Diario Digital

“Valdivia desde el río”: redescubriendo nuestra ciudad

dac4079e-2bfc-4da5-b16e-0571bc7cc27c

Por Pedro Flores, gerente de Latitud 40.

Mirar el río hecho de tiempo y agua y recordar que el tiempo es otro río; saber que nos perdemos en el río  y que los rostros pasan como el agua. Jorge Luis Borges, “Arte poética”.

Valdivia, emplazada en la confluencia de los ríos Calle Calle, Valdivia, Cau-Cau y Cruces, es una ciudad que nace y se desarrolla tanto económica, turística y culturalmente en relación con sus ríos.

Parte del territorio, en la época prehispánica, estaba habitado por el pueblo mapuchehuilliche llamado Ainil. Ainilebu, o tierra de ríos, era como la denominaban. El nombre sintetiza una ciudad que habita sobre un territorio señalado por la lluvia y sus ríos. Según la cultura mapuche-lafkenche (gente del mar) lo natural está por sobre lo humano. Así, el río es el centro y fuente de vida de comunidades que han sabido respetar y convivir con el entorno natural. La historia no se puede comprender si no es a través de la cosmovisión, que es una constelación de la naturaleza y que está estrechamente relacionada con el río, con la lluvia y con la costa que acompaña y compone esta cultura.

El agua o k(agua de lluvia, vertiente y ríos) es una dimensión importante en la constitución de los paisajes y en la existencia social de los grupos que los habitan tanto en lo material como espiritual.

Es indisociable el pasado, el desarrollo turístico e industrial de la ciudad y la existencia del río. Los mapuches, expertos navegantes, construyeron dalcas y canoas (o wampos), embarcaciones hechas de troncos de árboles. El deporte que más éxitos ha dado a Valdivia es el remo. Nuestra historia es un espacio de vida e interculturalidad sobre el agua.

Posteriormente, el desarrollo de la industria con la llegada de los alemanes, la organización de un importante conglomerado de modernas fábricas y bienes manufacturados y su posterior comercialización fue la base del desarrollo al incursionar exitosamente en los mercados locales, nacionales e internacionales, produciendo la transformación de la ciudad de Valdivia en un puerto de gran importancia a nivel de exportaciones, lo cual marcaría una diferencia con otras regiones del país.

Es así como la ciudad creció convirtiéndose en un importante puerto, ya que se ubica en uno de los pocos ríos navegables de Chile y el único apto para embarcaciones mayores, en cuya desembocadura existe una bahía apta para la construcción de obras portuarias.

Latitud 40, promotora de servicios turísticos, asociación integrada por los armadores fluviales de Valdivia, chocolatería Entrelagos y cervecería Punucapa, lanza el concurso fotográfico “Valdivia desde el río” que busca potenciar la actividad turística y la revalorización de la belleza del entorno en el que está inserta la ciudad, cuyos ríos navegables constituyen un gran atractivo para los visitantes, tanto nacionales como extranjeros. Ad portas desarrollo de “Valdivia, Capital Americana de la Cultura 2016”, consideramos la revalorización de nuestras raíces, donde confluye la herencia lafkenche y la influencia de los colonos alemanes en el turismo fluvial, como un espacio de encuentro multicultural en el tiempo, valor agregado para los visitantes. Bienvenidos a Valdivia, capital náutica de Chile, donde el futuro fluye con el pasado.

@ER
Recent Comments