Diario Digital

Participación Política Femenina

Por Remza Delic Sasso

Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer

Todos compartimos el diagnóstico de que la participación política femenina en Chile es baja. Es una realidad injusta que no se debe a una falta de interés de las mujeres, sino al hecho de que cuando llega el momento de postular candidata/os, históricamente las nóminas promedio de los partidos nunca han superado el escuálido 20% de mujeres en sus listas. La mirada y experiencia femenina no están debidamente representadas en los debates de las políticas públicas.

Definitivamente no es lo mismo una Ley de postnatal discutida entre puros hombres que aquella que contempla las vivencias y sensibilidades de las mujeres que han vivido el proceso.

Las dificultades que enfrentan las mujeres para desarrollar una carrera electoral se vinculan a diversos factores, como la barrera del financiamiento. También, el hecho de que la política es un espacio eminentemente masculino, del que las mujeres han estado tradicionalmente ausentes, lo que ha limitado sus posibilidades de desarrollar capacidades y habilidades para desempeñarse en él. Además, un factor clave es el escaso apoyo de los partidos políticos para nominar mujeres y apoyarlas en sus trayectorias políticas.

En este contexto, el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, consciente de que se necesita un cambio que rompa este comportamiento, ha introducido medidas tendientes a emparejar la cancha para alcanzar la igualdad de oportunidades. Así, la inscripción automática y el voto voluntario permitirán que voten dos y medio millones de nuevas mujeres y el Programa «600 líderes políticas para Chile», que desarrolla el Servicio Nacional de la Mujer a nivel nacional permitirá capacitar a cientos de mujeres de cara a las próximas elecciones.

El objetivo es generar mayores oportunidades para el ejercicio del liderazgo y acceso de las mujeres a puestos de toma de decisiones y, en especial, su participación política. Es necesario aumentar la participación de las mujeres para legitimar la democracia, ya que los Parlamentos deben representar la universalidad del país.

 

Se debe seguir avanzando en medidas que, como éstas, permitan generar un cambio profundo hacia una democracia más representativa en la que hombres y mujeres podamos participar en igualdad de condiciones.

 

 

 

@ER
Recent Comments