Diario Digital

Rompiendo el silencio que me enjuicio, procesó y condeno con falsos testimonios

Señor Director

Se me acusa de lo más espantoso que se puede acusar a un luchador social, un educador, y a un padre de familia.

En el mes de julio del 2011 fui acusado por un carabinero del reten de Mantilhue, localidad ubicada en Río Bueno, y donde me desempeñaba como docente de aula, educador tradicional (EIB) y encargado de la Unidad Técnico Pedagógica. Dicha acusación se formalizó a través de un parte policial, luego que estos carabineros llegaran por el rumor de una mala vecina del sector, a entrevistar a un curso determinado (8º básico ) de la Unidad Educativa. En el momento que se retiraban señala el parte policial, una estudiante de sexto básico se acerco a decirles que este profesor le habría efectuado tocaciones en la sala de clases, no precisando día ni hora. Luego que la estudiante develara esto, concurrieron a su domicilio, donde esta le hace entrega de una hoja de cuaderno con 5 nombre más, cuatro niñas y un niño.

El 08 de agosto del 2011 la PDI se posesiona en el Establecimiento con una orden verbal del fiscal Sergio Fuentes Paredes, el que es literalmente tomado, por estos funcionarios ( no se conoce de diligencia similar, ni en escuelas municipales, menos en colegios particulares pagados ). Una vez en el lugar comienzan a sacar estudiantes de las salas, es así como se recopilan una veintena de declaraciones, que me inculpan de los siguientes delitos; discriminar niños gordos (bullyng), sacar fotos de contenido erótico (actos públicos), efectuarme tocaciones delante de todos los estudiantes y haber introducido mi mano en el seno de una estudiante, en una sala de clases, y en medio de una evaluación de Ciencias Sociales. Todas estas declaraciones fueron tomadas sin presencia de un adulto. Varias de estas declaraciones escritas por la PDI fueron desmentidas por los propios estudiantes en fiscalía, otros no lo lograron ya que el fiscal se negó. Aunque la PDI dice que los niños la leyeron y luego firmaron, tengo varias en mi poder y realmente son ilegibles.

El 09 de agosto y con una carpeta bien abultada el fiscal me formalizo por abusos deshonestos, y me mando a prisión, pidiendo seis meses de investigación. Por gestiones realizadas por abogado defensor en diciembre del 2011, se me concedió una arresto domiciliario el cual duro aproximadamente 3 meses.

Luego de una extensa investigación la que se prolongo por más de un año y que no estuvo exenta de irregularidades, vicios y presiones, el fiscal Sergio Fuentes Paredes me acusó por el delito de abuso en contra de dos menores, y bajo esta acusación me llevo a juicio oral el 14 de enero del presente año. Dicho fiscal jamás respeto la presunción de inocencia, la objetividad y transparencia que debiera tener toda investigación, y el derecho a un debido proceso, es decir, siempre me vio como culpable, por lo que se dedico solo a buscar “pruebas” para acusarme. De aquí que se desprende y explica, el por que no cito a ninguna de las estudiantes que este profesor licenciara de 8º año el año 2010, curso del cual fui profesor jefe, y jamás tuve un problema, esto fue corroborado en el juicio por la apoderada que era tesorera del curso. Aclaro también que rechace abreviado ofrecido por el fiscal, hubiese significado reconocer culpas, es más ni siquiera fui a dicha audiencia.

El juicio se desarrollo en 4 días, declararon a mi favor 17 apoderados, cinco niños que estaban en la misma sala donde habrían ocurrido los hechos, cuatro profesoras, incluida la sostenedora, una persona relacionada con una institución de DDHH, un ex jefe técnico que conocían mi trabajo e intachable conducta anterior, y además la perito psicóloga criminalista Patricia Condemarin que desestimo el peritaje de veracidad a la única “ victima “ por la que finalmente se me ha condenado. Dicha peritó señaló que los instrumentos utilizados para realizar el informe en el SML, estarían obsoletos y no son confiables en sus resultados. A pesar de la experticia de la perito en el tema (25 años ), a diferencia de la psicóloga que entrevisto a la menor, las juezas del tribunal oral desestimaron el meta-peritaje, como también la totalidad de las declaraciones de mis testigos, como también certificados médicos que acreditan hernia inguinal izquierda, importante esto último, ya que de aquí surgían las interpretaciones de que este profesor se andaba tocando los genitales, cada vez que me entraba la hernia.

En mí contra declaro una docente con la que había trabajado anteriormente (2009) en la escuela de su madre, y con la cual tuve muchos problemas de abuso laboral, convivencia, por su autoritarismo y prepotencia en dirigir la escuela. Esta docente declaró voluntariamente a la PDI y en la fiscalía que yo tenía otra identidad, luego en una segunda declaración se retractaría de su primera declaración. Esta misma docente en el juicio oral negó haber declarado aquello culpando a la PDI (audio), y que habrían sido ellos quienes le habrían informado de mi cambio de nombre, situación que jamás existió.

