Diario Digital

Mireya Villanueva: verduras para su gran familia

10 octubre 2013. Mireya Villanueva Barrientos es casada, tiene 4 hijos y vive en Río Bueno.

Quizás dos características de una persona o de alguien que emprende un negocio sean la constancia y ser feliz con lo que hace… Estas son las dos palabras que podrían resumir la vida de trabajo y esfuerzo que han llevado a esta mujer a sustentar su hogar y educar a sus hijos, ya que su esposo sufrió una enfermedad que le impide trabajar.

Mireya Villanueva tiene un puesto de verduras y frutas en la feria libre de la ciudad. Su vida trascurrió inicialmente en el campo, donde cultivaba una huerta para autoconsumo. Posteriormente, comenzó a producir en un predio en el que trabajaba. De eso hace ya 40 años. Finalmente se traslada a la ciudad, pero manteniendo la venta de verduras y frutas y trabajando todo los días en la feria libre.

De a poco se fue interesando más en el negocio de la verdura: adquirió capacitación en venta y atención de cliente, gracias a un programa para Jefas de Hogar de la municipalidad. Ha recibido varios premios y reconocimientos por su trabajo, nos cuenta Mireya, lo que la tiene contenta en esta labor que realiza con todo cariño y dedicación hacia sus clientes: “para mí esto ha sido una felicidad muy grande. Hacer lo que más me gusta hacer y además, gracias a este trabajo, he podido salir adelante sola, con mis 4 hijos, tengo mi hogar….cada clavo es producto del esfuerzo de mis propias manos. A pesar que he vivido momentos muy duros, como cuando, en un incendio, se me quemaron todas las cosas con las que trabajo en la feria… Me levanté nuevamente y salí adelante gracias a Dios, sin ayuda de nadie”.

-¿Qué la diferencia de las demás personas que venden sus productos en la feria?

-Uno tiene que formar su clientela y ser agradecida por las personas del campo, que son las que llegan principalmente a comprarme. Hay un vínculo de mucho cariño. Para mí, la atención de mi clientela es las gran diferencia que puedo tener con las demás personas que venden, porque yo los veo como si fueran parte de la familia de uno y a ellos los cuido”.

Actualmente, la mayor parte de la mercadería que vende no es de la zona sino del norte. Esto es -según Mireya- porque el pequeño agricultor ha dejado de hacer esas grandes huertas de antes pensando vender sus productos, principalmente por el precio que no permite competir. Eso ha llevado a que las personas hoy destinen sus huertas exclusivamente al autoconsumo.

 

@ER
Recent Comments