Diario Digital

Felipe Hernández, un guerrero del amor: “Hay poco compromiso social de las autoridades hacia las personas en situación de calle”

unnamed (6)

04 junio 2015. Para liderar proyecto sociales de cambios profundos hay que tener convicciones claras, eso es lo que noté cuando por primera vez conocí a Felipe Hernández, joven unionino que ha ido forjando su carácter y amor por los que sufren a través de obras concretas, como por ejemplo ir a darle un café, un pan o comida a las personas en situación de calle, en las frías noches de La Unión.

¿Quien es Felipe Hernández?

Felipe lideró un grupo de jóvenes de diversas organizaciones sociales que sienten la convicción de ayudar a las personas en situación de calle en nuestra comuna a través de la fundación Jovecam.

Con variados documentos en las manos, Hernández nos comenta este largo camino que ha tenido que recorrer, donde ha visto la ambición de poder, egos, faltas a la verdad y el poco o nulo compromiso social de las autoridades comunales y regionales hacia las personas en situación de calle.

Nos comenta Felipe “este camino ha sido de soledad y solo apoyado por las personas que realmente sienten que no hay crecimiento real, sino no se crece socialmente y creo por lo visto hasta ahora, solo nos preocupamos de inaugurar puentes, infraestructuras etc. Y de las personas que sufren nadie se acuerda, tienen que seguir esperando”.

Hernández nos cuenta que “El 28 de agosto del año 2014, solicitó formalmente a la Alcaldesa María Angélica Astudillo y haciendo uso de mi derecho de ciudadano, un pronunciamiento sobre esta problemática social, misiva que no obtuvo respuesta. Posteriormente el 16 de octubre del mismo año, volví a enviar otra carta, pero esta vez con copia al Honorable Consejo Municipal, donde manifestaba mi deseo de exponer la realidad que vive La Unión. La misiva no fue leída en dicho consejo, pero posteriormente la concejala María Eugenia Márquez situó en la palestra el tema, lamentablemente no hubo lugar para el encuentro”.

“Ante esta afirmación quisimos saber el porqué el Municipio no consideró la fundación Jovecam y menos a las personas que viven en situación de calle”.

Nos contesta nuestro entrevistado. “No sé si en ese entonces importaba que el Municipio considerara o no a la Fundación Jovecam, lo que sí nos importaba como equipo, y nos importaba mucho, valga la reiteración, era que las personas en situación de calle sean consideradas por las autoridades competentes”

Para Felipe Hernández su narración no es fácil. Lo embargan sentimientos encontrados cuando señala que “pasamos mucho tiempo insistiendo, cerca de un año, y me atrevo a decir que fue un poco más; pero sobre todo advirtiendo y poniendo en alerta las tragedias que hoy ya han ocurrido. Aquí puedo nombrar muertes de personas en situación de calle, desaparecidos y  ataques de otras personas dejando heridos a varios de ellos y por último, quemándoles las cosas o robándoles sus pocas pertenencias.

Actos que repudiamos y que demuestran la falta de conciencia hacia estas personas. Pero me daba la impresión de que equívocamente, éramos asociados a algún movimiento político. Producto de este nulo apoyo, decidimos apostar nuestras acciones como equipo y así forjar nuestro propio camino, más difícil, pero con el tiempo nos dimos cuenta que era el correcto y que en el municipio se producía una suerte de reacción”.

¿Felipe, porque llegas a esta conclusión de que la fundación era vista como movimiento político, en circunstancias que a esa fecha trabajabas en el Ministerio de Desarrollo social en La Unión?

Felipe Hernández se extiende en la respuesta para poder contextualizar su narración. “Debo mencionar que a raíz de esta situación de insistencia fui considerado una amenaza para el Gobierno Municipal y Regional. Pero lo que más me llama la atención son los fundamentos que me entregaba el Ministerio de Desarrollo Social con respecto a toda esta situación.

Funcionarios de confianza del Secretario Regional Ministerial, me llamaron en reiteradas oportunidades para manifestar su malestar y velada amenaza sobre la actitud que mantenía hacia la Alcaldesa, María Angélica Astudillo, y me invitaban a dejar de lado la denuncia de situación de calle para que así pudiera mantener mi contrato en dicha Institución de Gobierno, esto a fines del 2014”.

Algunos antecedentes del caso:

Que ocurría en el intertanto con la gente de la calle le consultamos a Felipe. Su respuesta nos dejó impresionados, al darnos cuenta como se buscó el resquicio laboral para deshacerse de esta molestia que representaba Felipe Hernández.

