Diario Digital

Vecinos de Caupolicán y Aldea Campesina se movilizaron por sus demandas

15 septiembre 2020.- Alrededor de unos 40 pobladores de los sectores Caupolicán y Aldea Campesina se tomaron esta tarde las esquinas de Padre Hurtado y Ricardo Boettcher, en La Unión, cortando el tránsito de los vehículos por breves momentos de manera pacífica.

Según indicaron, estas movilizaciones se mantendrán en el tiempo hasta que sus demandas sean resueltas y puedan acceder finalmente a una vida digna.

Recordemos que estos sectores tienen serios problemas de sanidad producto de que la empresa que realizaba allí trabajos de alcantarillado quebró dejando el trabajo inconcluso. Y la gota que rebalsó el vaso fue el incendio del día de ayer, pues el personal de bomberos se encontró con que no había agua en los grifos, lo que determinó finalmente el incendio de dos casas y dejó a un adulto mayor con quemaduras en sus brazos.

Respecto a la actividad de esta tarde, Mónica Ojeda, presidenta de la Junta de Vecinos Caupolicán Alto, señaló a Diario El Ranco: “Hemos comenzado con esta movilización en las calles para llamar la atención de las autoridades por el tema del alcantarillado y el grave problema sanitario que afecta al sector. Este problema afecta a todos los que vivimos aquí, los pobladores de Caupolicán y Aldea Campesina. Necesitamos una solución urgente. Terminar el proyecto que quedó inconcluso para ir solucionando en parte los problemas que las familias tienen”.

Respecto a Caupolicán Alto, señaló que “es un sector de la ciudad que ha ido creciendo con el tiempo, gracias al esfuerzo de la gente, y también han ido llegando más familias a vivir a este lugar. Esperemos que estos problemas se vayan solucionando, ya que ahí queda mucho por hacer. El gobierno debe ponerse las pilas y de una vez por toda resolver el problema sanitario de alcantarillado y agua potable que nos afecta”.

Consultada respecto a las declaraciones del alcalde Pinuer informando que habría solicitado al Ministro de Salud declarar zona de emergencia sanitaria en el sector, la dirigenta indicó: “Esperemos que sea así, para que nos den una solución. Por último, que descarguen las aguas servidas que están rebalsando a las calles”.

Por su parte, Miriam Vásquez, secretaria de la Junta de Vecinos  Aldea Campesina, se refirió a las causas iniciales de la actual emergencia sanitaria en el sector: “Los problemas comienzan desde que la empresa García Gross comenzó los trabajos de alcantarillado en el sector y luego se dio a la quiebra. Los trabajos quedaron a medio terminar e intervinieron nuestros alcantarillados, con lo cual nos dejaron con los tubos tapados. Por ende, los vecinos están con la caca hasta el cuello, dentro de sus casas y en los patios”.

Vásquez agregó: “Lo que ahora necesitamos es que las autoridades declaren una alerta sanitaria para el sector Caupolicán y Aldea Campesina, ya que el municipio no cuenta con los recursos económicos para solucionar el problema. Ahora nos apura que puedan limpiar nuestro alcantarillado y fosas sépticas. Nosotros aquí en la Aldea somos 160 familias afectadas, y con este problema no damos más, es desesperante y da mucha impotencia no poder hacer nada ni que nadie nos ayude. Aquí no se esta pidiendo nada, solamente una alerta sanitaria para bajar los recursos económicos y poder seguir en el día a día. Aquí hay infecciones, tenemos el tema del Coronavirus y ahora se están enfermando los pobladores del estómago. Hay personas que despiertan con dolores de cabeza por los olores y es por toda la contaminación que hay, por el olor a caca.  Lamentablemente el olor se siente aquí, no se siente en las casas de las autoridades, por eso no se preocupan de nosotros”.

Agua Potable

Finalmente, la dirigenta se refirió a la situación del agua potable, lamentando que deban recibir este servicio de la empresa ESSAL: “Lamentablemente, para poder avanzar a los tiempos de hoy -digámoslo así- teníamos que entrar a tener agua de ESSAL, pese a tener nosotros nuestra propia agua potable.  Pero ahora tendremos que dejarla de lado para poder recibir el agua potable de ESSAL, que es una empresa que presta un mal servicio y no solo aquí, sino en todos lados. Para el “progreso”, no podemos seguir con el sistema de agua potable que teníamos y que usted ve aquí. Esa torre de agua potable que ve usted abastecía a toda la Aldea y a otros sectores, como Cuesta Filiquechu y muchas familias más. Nosotros pagamos por esta agua, que era nuestra, unos 7 mil pesos por gasto de luz y esta agua es propiedad de las primeras 48 familias que llegaron a vivir a este sector. Ellos son los dueños absolutos de esta agua que ahora deberemos dejar de usar”.

 

@ER

Comments are closed.

Recent Comments