Diario Digital

Manejo, higiene y prevención: Claves en bienestar animal y calidad de leche

f15d71ab-e8b3-4944-af9a-68ac7fe3b07c

Aspectos preventivos que reditúan en el éxito en calidad de leche fueron compartidos con productores lecheros en días de campo en la Provincia de Llanquihue.

A través del programa de Bienestar Animal del Consorcio Lechero, productores lecheros pudieron participar en 2 días de campo realizados en los sectores de La Paloma (Puerto Varas) y Río Frío (Los Muermos), oportunidad en la que el doctor Ramón Quichiyao analizó junto a ellos el manejo, higiene y prevención como herramientas para avanzar en calidad de leche y evitar enfermedades como la mastitis en vacas lecheras.

La coordinadora, Danitza Abarzúa, explicó que estos días de campo se insertan en este proyecto, cofinanciado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA). “Hemos podido difundir que el bienestar animal se inserta positivamente en la producción de leche y que es un concepto aplicable en el día a día. Una vaca en buenas condiciones de salud y manejo tendrá una innegable respuesta en la productividad predial”, explicó. En esta experiencia, participan productores lecheros pertenecientes a programas INDAP como también productores con planteles más grandes.

Frente a las enfermedades mamarias en la vaca lechera como la mastitis, éstas provocan dolor y pérdidas productivas que, finalmente, impactan la rentabilidad del predio. Pero, la buena noticia es que es posible avanzar en prevención mediante manejo.

“Muchas veces es un tema de mejorar las prácticas y rutinas. Ya eso contribuye a ir generando avances significativos para ir logrando el control que necesita cada uno de los productores lecheros. Condiciones tan simples como hacer una buena detección de mastitis clínica, identificar las vacas problema e, idealmente, segregarlas y ordeñarlas al final, ya es un punto importante para comenzar a controlar la transmisión de patógenos que se generan durante el ordeño”, resumió el doctor Ramón Quichiyao, quien fue el principal expositor de esta jornada.

“Este programa que impulsa el Consorcio Lechero me parece muy importante, porque a través de estas actividades se hacen cargo de problemas que vive día a día el productor lechero. El hecho de llevar, a través de la transferencia tecnológica, los conocimientos a la gente que necesita colaboración o ayuda en estos temas, es sumamente relevante para que vayan haciendo mejores manejos y obteniendo mejores resultados que puedan contribuir a mejorar la rentabilidad del sector productivo”, resumió Quichiyao.

EXPERIENCIA

En uno de los predios piloto que integra el proyecto, se realizó una evaluación y seguimiento de las asesorías entregadas, información que fue compartida con los productores lecheros que asistieron.

El anfitrión, el productor Nibaldo Ruiz, fundo San Cristóbal (Puerto Varas) explicó que esta experiencia de ser predio piloto fue bastante positiva. “Al principio, cuando llegó el doctor Ramón Quichiyao, teníamos bastantes problemas con las células somáticas y en 2 visitas, prácticamente solucionamos todos los problemas. Manejábamos cifras de 250 mil células somáticas y llegamos a prácticamente 60 mil. Nos enfocamos en la prevención, control de equipos y los detalles en la rutina de ordeño y se notaron los resultados”.

“Este tipo de programas deben continuar, se logran buenos resultados y es muy bueno transmitir a los productores lo que se está haciendo, que se interioricen”, resume. Con 68 vacas masa, hoy ordeña 54 vacas, con un promedio de 18 litros diarios.

El doctor Ramón Quichiyao, quien es médico veterinario y consultor privado en calidad de leche, explicó que en el día de campo se enfatizó los aspectos básicos, como controlar muy bien la mastitis y realizando manejos preventivos “y asegurando que las vacas lleguen a la sala de ordeña con las mejores condiciones de higiene posibles, tanto a nivel de las ubres como de los pezones. De esa manera el trabajo de preparación preordeño se va a facilitar desde el punto de vista de mejorar el rendimiento del ordeño y la higiene previa de los pezones previo al ordeño para disminuir el riesgo de contraer nuevas infecciones intramamarias o mastitis clínicas”.

La pérdida más relevante a nivel de productores es la disminución de la producción de leche de las vacas que están afectadas por casos de mastitis. “En muchas publicaciones se señala rangos de disminuciones de un 60 a 70% en pérdidas de producción de leche en vacas afectadas. En segundo lugar, están los reemplazos, debido a la eliminación temprana que tiene que hacerse de los animales que están siendo afectados crónicamente por mastitis clínica o las que crónicamente presentan altos recuentos de células somáticas. Estos animales tienen que irse anticipadamente del rebaño, por lo tanto, el costo de reposición de estos animales es el segundo ítem de importancia”.

 

@ER
Recent Comments