Diario Digital

Turistear en bicicleta una aventura que no olvidaras

12705283_930151740386838_4716643283372360851_n

Salí de mi ciudad, La Unión, el martes 12 de enero y la ruta inicial era conocer los Siete Lagos que se ubica entre las ciudades de Villa la Angostura y San Martín de Los Andes, y que según uno de los diarios más prestigiosos de EE.UU., New York Times, lo consideró hace poco tiempo uno de los circuitos turísticos más hermosos del mundo.

Ya estaban todos los ingredientes para salir en mi primera aventura en bicicleta, algo que pocos hacen y que muchos europeos y americanos conocen mucho, más que nosotros mismos, recorrer lugares tan hermosos en poco tiempo y en bicicleta.

12717179_928929203842425_584066291508181996_n

Así también lo señalan algunas estadísticas de turismo en europa y Chile. Los bike tours nacieron como tendencia turística hace más de una década en Europa. Sólo en Alemania, más de 20 millones de turistas usan bicicletas cada año para recorrer el país a través de tours que las incorporan dentro de su oferta.

En Chile en los últimos años se han sumado a esta tendencia, que cada vez suma más adeptos, especialmente entre adultos jóvenes de 30 a 40 años, que buscan una forma diferente de conocer el país y que pude apreciar en esta travesía donde se ven más chilenos en las rutas. Buscan una experiencia exclusiva, que les muestre de manera personal cada detalle, así lo señalan algunas empresas de turismo que se dedican hacer este tipo de actividad en Chile.

Los viajes turísticos en bicicleta se han ido masificando de la mano del mayor uso de este transporte en las grandes urbes del mundo. Muchos buscan conocer un lugar sobre dos ruedas porque permite estar en contacto con la naturaleza, no contaminar, y recorrer distancias más largas y en menos tiempo que en un trekking.

La gente

Salí a esos de las 11 de la mañana para llegar a las 18:00 horas (72 km) con la idea de llegar a mi destino que era preliminarmente recorrer más de 1.000 km, pero como en la vida misma, uno propone y Dios dispone, lo planificado fue cambiando por lo duro de la ruta, principalmente subir Los Andes por el paso Samoré en Puyehue y porque los tiempos demandados en la travesía me consumieron rápidos los días  y debería volver al trabajo.

Hay algo que fue entregándome este viaje y era que por donde pasaría iba a ir visitando a amigos o familiares que no veía hace mucho tiempo, avisaba antes, y siempre me recibieron con alegría y con la talla típica de nuestro país (pegar en la pera). Podría haberme quedado en algún camping, pero prefería estar encantando con personas que no veía hace mucho tiempo. Para mí esta es una de las razones que me dejó el viaje, el estar en contacto con las personas, conversar de la vida, de su familia, de las cosas que nos unen a pesar de los años que no los veía etc. O estar con personas que nunca había visto, pero que aprendes a conocer en un camping, hostal, cabaña o en la carretera con la bici. Eso es una de las cosas que nos llevamos al corazón de un viaje como este, la gente. Mis agradecimientos por su cariño y atención para la familia que visité.

12705458_930151427053536_4858525527713425074_n

Mención especial para el Osornino de corazón, como le dije en su momento “el primo perdido de mi familia”, Jorge Cárdenas, a quien me lo encontré acampando para pasar la noche en la cordillera y que estaba con problemas en sus piernas, por lo arduo y duro que es subir la cordillera de Los Andes con 40 kg de equipos. Le sugerí que era muy arriesgado alojar ahí solo, y le señalé, que mejor era llegar hasta Argentina y encontrar algún camping para dormir y descansar. Hizo caso de mi sugerencia y comenzamos juntos esta etapa del viaje que era terminar de subir y llegar hasta Argentina, llegamos con la “bencina” justa a límite de los dos países (1321 snm)y después fue pura bajada, sintiendo ese viento puro y de paisajes acogedores, todo esto nos permitió recuperarnos y seguir pedaleando.  Sin lugar a dudas fue la ruta más difícil y larga 130 km y de con mucho calor, superaba los 30 grados, y con unos amigos poco cariñosos como los tábanos que nos acompañaron toda la subida. Salí a eso de las 08:00 horas para llegar a Villa la Angostura a las 21:00 horas, agotadísimo.

A pesar de haber pasado cientos de veces por esas rutas, en auto o en bus, ya que mi madre y hermanas viven en Bariloche, la verdad es que este medio de transporte, la bicicleta, nos dejan ver los detalles que esconde esta hermosa ruta que bordea el lago Puyehue, saltos de agua de ríos, iglesias abandonadas, ríos hermosos, paisajes que te llenan el corazón por su belleza; con la bicicleta logras ver esos detalles que por la velocidad y concentrarte solamente en tu destino no aprecias muchas veces. Como dicen algunas personas por ahí “La felicidad es el camino, no el destino”.

