Diario Digital

INJUV Los Ríos certificó a jóvenes de Futrono que participaron en taller de Educación Ambiental

Estudiantes del Colegio María Deogracia aprendieron a conocer, reconocer y valorar el patrimonio natural a nivel global y local.

El Instituto Nacional de la Juventud de Los Ríos certificó a estudiantes del Colegio María Deogracia, de la comuna de Futrono, que participaron en el taller de Educación Ambiental denominado “Vida, conocimiento y conservación”. La entrega de los diplomas se realizó durante el acto de celebración del Día de la Tierra, que convocó a toda la comunidad escolar y contó con la presencia de la directora regional del INJUV, Mónica Jara.

En la oportunidad, Jara destacó que “creemos firmemente que la participación de los jóvenes es importante en todas las esferas de la sociedad, desde participar en un club deportivo, en una junta de vecinos, hasta estar preocupados de temas tan relevantes como el medioambiente. En este taller pudimos trabajar con 25 alumnos, quienes hoy tienen mayor conciencia de su entorno y serán ciudadanos responsables ecológicamente”.

Las temáticas del curso se enfocaron en entregar a los jóvenes conocimiento que les permita reconocer y asimilar las características ecológicas y ambientales predominantes de su localidad, detectar las principales amenazas que podrían afectar la naturaleza que los rodea y descubrir las acciones que ellos pueden adoptar a fin de aportar al cuidado del medio ambiente.

Al respecto, la licenciada en Biología Marina y monitora del taller, Oriana Manríquez, dijo que “es importante que los jóvenes entiendan qué significa vivir en esta región que es tan rica en calidad de vida y en características ecológicas. La idea también fue que observaran algunos eventos que pueden ser problemáticos para su entorno. En este sentido, el INJUV tiene objetivos que concuerdan con los fines del taller, orientados a que los jóvenes sepan cómo aportar al cuidado del medio ambiente y a adoptar actitudes y formas que permitan solucionar problemas”.

El taller consideró tres clases teóricas y una práctica que consistió en una salida a terreno al lago Ranco, donde los jóvenes pudieron observar sus características hidrobiológicas y la presencia de distintas especies y hábitats.

 

@ER
Recent Comments