Nos contesta “nada cambiaba, la gente de la calle seguía con sus graves problemas, las insistencias y lucha no cesaron todo esto mientras laboraba en el Ministerio. Por esos días dirigentes regionales del Partido Socialista me ofrecieron extender mi contrato de trabajo, siempre y cuando permitiera sumarlos a la obra que realizábamos. Mi respuesta en ese momento fue un rotundo no. Como revancha, fría y calculada, mi contrato no fue renovado. A pesar de vivir todo esto, tan incomprensible no decaímos y así juntos como grupo con todas las agrupaciones que nos apoyaban seguimos dando comida, baño y cariño a las personas de la calle. En lo personal, tuve que buscar otro destino en mi vida e irme de La Unión, para poder seguir trabajando. Esto me marcó mucho y fueron largas noches de enorme angustia y profunda tristeza que me desvelaban en la noche solitaria a muchos kilómetros de mi querida tierra unionina. Solo yó sé cuanto he llorado mi distancia y desapego natal.

7057_352746471593504_6091829985422139124_n

¿Cómo se fueron ganando la confianza de los organismos encargados estatales y el municipio?

“Nos ganamos la confianza de altos personeros que lideran nuestra región, los que creyeron en este proyecto, así en forma silenciosa apoyaban nuestra causa. El problema estaba en que por protocolo no podían desautorizar a la alcaldesa. Si se hubiese sabido habrían corrido la misma suerte mía con las persecuciones políticas por apoyar una causa social sin el apoyo de la autoridad.

Y añade Felipe Hernández “Aquí hablo como ex dirigente y como una persona que estuvo trabajando siempre por las personas de la calle, ayudar a las personas en esta situación para los políticos no es bueno, ya que no hay votos, así de simple. Es un dolor enorme experimentar la denigración de la persona, ver cómo va muriendo o desapareciendo sin que nadie se preocupe de ellas.

Me atrevo a decir que nunca es tarde para volver al dialogo, porque ser de la calle no es una enfermedad, ser de calle es una señal clara que la sociedad debe escuchar y hacerse cargo. Nadie en esta vida puede decir que jamás pasará por algo así como los que viven en situación de calle. Ahí hay personas que no han podido salir adelante por una separación, pérdida de su hogar por deudas, peleas con sus hijos o muerte de un ser querido, etc.

¿Hay muchos prejuicios en las personas de nuestra comuna con las personas de la calle y porqué?

“Claro, hay bastantes prejuicios, la gente se aleja de ellos, creen que son delincuentes, pero hay otros quienes se compadecen y sin temor alguno le tienden la mano. Aquí Jóvenes de Cambiando el Mundo y Red Calle, la Red Calle de verdad, se la juega por sus queridos amigos de la calle.

Quiero aprovechar esta entrevista para dar gracias por conocer a grande seres humanos que conocí cuando entregábamos comida o un baño a las personas en situación de calle, sin pedir nada a cambio, solamente entregando lo más preciado y que difícilmente se encuentra hoy día… se habla mucho de esas palabra, pero poco se practica… el amor. En lo personal fue una etapa de mucho crecimiento que agradezco a quienes confiaron en mi persona”.

unnamed (7)

¿Cómo se gestó esta iniciativa para generar un albergue para las personas de la calle en La Unión?

“Es tremenda noticia que haya un albergue, nunca es tarde. Desde que comenzamos esta denuncia ciudadana de la que muchos fuimos testigos, al fin se concreta. Este año 2015 tomé contacto con el Subsecretario de Servicios Sociales Juan Eduardo Faúndez a quien le expuse con fotografías y respaldos el nulo apoyo de las autoridades competentes de la Región. Su rápida respuesta me alegro bastante porque respondió favorablemente, a través de la Dirección de Gestión y Correspondencia de la Presidencia de la República. A los pocos meses se anunció que La Unión tendría un albergue para 20 personas en situación de calle. Tan solo espero que profundamente se tome conciencia de esta situación, no queremos más muertes ni desapariciones, no queremos más dolor humano. Volvamos al dialogo y juntos construyamos este país que soñamos y sobre todo con amor hacia los demás.

“Me alegra bastante que la ciudadanía organizada, jóvenes y adultos, como lo es la Red Calle, puedan continuar esta obra de amor, les hago un llamado a servir con el corazón henchido de orgullo por tan noble tarea en bien de quienes no tienen la dicha de un techo o un plato de sopa caliente cuando cae la noche”

Finalmente, Felipe Hernández envió todo su cariño y apoyo desde Santiago, en donde ha comenzado su nuevo camino de la vida y con la esperanza de volver algún día a su amada La Unión y su gente.

 

@ER
Recent Comments