Diario Digital

Defensores de la Cuenca del Ranco se unen en contra de las balsas jaula

La agrupación, conformada por miembros de las municipalidades de Lago Ranco y Futrono, además de otras organizaciones privadas, se opone fervientemente a las acciones de la empresa Marine Harvest.

Con el fin de conservar intacto el paisaje del Lago Ranco y proteger la calidad de sus aguas, integrantes de las municipalidades de Futrono y Lago Ranco junto con la Corporación Consejo Privado de la Cuenca del Ranco, distintos empresarios turísticos, juntas de vecinos y comunidades mapuche, conformaron la agrupación Defensores de la Cuenca del Ranco.

Esto porque la empresa productora de salmónidos Marine Harvest, que en 2007 se comprometió a quitar las balsas jaula, actualmente se encuentra realizando acciones para comenzar nuevamente con la producción intensiva de salmones en el lago, para lo que ingresó dos Declaraciones de Impacto Ambiental en abril de 2012.

Son dos grandes instalaciones de balsas y una planta de ensilado, localizadas en las cercanías de viviendas y colegios que además generan un tránsito importante tanto en el lago como en los caminos adyacentes, produciendo alteraciones significativas del valor paisajístico y turístico y en las costumbres de la zona, la cual ha sido declarada ZOIT. En consecuencia se cuestiona se haya fraccionado ilegalmente el proyecto en dos simples DIAs, en lugar de ingresar como un estudio de impacto ambiental.

Los Defensores de la Cuenca del Ranco aseguran que la presencia de salmonicultura en el lago lo somete a una presión ambiental extrema, introduciendo contaminación en sus aguas y destruyendo su fauna nativa por los inevitables escapes, lo que amenaza su estado de conservación así como el resto del ecosistema del que forma parte.

Además agregan que la idea de Marine Harvest se interpone directamente con los distintos proyectos y actividades que realizan las comunidades indígenas del sector, por lo que se produce una violación al Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes ratificado por Chile, que señala expresamente que este tipo de iniciativas deben serle consultadas a los pueblos originarios.

El administrador de la Municipalidad de Lago Ranco y vocero de la agrupación, Santiago Mejías, catalogó el proyecto como aberrante e incompatible con el turismo de la zona.

“Definitivamente no vamos a aceptar que una empresa, producto de su incontrolable codicia, perjudique a toda una comunidad, a todo un medio natural, exclusivamente porque ellos quieren maximizar sus utilidades. Que hagan su actividad acuícola en tierra, que la hagan en otra parte, pero que no nos dañen a todos nosotros con este proyecto que es una aberración.”

Santiago Mejías agregó que los Defensores de la Cuenca del Ranco continuarán manifestándose en contra de la instalación de balsas jaula y que todo miembro de la comunidad está invitado a unirse en pro de la defensa del lago.

—————

Denisse Alejandra Díaz Urrutia

 

@ER
Recent Comments