Diario Digital

Del lago Huishue al lago Gris, un paraíso oculto en la cordillera del Ranco

lago-huishue07

Foto: Lago Huishue

Escrito por Cristian Flández. Fotografías: Alejandro Moenne_loccoz y Felipe Kunnstman.

Hace varios años habíamos escuchado historias sobre las enormes truchas que poblaban algunos los lagos andinos al interior de la zona del Ranco, claro que para llegar hasta ellos no hay caminos, sólo senderos para caminatas en una excursión por las cordilleras asimilable a una muy modesta versión chilena de lo que puede ser un Discovery Channel.

Fue así que llegado el día, cargamos nuestros rústicos equipos y nos fuimos rumbo a la ciudad de Futrono, algunas horas después, por fin llegábamos a Riñinahue, tomamos el camino hacia la zona cordillerana de Rupumeica Alto, la ruta va bordeando el río Contrafuerte;  Los Venados aquí se presenta perfecto, de correntadas cristalinas y aguas medias con arcoiris de buenos portes, y aunque sabiendo de esto, seguimos nuestro camino.  Luego pasamos el puente Soto Vio, aquí hay un cruce hacia Rupumeica Alto, y otro que va hacia las azufreras o géiseres de Puyehue, se puede ir en camioneta muy cerca de estos fenómenos naturales por el norte del cordón del Coulle, dentro del Parque Nacional Puyehue.  Esta zona es de origen volcánico, rodeado por bosques subandinos, y donde se puede continuar recorriendo por el sendero de treeking, habilitado precariamente por particulares, ya que la presencia de Corporación Nacional Forestal (Conaf) es prácticamente nula.  Este sendero de caminata, cruza la totalidad del parque desde el lago Ranco-Riñinahue, hasta cerca de la zona de aduana en Pajaritos.

 

lago-huishue02

En Rupumeica Alto dejamos la camioneta, y  luego de revisar nuestros waders, equipos, cañas, carretes, moscas, sacos de dormir, ropa para el frío, linternas, los infaltables cabernet y una infinidad de cosas más, las que terminaron por sumar algo más de 14 kilos de peso cada uno, recorrimos los primeros cuatro kilómetros por un camino privado hasta la rivera sur del lago Huishue,  que es donde comúnmente llegan las pocas personas que visitan esos confines,  y de donde están tomadas prácticamente todas las imágenes del lago Huishue, excepto las nuestras, pues nosotros llegamos a los pies de una enorme torre cordillerana, donde desaguan algunos ríos, y donde se emplaza un salto de agua.  El recorrido comenzó a sentirse, el sobrepeso y nuestra falta de preparación física empezó a ser evidente.   El cansancio nos obligó a detener nuestra marcha cada vez con más frecuencia,  pues el pequeño sendero hacia el lago Gris, va subiendo de altura y pasando por unos lugares paradisíacos, bordeando el valle del río Melipue.  Un primer mallín se nos presentó al borde del sendero con las primeras Lengas que nos indican que vamos en altura.  Bajo los árboles de avellanos silvestres, los rastros de jabalí se presentan por todos lados, según un lugareño, es común ver estos animales, los que conviven con la fauna nativa propia de esta zona montañosa.