También declararon dos profesoras del mismo establecimiento que me tenían anima aversión, por la dinámica de trabajo instalada por este profesor, y debido a las exigencias y supervisión que este profesor hacía como jefe de la Unidad Técnico Pedagógica. A mí llegada a la escuela existía un círculo muy cerrado entre todo el personal, existían muy malas prácticas, como pasearse continuamente por la escuela en horas de clases, salir al exterior a hablar por teléfono dejando desatendidos a los estudiantes, y lo más delicado no se hacía el consejo de reflexión, ni se planificaba el trabajo. Lo que señalo fue reconocido por la sostenedora de la escuela en el juicio, y por una colega normalista que tiene 40 años de docencia.

Además declararon en mí contra dos apoderados de oídas, la madre de una asistente de aula, quien envió a carabineros a la escuela (mayo 2011) y otro apoderado que inicio su declaración diciendo, que jamás me había visto, que no me conocía.

Una de las docentes que declaró en mi contra, es a la que siempre he señalado como responsable de toda esta infamia, ya que fue esta persona quien en abril del 2010, y por supuestas quejas de estudiantes, comenzó a indagar en los diferentes cursos sobre mi comportamiento, lo que claramente apuntaba a levantar dudas sobre mi conducta, de lo contario su actitud como profesora jefa de las niñas hubiese sido; aclarar de inmediato la situación con el profesor, poner el hecho en conocimiento de la Directora de la escuela, y/o llamar a los papas de la estudiante para aclarar el entredicho, la profesora en cuestión solo se limito a generar un rumor entre los estudiantes y la comunidad educativa, situación de la que me entero después de varios días, tomándolo como lo que para mi parecía un rumor mal intencionado. En declaración prestada ante fiscalía mi acusadora, señala justamente lo expuesto acá, que en el mes de abril del 2010 alumnas de su curso (6º básico) le habrían señalado que el profesor recién llegado se habría acercado demasiado a ellas, y que incluso les habría tomado el cuello, su declaración variara notablemente en el juicio. El resto del año transcurrió en forma normal, y nada me hacía presagiar que una acusación de mayor envergadura se podría desatar en mí contra. Transcurre abril del 2011, y esta misma docente realiza una reunión con un grupo de apoderadas del curso donde es profesora jefa, un 8º básico; esa así como se reflota el tema, y se me hacen las horripilantes acusaciones, que ya he mencionado, y por las que se me ha condenado.

EL FALLO.

Respecto del tribunal que me condenó debo decir que es lamentable y vergonzoso para la justicia, con la liviandad que se le da crédito a testigos que se presentan ante un tribunal, a prestar falsos testimonios !!. Debe ser por lo mismo, que las contradicciones e imprecisiones en dicho fallo son escandalosas. En sus conclusiones las juezas refuerzan la tesis de la fiscalía mencionando como testigos presenciales a una profesora, ya que una vez ocurrido el hecho a la menor (abril 2010) esta habría concurrido llorando a contarle a la profesora, lo increíble de esta situación es que dicha docente llegó a trabajar al Establecimiento el año 2011. Luego continúan diciendo las juezas que es de suma importancia el testimonio de un alumno de 7º básico, el cual habría VISTO, como el profesor hacia tocaciones a la supuesta victima, incluso da detalles de estas, lo curioso de esto es, que el niño que dice haber sido testigo presencial, estaba en un curso y en un pabellón diferente al de la afectada. Otra imprecisión es señalar como testigo y compañera de curso de la afectada a una estudiante de otra escuela, y que se entero de los rumores por facebook.. ¿ díganme ustedes se puede alcanzar la justicia así ?

En base a los errores señalados más arriba es que la corte de apelaciones de Valdivia acogió un recurso de nulidad que se interpuso luego de conocido el fallo. Pues bien el 05 de marzo se llevaron a cabo los alegatos para revisar mi situación judicial. La audiencia mencionada se realizo en la sala 2 de la corte, y estaba compuesta por tres magistrados como es de costumbre, y como es de costumbre también, una de las juezas dormía durante los alegatos.

Desde el fallo a la fecha se han realizado mas de 4 audiencias, en la primera de estas el fiscal Sergio Fuentes pedía que se me enviara de inmediato a la cárcel, en las otras tres se discutió una orden de arraigo que quedo sin efecto, la corte no concedió la petición del fiscal por lo que, a pesar de haber sido condenado a 5 años y un día por el tribunal oral, y por haberle tomado un seno a una estudiante, en medio de una evaluación y delante de sus 26 compañeros de aula, aun en las actuales condiciones yo podría salir legalmente del País. Para tranquilidad del señor fiscal, me presente en cuerpo y alma a la última audiencia y a los alegatos del recurso de nulidad, para que no piense que puedo darme a la fuga, aunque después de ser condenado en un juicio con testimonios falsos, hubiese sido legitimo rehusarme a aceptar un castigo, y pagar por algo que no he hecho.

