Diario Digital

Fundación Chile: “El fin no es el SIMCE, sino que los niños y niñas desarrollen habilidades”

7956db5f-c3a0-4cdb-ac21-60f5556d6462

Es urgente que los docentes adquieran nuevas herramientas y estrategias para lograr mejores aprendizajes y el desarrollo de habilidades en sus estudiantes, afirma Patricio Jascura, director de innovación y mejoramiento escolar de Fundación Chile.

 

“Ahora más que nunca cobra sentido que cambiemos la forma en que estamos educando”, afirma Patricio Jascura, director de Innovación y Mejoramiento Escolar de Fundación Chile luego de que se conociera los resultados del SIMCE 2015, que dejó al descubierto una caída de 12 puntos en los resultados alcanzados por los hombres en la prueba de Comprensión de Lectura entre 2003 y 2015.

“Si un niño o joven no entiende lo que lee, sus oportunidades en la vida se ven seriamente limitadas, dejándolo excluido del desarrollo de la sociedad”, explica Jascura, quien agrega que es urgente que las escuelas y liceos revisen y cambien sus prácticas de enseñanza y aprendizaje en la sala de clases para hacerse cargo de la realidad actual. “Debemos formar a estas generaciones que ya están enfrentando un descontento brutal con la escuela, con una alta digitalización de sus  vidas y que además requieren desarrollar habilidades críticas para desenvolverse en un mundo cambiante”, detalla.

En esa línea, el experto advierte que “el fin no es el SIMCE, sino que los niños desarrollen desarrollen habilidades de lectura, pensamiento crítico, el poder hacer preguntas, comprender lo que leen”. Para eso, es urgente que los docentes adquieran nuevas herramientas y estrategias para abordar esta problemática y promover una cultura de formación más integral, que incluya otros indicadores de desarrollo personal y social.

Una aproximación innovadora a este problema ha sido la de la escuela rural San Francisco de Cunco Chico en Araucanía, cuya experiencia es apoyada por Fundación Chile y Fundación Colunga. Con una estrategia integral, que incluyó el perfeccionamiento continuo de sus docentes y el desarrollo del proyecto de vida de los estudiantes, este establecimiento logró pasar de ser la escuela con peores resultados de todo Chile en SIMCE en 2007 a estar hoy por sobre la media nacional de los resultados.

Otro ejemplo es el Colegio Técnico Nocedal de La Pintana, el cual implementó una metodología propuesta por Fundación Chile para mejorar el aprendizaje de las matemáticas a través de cultivos agrícolas prácticos. Ambas experiencias enfrentan la urgencia de los aprendizajes, junto con el desarrollo de habilidades para desarrollarse plenamente en la sociedad del siglo XXI.

 

@ER
Recent Comments