Pasamos por un puente donde no corría agua, pero que durante el invierno es por donde desagua el lago Huishue.  Este cuasi río se une mas abajo al río Melipue, un fenómeno curioso en la naturaleza, pues este lago no tiene un río de desagüe permanente, en tanto que, de forma subterránea, más abajo produciría los llamados «Ojos del Huishue», algo realmente extraño.   Siguiendo el sendero del Melipue, siempre hacia la frontera con Argentina, existen hermosos ríos cordilleranos.  Los pequeños arroyos de no más de un metro de ancho, al pisar la turba del borde, hacía que se movieran las truchitas a gran velocidad.  Estos pequeños arroyos llegan al río Melipue, que a su vez vienen de lagunas cordilleranas.  El agua era cristalina y muy fría. Al parecer difícilmente alguien ha pescado en estos lugares, al menos no hay registro alguno, aunque sabiendo de la existencia de una laguna con grandes truchas a corta distancia del Melipue, continuamos la caminata entre las ansias por llegar a nuestro destino.  Las expectativas de las truchas gigantes que habíamos oído que habitaban estos lagos andinos, por sobre los siete kilos que nos contó Felipe que había visto en una visita anterior al lugar. (gracias a él logramos realizar este viaje, pues conocía la zona, y debo señalar que si equivoca el sendero es fácil perderse en plena cordillera de los Andes). Llegamos hasta un cerco, que según nuestro criterio, debe ser el limite del fundo y donde comenzaría la parte norte del Parque Nacional Puyehue.  Comenzamos a subir siguiendo un angosto camino.  Hasta aquí llevábamos varias horas de caminata y continuamos subiendo una larga cuesta, un esfuerzo que por mí hubiera dejado la mitad de las cosas que llevaba en la mochila tiradas para alivianar el peso,  Una vez en la cima fue que decidimos llegar hasta aquí, y dejar el lago Gris para otra oportunidad.  Estábamos a escasas tres horas de este lago, pero el cansancio pudo más, las mochilas y equipamiento de treeking inadecuado nos pasaron la cuenta.  Descendimos entonces a los ríos que desembocan al lago Huishue, cruzando un bosque de caña de Colihue.

lago-huishue06

Lagos Andinos, Lagunas y Ríos

 Río Chol Chol, viene de los lagos Gemelos y en tanto el río Blanco viene del lago Gris,  es frecuente que enormes truchas del lago queden «apozonadas» en estos ríos cordilleranos después del desove, cuando sus caudales bajan considerablemente.  En tanto, nuestro campamento lo armamos cerca de ahí.   Felipe no tardó en tener los primeros piques, todas truchas grandes; mientas que Alejandro con su Woolly verde oliva, de los primeros cinco lanzamientos en la boca del primer río, tubo tres picadas y devolvió hermosas arcoriris de lago.  Ya era tarde y la noche nos invitaba a comer y beber algo, la felicidad nos embargaba a todos.  Realmente el silencio, el cielo estrellado de verano, la lejanía de la civilización, reflexionando de los muchos lugares que hemos pescado en Chile y en Argentina,  jamás nunca habíamos tenido la oportunidad de pescar un lugar casi virgen, ríos tan limpios que bebíamos agua directamente del afluente, sin ningún tipo de contaminación, ni pescadores cerca y con truchas salvajes.  Algo ya muy difícil de encontrar, y  lo más perecido a una piscicultura natural, como lo son estos lagos andinos, de un enorme potencial turístico no sólo para el fly fishing, si no que para el treeking, caza mayor, aguas termales, vulcanología, fotografía, etc.; con cordilleras de bosques vírgenes que se han conservado ocultos, quizás gracias a lo alejado e inaccesible.   La ausencia de población ha hecho que el Estado no se halla ocupado esta parte del territorio y su presencia e interés en ella es nula. 

El clima es particular, los fríos son intensos, al punto que tuvimos que dormir con los waders puestos y muy abrigados; aun así la baja temperatura se hacía casi insoportable.  Debo señalar que durante el inverno, el área queda cubierta de nieve, como dijo un amigo, despertamos con la cara llena de risa producto de la helada.   De amanecida Cristian armó su caña número siete y un shoting head de hundimiento rápido,  un par de lanzamientos y ya había capturado la primera trucha de la mañana.  Posteriormente clavó otra enorme trucha y un sólo tirón bastó para que se llevara la Woolly negra.   Hacía varias temporadas que no era testigo que una trucha cortara el líder, por lo que las expectativas iban en alza.   En tanto, Felipe no tardó en tener sucesivos piques y otra hermosa saludable trucha arcoiris fue liberada.

lago-huishue08

Durante la jornada de pesca recorrimos los bordes del lago Huishue, donde incluso pudimos testear truchas a la vista, altamente selectivas.  Alejandro Moenne_loccoz lanzó con línea floating, pero las truchas no subieron a tomarla.  Fue en una de esas pequeñas penínsulas, donde un truchón me venía siguiendo una Woolly con patas de goma;  debo reconocer que «quedé helado», y que por alguna extraña razón, lamentablemente no tomó la mosca.  Por desgracia, no llevamos los Float Tube. Aquí son fundamentales, ya que este lago es principalmente de acantilado y con pocas playas.

