policías, tomándolo por el cuello y asfixiándolo con un polvo químico que le lanzaron directo a la cara. “En el interior del bus de las Fuerzas Especiales de la Séptima Comisaría de Valparaíso, comenzaron a golpearme. Un carabinero al que pude identificar como Marco Guerrero Martínez me tiró al piso y puso sobre mi cuello su rodilla y me empezó a golpear y ahorcar, mientras otro me daba patadas… Me insultan, luego de reconocerme como dirigente”, señala Jorge Brito en conversación con El Ciudadano.

Y advierte: “El asesinato de Nelson Quichillao se habría evitado si la justicia hubiera llegado a tiempo”.

– ¿Qué le parece que se cierre la investigación del asesinato de Nelson Quichillao?

Creo que con esto probamos que en nuestro país hay ciudadanos de primera y segunda categoría. Nelson tenía que apellidarse Quichillao para que la Justicia decidiera no perseverar en la causa, y probablemente si su apellido hubiera sido otro, el resultado sería distinto. Pero sobre todo acá también hay responsabilidades institucionales, políticas. No puede ser que Marco Guerrero Martínez, sargento primero hoy en servicio activo en la Primera Comisaría Norte de Playa Ancha, en Valparaíso, siga acumulando muertes, siga acumulando abusos y torturas. Aquí está con un arma patrullando la ciudad.

@ER
Recent Comments