Diario Digital

Turismo y Diseño en la región de Los Ríos

26910806_1517782238290449_703555383888680700_o

Por Pedro Ibañez Bulnes, Explora Travel. 

05 febrero 2018.- La zona comprendida entre La Unión, Corral, Chaihuín y Hueicolla es uno de los destinos con mayor potencial de desarrollo en la joven región de Los Rios. Como muchos destinos en el país, no tiene clara su vocación: a qué dedicarse y a quiénes invitar, lo que no le permite desarrollarse con todo el potencial que sus atractivos le permitirían. Pensamos que la solución no es una enredada, ni teórica, sino que más bien de sentido común; es la geografía y los pueblos, su “paisaje cultural” la que define el tipo de destino que debe ser, y es el tipo y calidad de la conectividad quien define el tipo de turista que este recibirá.

26231728_1512734832128523_9095462917782014737_n

En el caso del parque Alerce Costero y los centros urbanos que lo rodean, lo primero que se distingue es el difícil acceso, y la desconexión de este con las zonas más visitadas de la región. Mientras La Unión no tiene problemas con esto, lo que la hace un excelente punto de partida, para llegar a Corral desde Valdivia lo más fácil es usar una barcaza. A Chaihuín hay que manejar un buen trecho, y a Hueicolla solo llegan los que realmente quieren ir, los caminos son lentos y muy trabados. Es por lo tanto un destino de pocos visitantes, y en eso está su principal vocación, la soledad, y las experiencias a ofrecer tienen que ver con los efectos que ésta tiene en las personas. Hoy, en el mundo, cada vez son menos los lugares solitarios, y los turistas de países muy desarrollados pagan cada día más por obtener una sensación que ya es difícil de lograr en donde viven. La experiencia de soledad y exclusividad vale cada vez más dinero, porque se hace más y más escasa. Hay que dejar que el lugar siga solitario, no solucionar en demasía los accesos, no permitir los grandes buses turísticos, no masificar. Puede que parezca una solución hoy, pero saturar un lugar es hambre para mañana.

26733340_1512903028778370_6164221635372789539_n

Chaihuín ofrece una geografía de líneas curvas, texturas de bosques, río, y mar; colores grises, verdes, colorados y azules; una playa hermosa para el descanso y para estar con niños, buenos y abundantes ingredientes para una cocina que podría ser de gran calidad, y lo principal, gente amable. Dadas estas condiciones, la tentación de hacerlo crecer debe ser grande para nuestras autoridades, pero el lugar es pequeño por lo que debe ser tratado con cuidado. La cantidad de camas disponibles para el turismo debe ser acordada entre las familias que ahí viven, y será ese límite el que hará subir los precios. En cuanto a calidad, el lugar permite un buen hotel boutique con foco en el descanso y precio alto, un hotel más grande de calidad intermedia, algunas cabañas, y un buen camping. No nos pareció que hubiese espacio para más, a menos que se quiera perder aquello que tiene de especial ese rincón donde el río encuentra el mar.

26730785_1508374425897897_1428208953936600276_n

Huaicolla necesita primero una mejora en el camino costero para poder desarrollarse mejor. Como esto no sucederá en el corto plazo, el acceso es por atrás, directo desde La Unión, lo que no permite completar el circuito que comience y termine en esta ciudad, en auto al menos. Pero sí es un extraordinario circuito para bicicletas, de nivel mundial quizás. Nuevamente: el hecho de tener este tipo de caminos entre los bosques, sin autos que hagan peligrar al ciclista, es un bien escaso en el mundo, debemos entenderlo, apreciarlo, y conservarlo. Las pendientes son duras, las vistas geniales, los descensos entretenidos, los cruces de ríos emocionantes, y la llegada es todo lo que debe tener un final: un lugar idílico. A nuestro parecer es la bicicleta la mejor forma de hacer este recorrido, y nos alegró mucho encontrar un emprendimiento local, operado desde La Unión, que pudiese operarlo de la forma que se merece.

26196155_1512121805523159_5319174977061214613_n

¿Cómo hacer para que los turistas estén ahí más días, en cualquiera de estos lugares, y así aumentar el gasto promedio? ¿Cómo hacer para que lleguen turistas dispuestos a pagar más por esa soledad? Mejorando el nivel de las actividades y servicios disponibles. La gastronomía sigue en pañales, y un ejemplo claro de esto es que, en esta zona, una grandiosa zona lechera, cuando se pregunta por quesos la respuesta sea “mantecoso”. ¡Debiesen haber 10 tipos de quesos distintos al menos! Y los alojamientos, pese a que han mejorado mucho desde lo que había antes gracias al Sello de Calidad Q de Sernatur, están lejos de la meta. Falta asociar a inversionistas de otras regiones con los dueños de los predios, o traer expertos en hotelería a enseñar cuáles son las claves de un buen alojamiento. Buenos chefs, ¡o especialistas en quesos que nos enseñen nuevas opciones!. Por último, se necesitan más actividades. Mientras más actividades hayan disponibles, más días se queda el turista en un lugar, y la cantidad de rincones en el paisaje debiese ofrecer espacio para muchas y distintas actividades. Y luego de mejorar el producto, viene lo más difícil, ¡vender! Aunque esto hoy es mucho menos difícil gracias a aplicaciones como Google Trips, AirBnb Experiences, Tripadvisor, Booking y otras, hay que saber que los agentes y operadores de viaje chilenos siempre serán parte importante de la cadena, y entender como funcionan; que porcentaje de las ventas les corresponde, cuáles son sus mercados y clientes, como pueden ayudar trayendo periodistas, etc. Talleres modernos de educación en la comercialización de productos turísticos es quizás la mejor forma en que Sernatur y las instituciones locales podría ayudar a los privados. Invitamos a todos los amigos del turismo a cuidar y desarrollar con cariño la región de Los Ríos.

 26841391_1514032335332106_8193432848993345979_o

@ER
Recent Comments