Diario Digital

El desafío de la Educación de Adultos

DavidHoy en nuestro país, 4.250.000 chilenos y chilenas entre 15 y 64 años de edad no tienen 12 años de escolaridad, como lo establece la Constitución Política del país. Sin duda que esto es sumamente preocupante y llama la atención profundamente, cuando se ha observado en el último tiempo una preocupación a nivel gubernamental por atender a este segmento de la población .

En el derecho a la educación se ponen en juego posibilidades de realización, de integración, de desarrollo humano integral, de alcanzar un progreso que no sólo se limita al acceso a bienes o al ascenso social, sino como oportunidad de realización personal, ciudadana, profesional y vocacional. En una sociedad competitiva, tecnificada y mercantilizada, en que el ascenso y el surgimiento social dependen fundamentalmente del esfuerzo personal y donde el estado no provee todas las condiciones necesarias exigidas por el derecho a la educación, este desafío se constituye en una demanda urgente .

El derecho a la educación es un derecho humano fundamental a través del cual se pone en juego la riqueza humana de una sociedad heterogénea, plural y democrática.

Hoy, la Educación de Adultos ofrece a las personas jóvenes y adultas diversas alternativas para iniciar o completar su Educación Básica y Media. De este modo, les brinda la posibilidad de adquirir y fortalecer aquellos conocimientos y habilidades que permiten responder mejor a los requerimientos del mundo de hoy, tanto en la vida cotidiana como en el trabajo.

Esta modalidad intenta responder a la demanda creciente por opciones de reinserción al sistema escolar o nuevas formas de completar la escolaridad, no sólo por parte de adultos que en algún momento de su vida desertaron del sistema, sino también y crecientemente, de jóvenes estudiantes que tras abandonar tempranamente sus estudios, han debido buscar esta alternativa como una opción que en muchos casos es la última, para completar sus 12 años de escolaridad.

Esta modalidad escolar contiene un imperativo social relevante de dar una oportunidad de calidad a estudiantes que en su mayoría provienen de experiencias escolares fragmentadas, así como a los adultos que buscan completar su escolaridad para mejorar sus opciones laborales y su calidad de vida.

En este contexto, surge una serie de desafíos para esta modalidad educativa, los cuales apuntan a :

* En primer lugar, proveer una oferta pertinente y significativa que les permita desarrollar los conocimientos, habilidades y actitudes necesarios para mejorar su calidad de vida y su participación como ciudadanos y trabajadores, y que esta experiencia escolar sea de calidad y relevante para su desarrollo.

* En segundo lugar, una educación que considere las diversas esferas en que se desarrolla la vida de los adultos, de modo que el proceso de enseñanza-aprendizaje se conecte con su realidad, necesidades y exigencias a través de una experiencia educativa que desarrolla, en creciente complejidad, los contenidos específicos de cada sector y subsector en relación a temáticas e intereses acordes con la experiencia vital acumulada por los adultos.

* En tercer lugar, una oferta inserta dentro del concepto de Educación Permanente, que abarca toda la vida de las personas y todos los ámbitos en que ésta se desarrolla, donde cada persona debe prepararse constantemente para actuar en un entorno que le exige progresivamente mayor dominio de competencias de actuación complejas.

Lo anterior se plasma en el nuevo Marco Curricular, el cual tiene como propósitos fundamentales posibilitar la recuperación de estudios básicos y medios a los adultos, a través de una experiencia escolar de igual calidad a la de la enseñanza regular ; posibilitar, asimismo, la consecución de certificaciones equivalentes al título de técnico de nivel medio de la Educación Técnico Profesional regular y a certificaciones en oficios, con programas de menor duración; proporcionar una experiencia formativa relevante tanto para la formación de la persona y del ciudadano, como para la prosecución de estudios superiores y el desempeño en el ámbito laboral; atender las particularidades de los adultos en orden a su menor disponibilidad de tiempo para la formación escolar, lo que obliga a concentrar el curriculum en los lenguajes de base, y ofrecer, a través de vías opcionales, la oportunidad de acceder a experiencias formativas en áreas específicas (Artes, Filosofía, Educación Física, etc.); y finalmente favorecer la empleabilidad de los adultos enfatizando la formación en lenguajes generales y la incorporación de un espacio curricular de carácter instrumental que aborda el desarrollo de habilidades para desenvolverse adecuadamente en ámbitos específicos de la vida de los adultos (Convivencia Social, Consumo y Calidad de Vida, Inserción Laboral y Tecnologías de la Información y de las Telecomunicaciones).

Todo lo anterior, implica para cualquier sistema : Revisar la oferta actual en términos de su pertinencia y calidad; dimensionar la cobertura en relación a la demanda real ;identificar en qué niveles es más efectiva la oferta (Educación Básica y Educación Media); concentrar la oferta, con el propósito de generar estrategias más efectivas de apoyo y monitoreo y finalmente, apoyar la implementación del nuevo Marco Curricular para esta modalidad.

David Marínez

@ER
Recent Comments