Diario Digital

El futuro digital de la industria energética

8765b20c-5c2d-4650-8d22-3e5adfa12707

Por Ramón Paramio, Region General Manager, Latin America, Power Services, GE Power

Factores tecnológicos y macroeconómicos están desencadenando una profunda transformación a lo digital en la industria de la generación y gestión de energía, la cual enfrenta diversos desafíos.

Según la OCDE, se espera que hacia 2050 la población mundial aumente 2 mil millones, y se proyecta que la economía crezca casi cuatro veces. Es probable que China e India observen un envejecimiento significativo en su población, mientras que crecerían rápidamente las poblaciones jóvenes en otras partes, especialmente África. Estos cambios demográficos, aunados a estándares de vida más elevados, llevan implícita una transformación en los modelos de consumo y las industrias que los sostienen.

Esto traerá una creciente demanda de recursos naturales y nuevos suministros energéticos, al mismo tiempo que se construye y moderniza la infraestructura de distribución.

La industria de la energía se enfrenta a un complejo conjunto de retos: la ampliación del acceso a electricidad de aquellos que viven sin luz y la proporción de energía suficiente para apoyar el crecimiento estable y los niveles de vida del resto. Todo sumado a la necesidad de garantizar procesos sustentables de generación de energía que mejoren la eficiencia a través de una cadena de valor cada vez más multidimensional que incluya las posibilidades de la tecnología digital.

Dada su importancia capital, la energía será prioridad de seguridad nacional para todos los países, que tendrán que desarrollar nuevas estrategias y soluciones para hacer más eficiente el consumo, a fin de asegurar suficiente suministro de manera sustentable, al tiempo que reduzcan emisiones y mejoren la eficiencia energética.

En esta industria, las innovaciones digitales son claves para palpar los cambios y transformar desafíos en oportunidades sin precedentes que habiliten una nueva cadena de valor aumentada e interconectada que dé lugar a un sistema más fiable, accesible y sostenible, que permite esquemas que incentiven aún más la innovación y el ingreso de nuevos actores al ecosistema de la energía.

Se necesitan importantes inversiones y un cambio de mentalidad y de modelos de negocio, así como gran coordinación y colaboración entre todos los involucrados. Los productores de energía y los servicios públicos necesitan romper las barreras que separan sus organizaciones. Esta nueva ola de innovaciones trae consigo el desarrollo de áreas muy diferentes de especialización en las cuales se requieren empresas con amplia experiencia en el sector y la tecnología.

El futuro del sector energético está lleno de oportunidades y promesas digitales para todos sus participantes y, aunque este cambio de paradigma no es fácil, sin duda vale la pena.

 

@ER
Recent Comments