Me quedé un día disfrutando de la hospitalidad de mis amigos de muchos años, Mariana y sus hijos. Conocí algunos lugares más en Villa la Angostura, una hermosa villa que funciona al ritmo del turismo, para iniciar mi ruta por los Siete Lagos.

El viernes 15 a las 11:00 horas inicia mi salida de Villa la Angostura y saliendo me encontré con dos turistas; Simone de Italia y Alisson de Hawai, ambos eran guías internacionales que trabajaban para una agencia y que han visitado cientos de lugares en el mundo, pero que no conocen nuestra belleza, de donde yo vengo, así que no perdí la ocasión de invitarlos a conocer mi ciudad y provincia donde hay lugares hermosos y únicos en el mundo. Es enriquecedor conocer personas que tengan tanta experiencia en turismo de los cuales se aprende y espero que algún día lleguen a mis tierras.

El paisaje

DCIM100GOPRO

Desconectado de todo uso tecnológico, solamente de mi bici y yo, ya que Jorge, tuvo que cambiar también su plan de ruta por su lesión en los pies. Lo que sí nos comprometimos era de juntarnos en San Martín y volver juntos por Chile. Creo que fue acertado que pasara eso, ya que Jorge tuvo más tiempo en visitar algunos lagos y puede dar un punto de vista distinto al mío.

43bce7b4-031e-4ab6-a7e4-a3234e591902

Para Jorge, según su testimonio, llegar al cruce para la ruta de los Siete Lagos y camino a San Martín de los Andes, avanzar un par de km y llegar al primer camping agreste del lago espejo con un esguince en el pie derecho y uno menos doloroso en el pie izquierdo, me registre y entre a buscar un lugar para armar mi refugio en eso dos jóvenes bonaerenses se me acercan a conversar y preguntarme porque cojeaba, no recuerdo sus nombres pero eran buenas personas me ayudaron y uno de ellos era estudiante de kinesiologia y donde me ayudó con masajes y elongaciones para disminuir un poco el dolor de mis pies, una buena cena y a descansar, esto ya cuando finalizaba el día miércoles 13 de enero.

DCIM100GOPRO

Tercer día de vuelta a la ruta con bastante dolor en los pies seguimos con la idea de avanzar y llegar al Lago Espejo Chico, los paisajes anestesiaban el dolor y el aire puro con el agua helada me daban alegría de seguir, llegué ya sin sentir los pies al cruce y donde decía lago espejo chico 2000m hacia adentro, un camino malísimo de arena y piedras, como se podía se avanzaba hasta que llegué a un lugar muy hermoso, un paraíso inmerso en el bosque, consultando por la estadía y por un botiquín de primeros auxilios me dicen que en el camping sur hay dos enfermeras que me pueden ayudar, caminé como pude, ya que  el dolor era grande, las lágrimas salían a mirar el paisaje que con mucho esfuerzo logramos llegar, tres buenas mujeres me reciben y me prestan ayuda, rápidamente con el paso de las horas ya volvía a sentir los pies y poder moverlos, ya volvía la alegría (mientras descansaba en esa cama muchas conversaciones sucedieron las cuales serán para otra una próxima historia), al término del día, ya de pie, arme mi refugio y a descansar, dos días para poder reponer los pies para seguir con la hermosa ruta que espera mi paso.

DCIM100GOPRO

Y llegó el día se seguir motivado, y con mucha alegría de estar mejor, me despedí de todas esas hermosas personas que conocí y comenzamos a pedalear para salir a la ruta y seguir con los hermosos paisajes y lagos que me esperaban en mi paso. Sin duda es una ruta increíble donde la naturaleza es protagonista y nosotros los ruteros, mochileros, motoqueros y viajeros motorizados somos invitados por su territorio. Encontrarse en la ruta con más compañeros de pedaleo es sentir que casi ningún momento estabas solo en el camino, el apoyo de los automovilistas y de todos los que pasaban por tu lado se hacía sentir acompañado. Después de horas y de conversar con bastante gente en el camino puedo ver a lo lejos San Martín de los Andes y la alegría de sentir que estás cerca del segundo punto de control es increíble, llegar con la fuerza de tus piernas con tus ganas de vivir la experiencia de viajar solo con la naturaleza como se vive en una bicicleta no se olvida jamás.

Creo que mi compañero de viaje dijo todo en su relato, es algo que en tu vida debes hacer, viajar en bicicleta por este hermoso circuito que es muy visitado por turístas de distintas partes del mundo, con los cuales pude compartir. Lugares hermosos, personas agradables y amables y comidas, estas tres cosas quedan en el corazón y recuerdo de quien hace un viaje.

