Diario Digital

Desde el triunfo del No a la instauración de una democracia de verdad

06 Octubre 2014. 

​Señor Director:

Hace 26 años, Chile no era el Chile que podemos ver hoy. Más del 50% de la población vivía en la pobreza, las libertades públicas estaban coartadas, sufríamos un régimen homicida el cual para muchos era lo único que conocíamos. Había miedo, miedo de hablar, de no hablar, de decir tu nombre. Miedo de las fuerzas que debían de resguardar nuestra seguridad. La opinión contraria a la oficial era considerada delito, pero un delito especial, no un delito que se ventilaba en un tribunal y que se sancionaba en base a un código legal conocido, sino uno que se castigaba en silencio, con sangre y dolor. Fue en ese Chile, en el que se logró una gesta histórica, fundamental para nuestra historia moderna, el Triunfo del NO. El NO que retumbo a través de nuestro país, el no a la injusticia, el no a los atropellos, el no a la opresión como sistema de vida. Contra todo y muchos, el NO a la dictadura e impuso y se abrieron nuevamente las grandes alamedas para dar paso a los sueños de un Chile justo, un Chile en democracia.

Hoy estamos en ese Chile, hoy tenemos democracia. Hoy, en un camino tortuoso, se ha logrado que para la gran mayoría de los chilenos, ese país de antaño sea solo un recuerdo borroso o las imágenes mal definidas de documentales ad hoc. Las autopistas, la tecnología, los malls, han ido borrando lentamente la bruma triste que nos envolvió por casi dos décadas y han reemplazado las consignas de antaño, por consignas nuevas.

A fines de la década de los 80, todos los entes políticos nos uníamos en un solo clamor y contra un solo enemigo. Con más o menos dolores, todos nos pusimos al servicio del futuro y de la democracia y luchamos por el Chile que hemos construido. Queríamos justicia e igualdad, pero entendimos que para llegar a ello debíamos recorrer un largo trecho lleno de vicisitudes y traspiés. Llevamos casi 30 años recorriendo ese camino, llevamos casi 30 años viviendo esas vicisitudes, sufriendo un traspié tras otro, posponiendo una y otra vez el fondo, para generar la forma que nos permita abordarlos mañana.

Pues el mañana ha llegado. Hoy Chile está preparado para afrontar el fondo y así lo ha demostrado. Hoy Chile pide justicia de verdad y lo hace exigiendo educación como derecho no como bien de consumo. Hoy Chile pide jubilación digna y no un mero pago que refleje el éxito o suerte que has tenido en tu vida como generador de recursos. Hoy Chile pide participación de verdad, elegir a sus autoridades con un voto que valga un voto y no como un algoritmo elaborado para mantener un sistema que prima el orden sobre la representación. Hoy Chile quiere un Chile que se sienta propio, cercano, en el que el hijo del trabajador más humilde pueda soñar con llegar a la Presidencia, o en el que un gran gerente guarde la misma fila que tú en un banco.

Hoy nuestro país está preparado. Nuestro desafío es estar preparados como partidos políticos para afrontar lo que el futuro nos demanda. Y para enfrentar ese futuro no debemos caer en la tentación de dejar de lado el pasado. Debemos recordar el sufrimiento, sí. Debemos recordar los triunfos, también. Pero también debemos recordar las derrotas, las derrotas que nos llevaron a sufrir la dictadura y las derrotas que nos hicieron perder ese camino de unidad que nos trajo la democracia y perdernos hoy en batallas tan mínimas muchas veces.

Debemos rescatar el dialogo, el análisis crítico, personal y sincero, el argumento que nos hace participar en pos de grandes proyectos y no en base a pequeñas ambiciones.

Nuestro desafío, hoy, es luchar por un sueño.

Abrazos fraternos​

​MARCOS SALDIAS YAÑEZ

PRESIDENTE REGIONAL

@ER
Recent Comments