Diario Digital

La clave es información fidedigna

25 agosto 2013. Richard Ríos, Seremi de Salud Región de Los Ríos

En los últimos días, nuevamente ha surgido en los medios de comunicación y en la opinión pública, la discusión sobre los supuestos efectos negativos de las vacunas a raíz de la idea errónea que contendrían mercurio y por ende riesgo de Autismo. De hecho, algunos países que inmunizando a los niños con vacunas libres de Timerosal, las cifras de autismo en los niños con esta medida siguen en aumento.

Nuestro Plan Nacional de Inmunizaciones (PNI) contempla sólo una vacuna que contiene Timerosal, la Pentavalente, pero en concentraciones que en la práctica son indetectable y para la Organización Mundial de la Salud –OMS- no representa riesgo para la salud. Es más en el 2013, la FDA, emitió un documento informativo respecto a la seguridad del Timerosal.

Nadie puede negar que la introducción de las vacunas en el país, han significado la erradicación de una serie de enfermedades que con anterioridad cobraban cientos de vidas. Hoy sus efectos pasan desapercibidos, pero representan una herramienta que en Salud Pública han significado un impacto mucho mayor que los antibióticos en el control de las enfermedades.

Hablamos de ellas sólo cuando aparece un leve efecto adverso o al asociarse a un compuesto como el Timerosal, que el cuerpo metaboliza a etilmercurio, compuesto que históricamente se usó como preservantes en las vacunas multidosis y que hoy no está presente, o a lo más en trazas residuales producto de su fabricación.

El ministerio de Salud ha sido claro en señalar que ellas son de muy buena calidad, ya que responden a las exigencias de la OMS y tienen el resguardo científico suficiente para dar cuenta de su inocuidad. Es decir, las vacunas que suministra el ministerio en su programa de inmunización desde la niñez hasta los adultos mayores, son seguras.

Recientemente, asociaciones médicas, docentes y sociedades científicas suscribieron una declaración pública, reafirmando la política sanitaria del ministerio en esta materia. De ellos destacó el siguiente párrafo que debe llevarnos a la reflexión: “Los padres tienen el derecho de tomar las decisiones que estimen pertinentes en el ámbito del cuidado de sus hijos, pero estas decisiones deben estar fundadas en información fidedigna y clara” ( Diario El Mercurio).

Los especialista agregan “ …las Sociedades, Instituciones y Médicos Especialista abajo firmantes,

advierten del peligro de no vacunar a un niño dado el riego de enfermedades que pueden lisiar o causar la muerte y que se previenen con las vacunas”.

Cabe recordar que en su minuto, Inglaterra vivió una polémica similar, específicamente contra la tos ferina lo que provoco una baja desde el 81% hasta el 31% en la adhesión a la vacuna, provocando un aumentó en los brotes epidémicos de esta enfermedad, más aún causaron la muerte de muchos niños.

Por ello pido a la comunidad tener confianza en los organismos que tiene por misión cuidar la salud. Se trata de una responsabilidad individual, pero que afecta al colectivo, ya que para lograr el bloqueo sanitario se requiere que más del 90 por ciento de la población objetivo esté vacunada.

El programa nacional de inmunizaciones necesita mantener las flexibilidades correspondientes para poder ir adaptándose a los cambios en el tiempo. Establecer una legislación que rigidice este programa y que le impida utilizar todas las herramientas es absolutamente inconveniente.

@ER
Recent Comments