12509523_1162912783741840_5589146856880289041_n

San Martín de Los Andes

Ya en la ciudad volvió la tecnología y pudimos coordinarnos para juntarnos y así planificar nuestro regreso a Chile, ya habían pasado siete días desde que comenzamos nuestro viaje.

El ultimo día en San Martín de Los Andes, fue el único día que dormí en un hostal, ya que antes lo hice en camping, casa de familia y amigos.

Había estado en noviembre del 2015 en esta hermosa ciudad y donde fui muy bien acogido, sobre todo por las personas que trabajan en el Hostal.

12522941_1161748963858222_3557698046208449857_n

Mi sorpresa es que cuando llegue al Hostal del Arte me encontré con unos jóvenes argentinos que conocí en el viaje por la ruta, ellos eran Ian, Juan y Federico, quienes además de dos cordobeses que hicieron un sabroso asado, debo reconocer que aprendí, y eso que soy conocido por mis amigos del MTB como “El Parrillero”. Fue una noche de despedida por haber compartido las mismas rutas en bicicleta y que seguramente seguiremos cultivando una linda amistad con cada uno de ellos.

DCIM100GOPRO

Para Juan Naumann, quien vive en la ciudad de Pilar, provincia de Buenos Aires, me comentó sue experiencia de haber hecho la ruta de los Siete Lagos en bicicleta.

“Si bien me encuentro a 50 km de la capital, no estoy rodeado del famoso caos (embotellamientos, muchedumbre, etc), es más bien una zona agreste y relativamente tranquila por lo que no es de extrañar mi tendencia a conectarme con la naturaleza en cuanto huyo de las responsabilidades durante los días de vacaciones. Ya tuve una experiencia similar el verano pasado, en la que disfruté de un gran viaje (de mochilero) por el norte de Argentina, Bolivia, Perú e incluso Chile. Por esta razón decidí, junto con Federico e Ian, encarar el desafío que implica recorrer los Siete lagos en bicicleta. 

Los tres practicamos deportes de forma habitual, pero carecemos de un entrenamiento apropiado, por lo que el trayecto en bicicleta (un total de 112 km en 4 días) se volvió arduo y un poco agotador, sin embargo, logramos completarlo y disfrutar de increíbles paisajes y personas que fuimos conociendo a lo largo del camino. 

Sin duda alguna, este es un viaje que recomiendo hacer, ya sea con amigos, familia, pareja, en bicicleta, caminando o con motor. Aún quedan muchos lugares mágicos por conocer y ahora tengo el gusto de tildar éste en mi lista”.

12510221_10153889308708464_5351342862706341376_n

Nuestro retorno

Partimos el día martes 19 de enero a las 08:30 horas desde San Martín y lo planificado desde el comienzo era para los dos pasar por un paso que está más arriba de Hua-Hum, pero que ya nos habían señalado que estaba cerrado, solo había presencia de carabineros. Ya con estos antecedentes decidimos pasar por el paso Hua-Hum, lugar que no conocíamos y que era una verdadera aventura de 60 km hasta puerto Pirihueico, puro ripio y subidas muy malas, ya que la calamina no nos dejaba avanzar mucho.

959c78b0-517d-45ca-a869-f44d55c3e9ab

 

2b5da56f-8748-4f0b-acbd-3b8925072b91

Los lugares eran increíbles, de una belleza indescriptible bordeando el Lago Lacar, es preferible que cada uno se dé ese gusto y si es en bici, mucho mayor, de eso estoy seguro.

Prefiero que a través de la fotografía se aprecie esta hermosa ruta que une San Martín de Los Andes con Puerto Pirihueico.

e322d303-88d4-4bfd-8eea-731ae83fc637

 

b50cc01b-4d46-42d9-8667-d37c88752513

Ya en el puerto Pirihueico, nos lanzamos a las aguas del lago a nadar, descansar y disfrutar la vista hermosa del lugar, ya que la barcaza que nos trasladaría desde ahí a Puerto Fuy llegaría a las 20:00 horas. También aprovechamos de conocer a la gente del lugar y algunos turistas que andan por esos parajes.

3cb7a170-ef13-424d-ad78-e593ee9c05a5

El viaje de una hora y media en la barcaza fue un regalo de la vida, fue como un premio a estos aventureros, aquí una foto que grafica de ese momento. Ya en Puerto Fuy nos acomodamos a la orilla del río, ahí nos cocinamos y nos dormimos. Al otro día eran 74 km hasta Panguipulli.

316c57ff-f634-4667-91b5-e3ee56cd24d2

Más temprano comenzamos con el pedaleo, los caminos de ripio nos siguieron acompañando, pero a pesar de estar en malas condiciones se disfrutaba la velocidad del descenso, la adrenalina y emoción hacia lo suyo con la continuidad de la hermosa naturaleza que nos acompañaba.

