Diario Digital

Miroculos, El emprendimiento que busca detectar el cáncer en sus fases tempranas

  • Su fundador, Alejandro Tocicgl, realizó una charla en Fundación Chile, donde explicó su funcionamiento, su desarrollo y cómo llegaron a él.
  • El método reconoce anticipadamente la enfermedad a través de una pequeña muestra de sangre.

 

Miroculos

Con el objetivo que cualquier persona, independientemente de su condición social o cultural, pueda acceder a un diagnóstico económico, temprano y certero de distintos tipos de cánceres, surgió Miroculos, dispositivo que permite detectar a bajo costo distintos tipos de cánceres en sus fases tempranas, entregando con él una solución para tratar con más tiempo una de las enfermedades con más altas tasas de mortalidad en países en vías de desarrollo.

Su fundador, Alejandro Tocicgl, realizó una charla en Fundación Chile, donde explicó su funcionamiento, su desarrollo y cómo llegaron a él.

En el mundo existen muchos avances en tecnología médica, pero sólo alrededor del 1% de la población puede acceder a ellos debido a su elevado costo, ya que  se invierten millones de dólares en el proceso. Es por eso que los creadores de Miroculos decidieron buscar desde el principio una solución económica para economías emergentes y no encerrarse en un laboratorio complejo diseñando una solución costosa sólo para algunos.

Así nació Miroculus, en un programa de Singularity University, donde obtuvo el primer lugar entre decenas de ideas de innovación de alto impacto presentadas el 2013. Su nombre será Miriam 0.2, inspirado en “Mir” (microRNa) y en I am (yo soy).

Se sabe que cada tumor tiene una disposición única de moléculas y Miroculos trabaja para crear una plataforma que las detecta con calor constante y luz. De esta forma, demostrarían que al introducir una muestra de sangre los biomarcadores son capaces de pronosticar cómo se desarrollará determinada enfermedad y cómo funcionarán los tratamientos sobre ella.

Los mismos socios de Miroculus se hacen test de sangre, orina y pelo cada semana para ver cómo sus cuerpos van cambiando. Tienen toda su información genética a disposición de este emprendimiento que puede cambiar el mundo.

Alejandro Tocigl deja claro que no son los únicos trabajando en microRNA: “Existen más empresas, pero todas avanzan en laboratorios altamente complejos y sofisticados, apuntando al mercado desarrollado. Nosotros apuntamos al mercado en desarrollo, que es en definitiva donde están ocurriendo la mayoría de los cánceres”.

Miroculos en Chile

El equipo analiza muestras de pacientes chilenos, peruanos y mexicanos, ya que conseguir pruebas clínicas en Estados Unidos era muy complejo e implicaba gran burocracia. Las muestras médicas de Latinoamérica hacen posible avanzar más rápido hacia la solución, con menores obstáculos y buena disposición.

En Chile, Miroculus trabaja con el Hospital Clínico de la Universidad Católica en casos de cáncer gástrico, ya que Chile tiene una de las mayores incidencias de esta enfermedad a nivel mundial. Levantaron 500 muestras para analizar y probar la efectividad de Miriam 0.2.

“Aún no sabemos si tenemos la solución, pero estamos convencidos de que sí. En caso de ternerla, tardaremos alrededor de 2 años en salir al mercado… Lo que nos trajo hasta aquí fue nuestra capacidad de creer. Nada hubiera sido posible si no nos atrevíamos a hacerlo porque es imposible desarrollar proyectos sin riesgos ni equivocaciones. Para emprender hay que confiar especialmente en el equipo, porque solo no llegas a ninguna parte”, concluyó Alejandro.

@ER
Recent Comments