Diario Digital

De campesinos a microempresarios

Marigen HornkohlImpresiona la profundidad y la velocidad de los cambios que está experimentando la agricultura chilena. Las transformaciones que ha experimentado el país en los últimos 20 años también han alcanzado al mundo rural y a sus habitantes. Así lo confirma el estudio “Desarrollo Humano en Chile rural”, realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que indica la necesidad de nuevos enfoques, lenguajes y formas de medir el mundo rural.

Esta necesidad de nuevos paradigmas no escapa al ámbito del Estado y de las Políticas Públicas, en la medida de que los programas y servicios diseñados desde lo público deben ir adaptándose a las nuevas realidades de la agricultura nacional, en general, y de la producción agrícola de pequeña escala, en particular.

De esta forma, mirar con otro prisma el mundo rural y la agricultura significa reconocer la contribución que los productores de pequeña escala realizan a la actividad agropecuaria nacional, en términos de su participación en la generación de excedentes productivos, en la mano de obra contratada, en la superficie explotada, en la oferta y demanda de bienes y servicios. En resumen, en la generación de economía y en la dinamización de los territorios en los que se desenvuelve.

El segmento de las microempresas agrícola, entendidas como aquellas explotaciones cuya valoración bruta de la producción es inferior a las 2.400 UF anuales (criterio del sistema público de fomento nacional) corresponde a un 95% del total de las explotaciones del país, donde es posible determinar valor de la producción, es decir, 254.906 unidades productivas. La microempresa agrícola genera un valor bruto de la producción anual de 51.515 UF, con un promedio de 202 UF por explotación, correspondiente a un 22 % de la producción total del sector agropecuario nacional.

En el caso de los activos totales de las explotaciones, la microempresa agrícola controla un 26% del total de activos del sector equivalentes a 287.262 UF, con un promedio de 1.133 UF por explotación. Respecto de la superficie útil explotada, este segmento controla 4.459.168 hectáreas representando un total del 44% del sector, con un promedio de 17 hectáreas. Desde el punto de vista del empleo generado, genera un total de 487.621 empleos permanentes al año, correspondiendo al 61% del total de mano de obra contratada por el sector agropecuario nacional, con un promedio de 1,9 empleos por explotación para el segmento de micro empresa.

Todo lo anterior nos permite dimensionar la importancia que revisten los microproductores para el sector, principalmente, en la medida de que se revelan como participantes activos y claves de la generación de actividad económica en las cadenas agrocomerciales del país.

Marigen Hornkohl

Ministra de Agricultura

@ER
Recent Comments