Diario Digital

Columna de opinión de campaña de vacunación influenza 2015

18 mayo 2015. RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL- IMPLICANCIAS COLECTIVAS

Eugenia Coronado, Seremi(s) (2)

Eugenia Coronado

Seremi(s) de Salud Región de Los Ríos

La vacunación contra la influenza es una campaña que cada año nos convoca durante estos meses, y cada año se hacen innumerables esfuerzos para convocar a los grupos objetivos, en un proceso que pretende lograr una barrera sanitaria que vele por la salud de toda la población y en especial por los segmentos de la comunidad más vulnerables.

Sin embargo, hemos visto como cada año la población está más reacia a hacer uso de un beneficio y un derecho en materia de salud pública. Sin embargo, cada derecho tiene a su vez una obligación inherente, en este caso se exige ser responsable de su salud y la de su entorno. No se trata sólo de protegernos en forma individual, sino a nuestros niños y niñas, adultos mayores, embarazadas y enfermos crónicos.

Se trata de una medida solidaria que abarca el compromiso comunitario y tiene por fin el bien común. La vacunación contra la influenza, es una política sanitaria que nos ha permitido estar a resguardo de la enfermedad y sus complicaciones, lamentablemente la comunidad tiene la percepción errada de que no existe riesgo y en muchos casos de que la vacuna no es efectiva, ello en base a mito que hace referencia a resfriados pese a haberse vacunado.

En ambos casos, el llamado es a informarse por los canales formales y no hacer eco de rumores o suposiciones, así como también entender que la influenza no es un resfriado, sino una grave enfermedad que puede tener consecuencias mayores.

A casi dos meses del inicio de la campaña, nos preocupa la cobertura alcanzada, ya que nuevamente los niños, niñas y embarazadas con más de 13 semanas de gestación son los segmentos más rezagados, siendo también uno de los más vulnerables frente a esta patología. Acá es imperioso que los padres, madres y cuidadores entiendan que la protección de los infantes debe ser entendida como una obligación, ya que la vacuna les permitirá enfrentar de mejor forma el invierno.

La comunidad debe tener la certeza de la calidad de una vacuna que está promovida por la Organización Mundial de la Salud, que cuenta con toda la certificación de inocuidad y calidad internacional y que tiene por único fin mantener a nuestros país lejos de un brote y en definitiva con una protección colectiva que parte de una decisión y responsabilidad individual que está en sus manos.

 

@ER
Recent Comments