Algo de Historia

A Rupumeica se puede llega navegando o por camino.  En la primera opción hay que llegar al embarcadero de Maqueo por la mañana y cruzar el Lago Maihue y la otra forma es por el camino de tierra Riñinahue-Pocura, hacia Hueinahue.  El sector es muy poco habitado, con un alto grado de aislamiento, marcado por la tragedia del naufragio de la barcaza del Lago Maihue que costó la vida a muchos jóvenes, principalmente de origen Mapuche.  Otro aspecto, son las anécdotas de sobre pasos fronterizos como Lipela,  poco más al norte por Chabranco por donde en 1949 cruzó a caballo el poeta y pensador Pablo Neruda, huyendo de Chile por razones políticas.  En tanto el paso de río Hueinahue por Rupumeica, este precisamente por donde cuatreros y contrabandistas de animales cruzaban a caballo hacia Argentina, a las estancias de las zonas de Neuquén para hacer de las suyas, y además,  ventas irregulares de maderas hacia Argentina.  Un anciano nacido y criado en la zona, nos relataba que había que tener algo mas que suerte para tomar estas rutas, pues en más de alguna oportunidad las tormentas de nieve lo sorprendieron en plena montaña, sumado a las dificultades de la cordillera , y de las muchas veces que fueron perseguidos por Gendarmería Argentina,  pues traían los rebaños de animales, y otros contrabandos por las cordilleras, a través del paso del río Hueinahue, por un sendero bien marcado, donde se llegaba al Lago Hermoso y Meliquina.  Esta práctica ya desapareció hace muchas décadas, hoy es sólo el recuerdo de una época dura de este lugar olvidado de la Patagonia.

lago-huishue05

Epílogo

Para llegar al lago y tener acceso a las demás lagunas, lagos y ríos que están dentro del Parque Puyehue, hay que sortear un breve primer obstáculo, muy difícil, pues el corto camino de Rupumeica Alto al interior de la playa del lago Huishue es privado, y los dueños ejercen su legitimo derecho, no dejando pasar prácticamente a nadie.  Así de simple.  Salvo si tiene su permiso y para ser honestos, eso es algo realmente difícil.  Muy lamentable, ya que sus propietarios perfectamente podrían  tener una perspectiva integradora, sobre todo con quienes amamos el fly fishing, la fotografía y el treeking con una visión sistémica, aunque es función del Estado, Bienes Nacionales y la Municipalidad de Lago Ranco, resolver estas dicotomías, para que se respeten ambos derechos, tanto el de la propiedad privada y las riquezas hidroeléctricas, minerales , forestales etc. y el derecho de las personas a disfrutar de los bienes de uso público más allá del borde sur del lago Huishue,  como de los lagos Gris, lagos Gemelos y lago Constancia.  En este último no vive absolutamente nadie y está en la zona norte del Parque Nacional Puyehue, y que para llegar hasta él, necesariamente hay que pasar por este pequeño tramo de  esta propiedad privada, a la entrada de Rupumeica.  

Lo bueno, que según la convención de Washington sobre Parques Nacionales que Chile firmó hace algún tiempo, es que no se puede intervenir estas zonas por grandes empresas privadas, según lo expuesto ante el Congreso Nacional,  en consulta a la Comisión de Energía y Minas, se llamo a los juristas Francisco Cumplido y el experto en Derecho Internacional, Miguel Soto Piñeiro, quienes expondrán frente a dicha comisión.  En tanto, amigos, mientras no haya acceso tendrán que conformarse con las fotografías, y ojalá algún día puedan recorrer los ríos cordilleranos, lagunas y lagos llenos de truchas de esta zona escondida y privilegiada para el fly fishing.

 

 

@ER
Recent Comments