Diario Digital

DDHH y restricciones al estado de emergencia

Por Dr. Pietro Sferraza. Académico Facultad de Derecho, Universidad Andrés Bello.

21 octubre 2019.- A raíz de las protestas del 18 de octubre en la capital, el Presidente de la República Sebastián Piñera ha decretado el estado de emergencia en algunas zonas territoriales de la Región Metropolitana.

La facultad de decretar un estado de excepción está reconocida al Presidente por la Constitución. Lo más delicado en estas situaciones es la restricción o suspensión de algunos derechos fundamentales.

En el estado de excepción se autoriza la limitación de la libertad de desplazamiento y del derecho de reunión. Sin embargo, la titularidad de estos derechos no se pierde, sino que sólo se limita su ejercicio. Respecto de la libertad de desplazamiento, sólo se autoriza a controlar la entrada y salida de la zona declarada en estado de emergencia y el tránsito en ella. La interpretación estricta de esta facultad obliga a concluir que los militares no pueden detener a una persona, sino en cumplimiento de las garantías constitucionales, esto es, en una situación de comisión de delito flagrante. Además, se faculta a la autoridad militar a autorizar la celebración de reuniones en lugares de uso público. La práctica de estas restricciones está sujeta al cumplimiento de varios estándares consagrados en tratados internacionales de derechos humanos del sistema interamericano y universal, además de haber sido desarrollados por la jurisprudencia y práctica internacional. Entre otras medidas de salvaguarda, la puesta en marcha de una limitación en concreto debe cumplir con los principios de legitimidad en relación con el fin perseguido, necesidad, idoneidad y proporcionalidad estricta. Es indispensable que se realice un control judicial sobre toda limitación al ejercicio de los derechos fundamentales, especialmente, respecto de las personas que han sido detenidas en las manifestaciones, quienes tienen derecho al respeto de todas las garantías de las personas privadas de libertad.

Finalmente, debe subrayarse que todas personas pueden ejercer legítimamente el resto de derechos humanos que no ha sido limitado por el estado de excepción, entre los que se puede mencionar a modo de ejemplo, el derecho a la vida, el derecho a la integridad y a la prohibición de la tortura, el derecho a un debido proceso y tutela judicial efectiva y la libertad de expresión.

 

 

@ER
Recent Comments