Diario Digital

Alerta sobre el significado real de la Ley de Obtentores Vegetales

21 noviembre, 2013

Agrónomo Raúl Quinteros promueve iniciativas orgánicas en la región de Los Ríos

unnamed (6)

El fin de los derechos de los productores rurales sobre las semillas y su sujeción a determinadas empresas fabricantes de versiones híbridas y transgénicas son solo algunas de las consecuencias que se derivarían de aprobarse la Ley de Derechos de Obtentores Vegetales. Esto permitiría implementar el convenio UPOV 91 sobre propiedad intelectual de las semillas, derogando la ley vigente hoy en Chile.

unnamed (5)

En la Región de Los Ríos, el ingeniero agrónomo Raúl Quinteros, jefe del Departamento de Desarrollo Rural de la Municipalidad de Paillaco, promueve diversas iniciativas que buscan crear conciencia sobre el valor de las semillas nativas y de las variedades locales, propiciando encuentros de intercambio —trafkintu en idioma mapudungún— economía solidaria, agroecología y seminarios de alimentación saludable.

La ley que implementa el convenio UPOV 91 implica que las empresas podrán tener una vía expedita para apropiarse de material nativo, sostiene, “mejorando algunas variedades para luego liberarlas al mercado con aspectos de mayor productividad, mejor color y uniformidad, pero con un alto grado de dependencia de los paquetes de agroquímicos, que contaminan el suelo y las aguas y afectan la salud de las poblaciones”.

En orden a lograr la aprobación de la Ley de Obtentores Vegetales, explica, “lo más probable es que a Chile se lo someta mediante la imposición de barreras paraarancelarias o de barreras no arancelarias como medida de presión, para cumplir con los acuerdos comerciales internacionales”.

En este contexto, el poder de intervención de la ciudadanía resulta crucial, afirma: “Muchos productos de uso diario contienen transgénicos, por lo que podemos optar por consumir productos locales y orgánicos, lo que hacemos en Valdivia a través del movimiento Slow Food, o en centros de venta como la Cooperativa de Consumo Responsable de Valdivia La Manzana”.

Efectos de los transgénicos y rotulación adecuada

Diversos estudios demuestran resultados preocupantes en relación con los efectos adversos de los transgénicos sobre el ser humano y el medio ambiente, razón por la que siete estados miembro de la Unión Europea prohíben su cultivo.

La investigación desarrollada en la universidad francesa de Caen sobre el efecto crónico en ratas alimentadas con maíz transgénico y agua contaminada con glifosato demostró que presentaban tumores que acortaban su vida . El glifosato es el principio activo del herbicida Roundup (nombre comercial del producto de la empresa Monsanto), utilizado en la mayoría de los cultivos transgénicos.

En este contexto, precisa Raúl Quinteros, la ciudadanía debe estar informada, “para lo que se debe rotular debidamente los alimentos. Esto es un requisito en la Unión Europea, Japón, Malasia Australia y 64 países”. Pese a que en Chile hay diversas iniciativas en trámite en el senado respecto a la obligatoriedad de etiquetar estos productos, aún ninguna se ha concretado.

Hasta hoy solo se permite en el país el cultivo de semillas transgénicas para exportación, pero dada la contaminación por polen transgénico entre las regiones de Valparaíso y el Bío Bío, la actividad apícola y agraria cercana a cultivos de raps y de maíz se ha visto afectada, peligrando asimismo el patrimonio genético al interior de parques nacionales y reservas.

“Estas semillas son tratadas con insecticidas neonicotinoides que son mortales para las abejas, por lo que desde este año han sido prohibidas en Europa, pero en Chile es legal usarlas”. Asimismo, se ha provocado la contaminación de la miel chilena, impidiéndose su venta como orgánica en Europa.

Ubicación de cultivos transgénicos en Chile

Gracias a la presión de RAP-AL y al consiguiente fallo del Consejo para la Transparencia, desde el año 2012, el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) entrega información sobre la ubicación de los cultivos transgénicos, la que antes era secreta.

Es así como se dio a conocer la ubicación de 28 de las 32 empresas de cultivo de semillas transgénicas que operan en el país, permitiendo al Consorcio Apícola elaborar el Mapa OGM, primer plano georreferenciado que revela su ubicación en Chile a través de Google earth.

Policía de semillas en Chile: ¿ciencia ficción?

Campañas ciudadanas como Yo No Quiero Transgénicos y el trabajo de organizaciones ambientales y campesinas como RAP-AL-Chile, el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) y la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri), son voces de alerta frente a la tramitación de esta ley en el congreso.

Aunque este sombrío panorama puede parecer ciencia ficción —lo que ha inspirado la película independiente Seed Police— de aprobarse esta ley, no se podría intercambiar semillas, pudiendo establecerse —como en Canadá y otros países— la policía de semillas, “donde se persigue al productor que de algún modo se haya contaminado con los genes de esas semillas que estaban en un potrero o predio vecino”. Al encontrar esos genes en sus propios cultivos, estas policías actúan requisando los sembradíos o las semillas o los productos elaborados con los elementos que se hayan cosechado.

La industria puede, sin embargo, ofrecer opciones sustentables. La compañía mexicana Chipotle desarrolló una campaña publicitaria que incluye la inspiradora animación The scarecrow, la que bajo el lema de Comida con integridad da una vuelta de tuerca al tema, dejando abierta la reflexión final a quienes consumimos. ¿Alimentación consciente? Lo queramos o no, vivimos en la aldea global. Por la tanto, no es una utopía, es la única opción que finalmente quedará.

——

Claudia Milet

 

@ER