6d84e39b-3b2a-4bca-a952-4085811f73c6

Ya llegando al lago Panguipulli comenzamos a bordearlo con miradores increíblemente decorados para disfrutar de una tarde de paz. El bordear el lago con el volcán Choshuenco de fondo, fue algo para nunca olvidar. Al llegar al cruce nos separamos con mi compañero de ruta, él siguió para Coñaripe y yo a Panguipulli donde me esperaba un rico almuerzo y parte de mi familia (Tíos y prima).

bbfdb044-a87f-4fd5-8069-df68d1c0c02a

Más que una despedida para mi compañero chileno Jorge Cárdenas, que conocí en el trayecto, es el comienzo de una gran amistad donde compartimos compañerismo, largas conversaciones y trabajo en equipo, a pesar de estar lesionado demostró un gran coraje y garra para terminar su desafió personal del cual sé que le dejó muchas lecciones para su vida, al igual que para mí.

Ya descansado en casa de mi prima Andrea, nos fuimos a conocer un poco Panguipulli y compartir con la familia, para continuar al otro día mi viaje de Panguipulli a Puerto Nuevo, en la comuna de La Unión.

Fue un día muy caluroso y agotador, casi 120 km, donde paré en un río, en el lugar conversé con una abuelita que vigilaba a su pequeña nieta bañándose y me contaba que esta era una ruta donde pasaban muchos ciclistas haciendo turismo y que ella ha dado lugar para acampar, sobre todo a extranjeros me señala.

Llegando a Puerto Nuevo, visité a mis amigos Gustavo y Chany quienes viven en ese hermoso sector de la comuna de La Unión y en donde pude conversar además con varios jóvenes que andan haciendo turismo en bicicleta y que eran de Valdivia, conversando con uno de ellos, venían de bajada después de visitar el lago Maihue.

Finalmente, descanse en los paradisíacos lugares de Puerto Nuevo, sector que tiene hermosas playas y donde nace el río Bueno donde se practican deportes como el Rafting y Canopy. El sábado 23 de enero, llegué a mi ciudad y donde esperaban mis amigos, los que estaban pendientes en todo momento de mi viaje y mi aventura, de la cual agradezco cada palabra de apoyo que me dieron y a los que no me tenían fe, ya saben que no hay excusas para iniciar cualquier aventura. Como dijo un amigo en Facebook, hace años había planificado esté mismo viaje, pero no lo hizo porque a la hora de llegar el día nadie lo apaño y finalmente al quedar solo, no lo hizo. Ya sabes amigo San Martín, nunca es tarde para hacerlo.

Cada viaje nos deja siempre algo, no existen los tiempos vacíos. Esta aventura como muchas en mi vida me ha dejado algo muy lindo y una experiencia de vida que me ayudará siempre a seguir adelante.

Ahora, con mi amigo Jorge, preparamos un emprendimiento en Turismo que poco a poco iremos puliendo para aportar al turismo en nuestras regiones. ( aquí en emprendimiento https://www.facebook.com/Bici-Turismo-921015444633801/?ref=hl)

Desde niño soñaba con mochiliar y tener una bici, pero por cosas de la vida nunca se dio. Hoy estoy cumpliendo ese sueño de conocer paisajes hermosos y personas en mi viaje en bicicleta. Los sueños tardan, pero llegan. Agradecido de Dios por este momento.

8f68e2a0-b3d3-4925-83d4-73ce06b04756

La ruta de mi amigo Jorge Cárdenas Ruta 01: Una vuelta al mundo 2016. Tiempo: 14 días pedaleando. Km: 704km Itinerario: Osorno – Ruta Puyehue – Paso Internacional Cardenal Samore Chile Argentina  – Ruta Siete Lagos R40 – San Martín de los Andes – Paso Internacional Hua-Hum Argentina Chile – Puerto Pirihueico  – Reserva Huilo Huilo – Puerto Fuy – Coñaripe – Lican Ray – Panguipulli – Los Lagos – Antilhue – Valdivia – Paillaco – Osorno.

 

149195a9-9d81-4dea-90a2-cbebd076957c

Mi ruta: Hardy Cárdenas. 12 día de pedaleo. Km: 616. Itinerario: La Unión- Osorno, Wetfalia (fundo)- Entre Lagos, Paso internacional Cardenal Samoré Chile- Argentina- Villa la Angostura- San Martín de Los Andes- Paso Internacional Hua-Hum Argentina Chile- Puerto Pirihueico – Puerto Fuy- Reserva Huilo-Huilo- Panguipulli- Los Lagos- Puerto Nuevo- La Unión.

 

@ER
Recent Comments