Diario Digital

Empresa Ultu responde a críticas de vecinos del sector norte de La Unión

11 diciembre 2020.- Diario El Ranco publicó hace algunos días una serie de denuncias que hacían vecinos del sector norte de La Unión respecto a la contaminación acústica y eventualmente química que producía allí la planta Ultu, propiedad de Chile Panel S.A. (Ver http://www.diarioelranco.cl/2020/12/07/vecinos-del-sector-norte-de-la-union-reclaman-por-contaminacion-acustica-y-quimica-que-genera-empresa-chile-panel/)

Quisimos igualmente conocer la postura de la empresa respecto a estas críticas, para lo cual conversamos con el director ejecutivo de Chile Panel, Fernando Hartwig, quien hizo los siguientes descargos: 

-¿Cómo ha tomado usted esta denuncia ciudadana hacia su empresa?

 -Es bueno aclarar algunas cosas desde el principio. Cuando hablan de contaminación del agua, quiero ser muy claro: nuestros procesos industriales no utilizan agua, en ninguna parte del proceso.

-¿Y ese líquido que se le aplica con aspersores  a la madera acanchada en trozos?

-Antiguamente, la planta que había acá era una planta que tenía dos  aserraderos y una fábrica de tableros un poco diferentes a los nuestros, que se llaman MDF. Ellos irrigaban todas esas cosas y con cantidades muy grandes de agua. Ahora, ¿por qué lo hacían? Porque así disminuían la posibilidad de que se les manche la madera, sobre todo la madera aserrada. 

Nosotros no tenemos ese proceso, no tenemos aserraderos. Lo único que tenemos es una fábrica de tableros que en su proceso industrial no genera ningún tipo de líquido. Así que nosotros no tenemos nada que ver con el tema de la contaminación del agua. 

-Los vecinos también se quejan de ruidos molestos, sobre todo en la noche.  ¿Qué les respondería usted?

-Nosotros cuando nos instalamos acá, hicimos mediciones de sonido en distintas etapas, en la construcción y después en la operación. Puntualmente, hubo una máquina a la que se le desprendió el sistema de atenuación de ruidos, que es un ventilador y eso fue lamentablemente la semana que vino a fiscalizar la Superintendencia de Medio Ambiente, pero fue un ruido muy puntual, que se solucionó y ya no existe. 

En esta planta, la máquina que más ruido produce es la que fabrica la astilla, la que se usa de base para el tablero que se fabrica aquí y el descortezador. Nosotros trajimos de China una millonada de tableros aislantes especiales y nos dimos el trabajo de insonorizar todo el galpón, que está cerrado por todo lados y afuera no se escucha ruido. Estas máquinas son muy ruidosas, pero no tienen ruido externo. 

Por lo tanto, independiente de las mediciones que haga la autoridad fiscalizadora nosotros vamos a hacer nuevas mediciones, sobre todo que ahora hicimos esa reparación. Yo creo que el nivel de ruido que tenemos nosotros no es mayor que ninguna otra industria. 

-¿El informe de la Superintendencia de Medio Ambiente está bien hecho?

-No es bueno polemizar antes de recibir oficialmente, pero hay temas ahí …es muy técnico. Hay un ruido base que son las casas, los talleres, los vehículos que pasan por la carretera. Ahora, ¿cuánto más aumenta usted el ruido con su industria? Ese ruido base se mide cercano a la industria, al lugar. Y este ruido base lo fueron a tomar a 500 metros de la planta, en la mitad de un potrero, cuando había cuarentena y  no se podía andar en la calle y cuando había toque de queda, donde no había ningún auto circulando. Probablemente, ese ruido base arroje un valor tan bajo que no perjudique en todas las otras mediciones que se tomaron. 

-El polvillo que llega hasta las casas de los vecinos y a las poblaciones aledañas y que muchos inhalan al respirar y además se integra al medio ambiente, ¿se ha podido evaluar su contenido y si es nocivo para los seres humanos y la naturaleza?

-La verdad es que, antiguamente, esta planta producía muchísimo aserrín,  porque todos estos tableros que usted ve acá se lijaban por las dos caras y el 10% del material se transformaba en aserrín. Esto aquí era un polvorín de aserrín y quedó en muchos lugares polvo del antiguo proceso. Nosotros sacamos muchas camionadas de lo que había sido antes. Nosotros, lo que producimos es una astilla tan grande que no es volátil como el producto que había antes, por lo tanto, la cantidad de polvo que nosotros producimos es realmente pequeña y se trata nada más de aserrín que no tiene aditivos. Es el mismo que usa una barraca. Nosotros aquí tenemos 4,5 hectáreas bajo techo, donde están los procesos de las 10 hectáreas totales. Así que es muy difícil que nosotros estemos llenando el ambiente con este polvo y si se ha sabido algo, hemos tomado toda las medidas de mitigación y vamos a seguir tomándolas. Es solo aserrín y la gente de la zona sabe que no mata y además, que no son grandes cantidades. 

Nosotros hemos medido todo esos parámetros y nos han venido a medir en varias ocasiones. 

-¿La planta se encuentra con sus permisos ambientales al día?

-Esta planta cuenta con todos sus permisos al día.

-¿Ustedes están trabajando con los permisos antiguos que tenía Polincay (la industria que estuvo anteriormente en esas instalaciones)?

-No, estamos con los permisos nuestros. Nosotros pedimos el cambio de titularidad como se llama, así es que nosotros tenemos nuestros propios permisos.

@ER

Comments are closed.

Recent Comments