Diario Digital

Chile necesita más y mejor inglés

Foto_Jose Luis Scerri_color
Por José Luis Scerri, Gerente General de EF Education First – Chile
05 diciembre 2017.- A casi dos años de comenzar la tercera década del siglo 21, sabemos que el mundo laboral cambió. Las nuevas tecnologías, la hiperconectividad y los innovadores emprendimientos desarrollados recientemente, han modificado -en múltiples aspectos- el trabajo como lo conocíamos hasta hace poco tiempo. A pesar de esta variación constante, lo que se mantiene activo y con un valor cada vez más creciente, especialmente a la hora de postular a un cargo, abrir un negocio o simplemente expandirse hacia otros mercados, es el manejo del idioma inglés.
Lo que hasta hace diez o cinco años atrás se veía como un mero atributo adicional en el currículum, hoy es una exigencia de primer nivel. Los empleadores lo saben, los socios de negocio lo exigen y los proveedores lo demandan. Frente a esta realidad, vale la pena preguntarnos: ¿estamos preparados como país para enfrentar estos desafíos ad portas de una nueva década? Contrario a lo que pensamos, Chile aún está al debe en esta materia.
De acuerdo al Índice de Dominio de Inglés EF o English Proficiency Index (EF EPI por sus siglas en inglés), estamos apenas en el séptimo lugar de Latinoamérica, con una baja considerable de siete puestos de acuerdo a la medición efectuada en 2015. En términos generales, esto significa somos la nación número 45 de los 80 países medidos a nivel mundial, en una encuesta que abarca un universo de más de un millón de personas mayores de 18 años y que se realiza a través de una medición llamada EF SET (Standard English Test).
A lo largo de los años, se han realizado múltiples esfuerzos para mejorar el nivel de inglés que se habla en nuestro país, idioma que permite no sólo realizar más y mejores negocios, sino que entrega herramientas a quienes buscan desarrollarse académicamente o simplemente emprender. Pensemos en un caso concreto, pero de tremenda relevancia, dado el aporte que realiza a la economía nacional: el turismo. De acuerdo a la conocida guía Lonely Planet, Chile es el destino número uno que los viajeros de todo el mundo debieran conocer en 2018. Existe ahí una tremenda oportunidad para quienes van a tener la misión de recibir a estos turistas de entregarles una mejor experiencia, ofrecerles un servicio diferente o simplemente ser un punto de referencia para el que lo necesite.
Ejemplos como ése hay por decenas. Debemos mantener la atención en cómo generar un trabajo articulado entre el mundo público y privado, además de la academia, para lograr que personas de todas las edades y estratos socioeconómicos, accedan al aprendizaje de un segundo idioma. Eso es una muestra concreta de cómo somos capaces de entregar herramientas útiles para que mejoren su calidad de vida y den un salto cualitativo en sus expectativas a futuro.
@ER