Diario Digital

Facilidad para hacer negocios y la Agenda de Impulso Competitivo

Por seremi de Economía, Henry Azurmendi

Iniciar una empresa o materializar un negocio, nunca es fácil, el riesgo asociado, la falta de recursos y una serie de otros factores a veces los frenan, pero si un país se esfuerza en mejorar el “entorno para emprender” en algo se aliviana la carga. Debemos preocuparnos como país que a nuestros emprendedores les sea más fácil iniciar una empresa o a los empresarios mejorar sus condiciones para hacer negocios. Lo anterior el Banco Mundial lo tiene muy claro, y desde hace un tiempo a esta parte mide a los países en este sentido. En el informe 2013, Chile saltó dos posiciones respecto del año previo, quedando en el puesto 37.

Chile desde el 2010, acumula un alza de 14 lugares y ocupa el primer lugar entre los 40 países evaluados en América Latina y el Caribe. El promedio de posiciones de la región es 97, mientras que el de los miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) es 25.

Hace diez años, las variaciones entre el primer Informe “Doing Business”, publicado en 2003, y el actual son considerables. Según el reporte en diez años, 180 países han implementado más de dos mil nuevas regulaciones de negocios para mejorar el clima de emprendimiento. De ellas, dos tercios se centran en temáticas sobre la reducción de la complejidad y el costo de los procesos regulatorios.

Las medidas más desarrolladas en diez años se relacionan con la complejidad y el costo de los procesos, como creación de empresas, registro de propiedad, permisos de construcción, conexiones de electricidad, pago de impuestos y trámites de comercio.

Este es un balance positivo, pero aún hay una serie de pasos que adoptar para mejorar el rendimiento de los próximos años. De hecho, en la Agenda Impulso Competitivo que como Ministerio lideramos, de aprobarse las reformas propuestas hoy en el Congreso, Chile podría alcanzar el lugar 15 en la medición 2014, sobre la base de sacar adelante reformas tan importantes como la simplificación en la constitución de sociedades, la ley de reorganización y liquidación de empresas y la reforma de notarios y conservadores.

Una reforma relevante, es el proyecto de ley de «constitución simplificada de sociedades», el cual permitirá constituir sociedades en un plazo de un día usando un portal electrónico, sin notario, Diario Oficial ni Registro de Comercio y en forma gratuita.

Los permisos de construcción son una traba importante y el proyecto sobre «Calidad de la Construcción», reduciría significativamente los plazos para obtener los permisos ante la Dirección de Obras de los municipios.

Otro punto que se podría aprobar es sobre la «información crediticia consolidada», en el que existirá un historial crediticio por hasta cinco años e incluye toda la deuda, sea morosa o sin vencimiento. Además, se podría modificar todo el sistema nacional para potenciar los acuerdos de reorganización de empresas viables y establecer un procedimiento expedito para la liquidación de aquellas que no lo son.

La Agenda de Impulso Competitivo incluye propuestas para mejorar al sistema procesal civil chileno, y reducir fuertemente el plazo de resolución de conflictos que hoy demoran en promedio 743 días. A su vez, se podrían concretar reformas para que los registros notariales sean llevados en forma electrónica y en línea.

María José Villegas O.

@ER
Recent Comments