Diario Digital

Idepa vs Indap: Grandes Anuncios…Sólo nombres parecidos

24 septiembre 2013. Por Santiago Gacitúa, biólogo marino de la Universidad de Concepción y gerente de Anapesca AG.

A más de un año del anuncio realizado por el Presidente Piñera respecto de la creación del Instituto de Desarrollo de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (IDEPA) o más conocido como “Indap pesquero”, recién esta semana comenzará su revisión y votación en la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados. El proyecto, que ha sido catalogado por algunos dirigentes y parlamentarios como una de las más sentidas demandas de la pesca artesanal, pretende crear una nueva Institucionalidad que vendría en apoyo del alicaído sector pesquero artesanal, quienes ante la baja en la abundancia de la mayoría de los recursos pesqueros requieren de fuentes de apoyo que les permitan diversificar su actividad, mejorar su comercialización y poder acceder a financiamiento para desarrollar proyectos asociados al sector, entre otros objetivos.

Lo anterior, no dista de la visión general que existe respecto de la pesca artesanal y sus necesidades. Sin embargo, esta posibilidad de crear una nueva institución no puede quedar sólo en el nombre pretendiendo que con aglutinar algunos fondos y establecer ciertos objetivos se logrará generar la institución potente que requiere y se merece la pesca artesanal.

Al analizar el proyecto de ley queda claro que el financiamiento del IDEPA o Indap pesquero ($744.779.000.-), sólo corresponde a la reasignación de los dineros que han venido siendo asignados al sector, a través del Fondo de Fomento de la Pesca Artesanal (FOPA) dependiente del Sernapesca y del Fondo de Administración Pesquera (FAP) dependiente de la Subsecretaría de Pesca, en un nuevo fondo único manejado por el IDEPA. Lo anterior dista radicalmente con el financiamiento del Indap ($209.621.431.000.-, casi 210 mil millones más que el IDEPA). Al no considerar la inyección de recursos frescos resulta muy difícil que este nuevo organismo logre ser el real apoyo de este sector productivo y probablemente terminará como una oficina que entrega bonos y/o proyectos asistencialistas.

El no contar con un financiamiento adecuado impide su presencia regional, lógica centralista que no proporciona el real apoyo al desarrollo de las comunidades costeras del país, lo que a todas luces no permitirá definir políticas públicas sin tener la visión de lo que ocurre a nivel territorial, más aún en el caso de la pesca. Lo anterior, se suma a la casi nula posibilidad de contar con los recursos humanos necesarios para una cobertura territorial que asegure llegar a lugares generalmente alejados de los centros urbanos como son las caletas de pescadores.

Si se quiere realmente desarrollar la pesca artesanal, se debe crear un organismo potente en materia de apoyo a la pesca artesanal, que se encuentre financiado en la ley de presupuestos. Dicho Instituto debiera contar al menos con un Consejo Directivo que asesore al Director Ejecutivo y que determine las líneas de financiamiento con planes de mediano y largo plazo que ejecutará el IDEPA, idealmente independiente del poder político de turno.

En este punto destaca lo implementado en el INDAP (Art. 15, Ley 19.213) donde existe tanto un Consejo Asesor Nacional como uno Regional, quienes apoyan al director nacional y los directores regionales en su labor.

Este IDEPA debiera contar con mínimo 6 oficinas regionales o macrozonales a lo largo del país, abarcando la variedad y particularidad de la pesca y acuicultura de pequeña escala que existe en Chile. Se debiera homologar lo desarrollado en el INDAP donde existen funcionarios que actúan como delegados territoriales, y que permiten desarrollar programas o entregar asistencia técnica y/o transferencia tecnológica a nivel local. Ejemplos de esto son los Servicios de Asesoría Técnica de INDAP (SAT-INDAP) o los Programa de Desarrollo Local (PRODESAL) ligados a los municipios agrícolas y que pudieran ser homologados en aquellos municipios pesqueros (PRODESAL pesqueros).

Finalmente, un punto central del requerimiento de la pesca artesanal corresponde al acceso al crédito, situación que el proyecto de ley no aborda y sólo establece que facilitará el acceso al mismo mediante la suscripción de convenios con otras instituciones públicas o privadas, lo que se contrasta con lo desarrollado en el Indap donde dicho organismo puede otorgar asistencia crediticia a sus beneficiarios, pudiendo ésta extenderse incluso al financiamiento del enlace necesario.

Es de esperar que nuestros parlamentarios en este proyecto de ley trabajen por el real desarrollo del sector pesquero artesanal, ya que en las últimas décadas han sido los pescadores artesanales los más golpeados con la administración cortoplacista de los recursos pesqueros y legislaciones a medida, como la recientemente aprobada ley de pesca o ley Longueira.

@ER
Recent Comments