Diario Digital

Vecinos de Los Esteros denuncian a empresario agrícola por desvío del estero Traiguén 

-Además se quejan por la quema de rastrojos y la fumigación con productos tóxicos.

02 marzo 2021.- En Chile son conocidas las prácticas de propietarios inescrupulosos que se adueñan de las aguas de toda una comunidad, ya sea de manera ilegal o utilizando una legalidad mañosa, que -en el periodo de la dictadura- privatizó las aguas. 

Tal es el caso de Petorca, Cabildo y otros poblados de la zona central en donde los productores de paltas de exportación, como el ex ministro Edmundo Pérez Yoma, han privado a poblaciones enteras del vital elemento. Y recientemente la prensa informó de la extracción ilegal de agua en el sector Paihuano, región de Coquimbo, por parte de una empresa propiedad de Andrónico Luksic.  

Pero no solo en otras regiones del país hay poblaciones afectadas por estas malas prácticas. Sin ir más lejos, en el sector de Los Esteros, a unos 35 km de la ciudad de La Unión, alrededor de 60 familias llevan 15 días sin agua para sus animales a raíz  de que Guillermo Rademacher, dueño del fundo Cotrilla, habría desviado las aguas del estero Traiguén, que pasa por el sector.

Fuimos a constatar esta denuncia que realizó el presidente de la Junta de Vecinos del lugar, Pedro Fernández, con quien recorrimos el sector, pudiendo apreciar el grave problema que está afectando a un grupo importante de familias y sus animales, principal sustento económico para todos ellos. Además de otros problemas que tienen igualmente muy preocupadas a estas familias, tales como la quema de rastrojos en la época de verano y la fumigación de cultivos con helicóptero, produciendo daños a los pequeños agricultores del sector. 

Estero Traiguén

El principal abastecimiento de agua para las actividades agrícolas y ganaderas  es el estero Traiguén, que pasa por muchos sectores de la comuna de La Unión y que hoy está prácticamente sin agua. Muchos pequeños agricultores lo usan para regar las verduras para su propio consumo o para la venta e igualmente para la crianza de sus aves, vacunos y ovinos. La escasez hídrica ha originado una crisis que muchas veces las autoridades desconocen.

El presidente de la Junta de Vecinos del sector Los Esteros nos señala que esta sequía no la vivían desde hace unos 15 años atrás. Pero para ellos lo más grave es que el estero Traiguén esté seco producto de que en el fundo Cotrilla, que tiene  unas 3000 hectáreas y cuyo dueño es Guillermo Rademacher, se estén desviando las aguas para su uso y dejen  a los pequeños agricultores sin ella.

“Esto es grave -dice Fernández- porque nosotros con nuestros animales vivimos, ya que tenemos animales para nuestro consumo y para vender. Eso nos permite seguir viviendo, pagar cuentas. Este patrón parece que no tiene corazón, ni menos conciencia en los demás. Aquí todos somos seres vivos y queremos vivir dignamente.”

El dirigente agrega: “Esta situación comenzó hace unos 15 días y los vecinos recurrieron a mí para contarme el tema del agua del estero y que sus animales no producen leche porque no hay agua para que beban. Esto es un golpe fuerte para nosotros y más aún, que son muchos los pequeños agricultores que están siendo afectados. Aquí deben ser unas 60 familias las que están siendo afectadas por esta grave situación. Para nosotros esta situación es la  ruina, ya que si se comienzan a morir los animales por falta de agua no quedaremos con nada. Más encima muchos de nosotros tenemos créditos con INDAP y ¿cómo los pagaremos si los animales se nos mueren? 

Productora de leche

La señora Dolena Cossio tiene 69 años y trabaja su campo para producir leche. El estero Traiguén pasa por gran parte de su predio, en donde maneja una buena cantidad de animales productivos: vacas lecheras, ovejas y aves. Trabaja con sus hijos en esta unidad productiva y entrega la leche a la COLUN, donde es cooperada. Ella nos señala: “Yo llevo 47 años viviendo aquí en esta parcela y hace como unos 15 años que tuvimos una sequía así como la de hoy, pero no al extremo de ahora, que no tenemos agua para nuestros animales. Aquí manejamos 40 vacas  y este problema me está perjudicando mucho ya que la producción de leche está bajando producto de que ya no me queda agua para darles. Yo vivo de la producción de leche, aquí trabajamos con mis hijos, es una empresa familiar. Y debo pagar mis compromisos, los que se verán afectados con esta situación de falta de agua”. 

Continúa la señora Dolena: “Lo que no entiendo es que Rademacher tenga todos los derechos de agua solo porque tiene más plata que uno. Él realizó un desvío del estero y lo tiene para su fundo. Además que su campo tiene como 10 pozos. Hace tiempo atrás nosotros no tuvimos agua potable y él mismo vino a ofrecer un pozo para que tengamos agua potable los vecinos. Yo escuché que lo iban a multar y que por eso lo hizo”. 

Quema de rastrojos

Otra situación que afecta a muchos vecinos, es lo que pasa cada año cuando en el fundo Cotrilla realizan quema de rastrojos de cosechas en los meses de verano.

Pedro Fernández, quien es vecino del fundo, señala: ”Es una situación desagradable. Vivimos con nuestras casas pasadas a humo durante varios días y se hace irrespirable el aire, sobre todo cuando el viento sopla hacia nuestras casas. Aquí viven muchos adultos mayores y niños. Yo le hago un llamado a este señor a  que tenga conciencia en esas cosas. No entiendo por qué la autoridad no le prohíbe hacer quemas, más aún cuando hay personas que viven al lado del fundo”.

Fumigación 

Igualmente pudimos comprobar la situación que afectó al huerto de frutillas que tenía Marianela Fernández, quien nos relató que el año pasado, en enero, un helicóptero fumigó un raps y  el producto que aplicaron quemó toda la producción de frutillas que ella tenía para la venta. 

“Aquí el helicóptero daba vueltas y tiraba un líquido que con el viento llegó a mi huerto de frutillas. Esta plantación era nueva, había tenido su primera cosecha en diciembre. Y en enero, cuando se aplicó el producto, mis plantas comenzaron a secarse. La verdad es que no coseché nada. Las pérdidas fueron totales. Avisé a técnicos de PRODESAL de La Unión y ellos me dijeron que habían mandado una carta. Hasta el momento no tengo respuesta de nada. Lo grave de esta situación es que se debió tomar muestras de suelo y de plantas para poder saber qué producto se aplicó y ver si el químico  es residual. La verdad es que no se hizo nada de eso aquí y no sé qué se aplicó. Debí haber ido al SAG a hacer esta denuncia, pero me quedé esperando la respuesta de mi PRODESAL… que nunca llegó”. 

@ER

Comments are closed.

Recent Comments