Diario Digital

A cuenta de los usuarios: Senado entrampa proyecto que baja ganancias de eléctricas en US$1.200 millones

05 noviembre 2019.- Si de aquí a fines de diciembre no se aprueba la Ley Corta de Distribución Eléctrica, las empresas asegurarán otros cuatro años con el actual marco tarifario, evitando una rebaja de sus ganancias de US$1.200 millones. El monto equivale al costo total de la “agenda social” que impulsa el gobierno para aplacar las protestas. El debate está frenado por reparos de los senadores Provoste y Guillier, que piden cambios estructurales al sistema de distribución. Ambos han sido asesorados por el ex jefe de la Comisión Nacional de Energía, Andrés Romero: el mismo que diseñó el cálculo de tarifas que se quiere modificar, y que inicialmente incluía los polémicos medidores inteligentes.

Así lo señala el sitio de investigación periodistica Ciperchile. Si el Congreso no aprueba la Ley Corta de Distribución antes de que finalice este año, las empresas distribuidoras de electricidad evitarán una rebaja de US$1.200 millones en sus ganancias, financiadas por las cuentas que pagan los usuarios. Esto, que va en sentido contrario de las demandas de la ciudadanía y de las políticas que se están implementando tras el estallido social de octubre, podría ocurrir debido a que la norma está entrampada en la Comisión de Minería y Energía del Senado y es probable que no alcance a ser promulgada en diciembre.

CIPER revisó las actas de la comisión y pudo establecer que, principalmente, son dos los senadores que han empantanado el debate: Yasna Provoste (DC) y Alejandro Guillier(independiente opositor). Ambos han sido asesorados por Andrés Romero, ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE) en el segundo gobierno de Bachelet, y quien en paralelo es socio de la consultora Valgesta, que presta servicios a empresas eléctricas que podrían verse beneficiadas con las ganancias que están en juego.

Romero fue uno de los principales impulsores de los “medidores inteligentes”, que se instalarían con cargo a los usuarios (con un costo de US1.000 millones), medida que fue abortada tras la publicación de un reportaje de CIPER en marzo de este año (vea esa investigación).

DICIEMBRE, EL PLAZO FATAL

Las protestas que se iniciaron el mes pasado, empujadas por las alzas que han ahogado a los chilenos, obligaron al Presidente Sebastián Piñera a anunciar el martes 22 una “agenda social” con urgencia. La primera medida que envió al Congreso fue congelar la última alza de las tarifas de la luz (de 9,2%) que había empezado a regir a inicios de octubre. La iniciativa fue rápidamente revisada y aprobada por la Comisión de Minería y Energía del Senado.

Sin embargo, en esta misma instancia descansa desde hace más de un mes la Ley Corta de Distribución, propuesta por el Ministerio de Energía y la CNE. Entre otros aspectos, la iniciativa busca disminuir entre dos y cuatro puntos porcentuales la rentabilidad asegurada a las empresas distribuidoras, que actualmente es de 10%. Además, pretende excluir a las compañías del proceso de cálculo de las tarifas.

Con estas dos modificaciones, las distribuidoras dejarían de recibir unos US$1.200 millonesde ganancias en cuatro años, monto que saldría directamente del bolsillo de los consumidores, con cargo a la cuenta mensual.

Para leer la investigación siga este link.

A cuenta de los usuarios: Senado entrampa proyecto que baja ganancias de eléctricas en US$1.200 millones

@ER
Recent Comments