Concluyendo no descarto una persecución política en mi contra pues no es casualidad que todas las personas que me acusaron sean de derecha, y estén vinculadas a una autoridad UDI de Río Bueno, el cual antes que me investigaran ya andaba haciendo comentarios de mi supuesta responsabilidad en estos ilícitos, incluso habría realizado llamados a la provincial del Ranco para que realizaran investigación. Fue así como la directora provincial de educación arribó a la Unidad Educativa el año 2011. En dicha visita dos supervisoras se entrevistaron con niños, con la totalidad de los docentes y paradocentes del Establecimiento no recibiendo denuncia alguna. Dichas funcionarias prestaron declaración en fiscalía y ratificaron esto último, claro el fiscal no lo señalo en el juicio, no le convenía y mí abogado defensor aunque sabía de estas declaraciones las considero irrelevantes, por lo demás el contexto que rodean estas acusaciones. El año 2010 había organizado un comité de asfalto para exigir de la autoridad un camino decente para el sector, después de denunciar aquello en un diario digital y de varias reuniones preparatorias, concluimos en una asamblea con los vecinos del sector, en la oportunidad le enrostre a la autoridad su inoperancia y abandono en que tenían sumida a estas personas, incluyendo en mi intervención demandas básicas que no eran satisfechas a la fecha. Paralelamente me encontraba trabajando fuertemente la educación intercultural, y organizando junto a otras personas una comunidad mapuche, en un sector como Mantilhue esto no era menor.

Por último deseo señalar, tal como les dije a las juezas que me condenaron, yo tengo mi conciencia tranquila y mis manos limpias y me declaro INOCENTE de todas las acusaciones que se me imputan. Serán ellas, quienes velan por la justicia transparente y veraz, quienes tendrán que dar cuenta ante la opinión pública y el universo, sobre su veredicto. En tanto yo seguiré luchando hasta donde me den las fuerzas para demostrar mi inocencia. Con aciertos y errores soy una persona de principios y valores, y sería incapaz de causarle daño a ningún menor, menos en un tema tan horrible como el que se me inculpa.

Sí la corte ratifica el fallo del tribunal oral iré a la cárcel y pasare a formar parte de la larga lista de inocentes condenados en este país, en donde sus gobernantes se jactan de que las instituciones funcionan a la perfección.

Tengo dos hijas, y una nieta recién nacida, que me hubiese gustado conocer. Quiero decirles a mis acusadoras/es que son unas personas despiadadas, pues el daño que han provocado no solo ha sido a mí persona, y que a pesar de que han dañado lo que mas amo: mis hijas, mi profesión, y todos mis seres queridos, mi entorno. Jamás podrán arrebatarme mi dignidad y todo lo que soy como sujeto y luchador social. Durante mas de do décadas he llevado una vida coherente con lo que creo, ligado a la formación de personas desde mis días de militante en Pastoral Obrera, Comunidades de base y organizaciones sociales, actividades en la que siempre estuve ligado a niños y jóvenes, para los cual siempre me he entregado por entero.

Sería un mal agradecido si no expresara por aquí mis agradecimientos a todos los que me han apoyado durante estos 2 años de dolor, a los que han creído cien por ciento en mi inocencia En primer lugar destacar la lealtad de mi hermana, mi cuñado, la compañera Yohana y luego el de mí ex esposa y sus padres para terminar saludando a los colegas y todos los kompas que han confiado en mí persona. Se que algunos deseaban que hiciera público esto mucho antes, sin embargo les pido disculpas, cuando se te acusa de algo que aborreces no es fácil asimilarlo en primer lugar, para luego defenderse y que te crean. A mis peñi y lamngen con los que compartí hermosas jornadas de solidaridad y lucha no saben lo importante que se tornaron cada uno de ustedes y cada una de esas actividades, pues gracias a ellas pude mantenerme en pie y salir del estado en que me encontraba. Sepan que donde quiera que vaya siempre llevare la cabeza erguida, pues no tengo nada que ocultar, infinitas gracias, por creer en este luchador social, educador y mapuchista.

Para quien fuera mí jefa y colega, una infinita gratitud, el ponerse al lado de un acusado de abusos ha tenido sus costos, lo se… sin embargo a pesar de todo, su honestidad también habla muy bien de usted. Colega, después que los malos elementos se fueran de su escuela, y con la llegada de profesores universitarios, los aprendizajes cambiaron notablemente en los estudiantes, y me alegro de haber contribuido en ello.

A mis hijas, y mi nieta todo el amor que se merecen estarán en mi corazón y en mi mente por siempre, y espero volver a abrazarlas pronto.

Jaime del Río F. Pofesor Escuela Cerro Alegre

Valdivia, 12 de marzo 2013.-

NOTA:  Cuando terminaba  de  escribir  esta nota, me entere de la   resolución de  la corte, dos magistrados  mantuvieron la  sentencia  y  el presidente  de  la  sala voto  por anular  el juicio y el fallo, la  batalla  judicial  continua,  iré a  la  CORTE  SUPREMA.

@ER
Recent Comments