Diario Digital

Sello Valdivia: identifiquémonos con lo nuestro

191848ff-8c01-4735-9634-8814a70472ad

Por Pedro Flores, gerente de Latitud 40, Promotora de Turismo de Valdivia.

Valdivia ha sido destacada como Capital Americana de Cultura, representando un importante desafío para nuestra comunidad poner en valor y destacar nuestra identidad y talentos locales.

Este nombramiento incluye la consolidación de una amplia cartelera cultural, que sumará a las actividades ya tradicionales nuevas oportunidades para que los valdivianos y quienes nos visitan conozcamos diversas expresiones locales, tanto de exponentes de las artes visuales como escénicas, muchos de ellos gratuitos. Por otro lado, será una importante vitrina para el turismo local, mostrando a nivel nacional e internacional nuestra gastronomía, entorno natural y productos reconocidos, tales como la navegación fluvial u observación de flora y fauna.

Debido a esto, es el momento de rescatar además nuestra historia y compartirla con quienes nos visitan, destacando lo bueno y compartiendo lo que hemos aprendido, siempre desde lo positivo que puede aportar y dejando de lado la crítica vacía. También es el momento de tomar la iniciativa de manera individual y como comunidad para orientarnos al desarrollo de una sociedad más sustentable, ámbito en que destaca la protección ambiental, donde ya se están haciendo esfuerzos para la reducción de las bolsas de manera gradual, pero, ¿Cuántos usan ya su bolsa reutilizable al momento de hacer sus compras? Podríamos comenzar a hacernos ese hábito.

También deberíamos apoyar a nuestro propios vecinos, a quienes tengan algún negocio propio, prefiriendo productos con sello regional en lugar de productos de retail, no como un favor, sino dándonos una oportunidad nosotros mismos de descubrir la obra de emprendedores que hacen un trabajo excepcional. Al respecto, ¿Quiénes compraron sus regalos de navidad en el comercio local? Tengámoslo en cuenta para cumpleaños, día de la madre y fechas similares.

Pensando en organizaciones públicas y empresas privadas que mandan a hacer artículos promocionales, en donde es usual que nos llenemos de llaveros, lápices y un sinnúmero de objetos comprados al por mayor en empresas de Santiago que a su vez importan productos “made in” algún país asiático a muy bajo costo. ¿Por qué no preferir mejor calidad a cantidad? Y en lugar de una bolsa llena de cosas que, seamos honestos, la mayoría del tiempo termina olvidada por ahí, mejor regalamos un objeto que nos represente y que sea fabricado con materias primas nobles por emprendedores locales, como una libreta hecha a mano, chocolates o cervezas artesanales o algún tejido de lana natural.

En síntesis, esta es una invitación a valorarnos como comunidad, reconocer lo que nos identifica y crear redes desde nuestras posibilidades y ámbito de trabajo para que generen una sinergia positiva que nos transforme en la mejor versión posible de nosotros mismos. La identidad se crea primero en casa, valoremos lo nuestro, hagamos este gesto desde la institucionalidad y crearemos un sello propio, confiando en nuestra gente y sus iniciativas.

@ER
Recent Comments