Diario Digital

Sindicato de empresa Polincay acusa de persecución a ex dueño de aserradero

Señor director del diario El Ranco.cl

Queremos hacer explícita nuestra molestia ante un acontecimiento que nos acongoja y preocupa a todos los trabajadores de la Empresa Polincay de La Unión.

Se sabe públicamente de la multa que aqueja a la empresa por contaminación de ruidos, polvo y riles, lo que hoy se está solucionando de manera efectiva.

A estas soluciones, se suma la detención de la fábrica para implementar mejoras tecnológicas las que están siendo realizadas durante el presente mes, para evitar nuevas contaminaciones. A pesar de esto, el vecino José Gonzáles Gómez, quien fuera el anterior propietario de la planta donde hoy se encuentra la Empresa Polincay se ha empeñado en desconocer todo adelanto, todo beneficio que esta Industria produce tanto para los trabajadores como para a la ciudad de La Unión .

Don José González parece haber olvidado que, en el tiempo que él dirigía los aserraderos, en el lugar que hoy se encuentra la planta de Polincay, era frecuente que en la Industria maderera se usara Pentaclorofenato de sodio (PCP.Na) y las sales de Bromuro de Etilo, sustancia extremadamente toxica, que no utiliza Polincay, y que hoy ha sido prohibida en todas partes del mundo, dado su carácter cancerigeno, que afecta el cerebro de las personas atacando además el sistema nervioso de los seres vivos, dañando, el medio ambiente como la capa de ozono.

Existe un descontento general entre los trabajadores de la planta, dado que don José González, en vez de proponer soluciones adecuadas, por ser él un conocedor del tema, solo se ha esmerado en que se multipliquen el numero y la cuantía de las sanciones, como asimismo de establecer todo tipo de trabas y obstáculos para el funcionamiento de la empresa, Industria que ha sido un verdadero motor para el progreso de La Unión en tiempo de crisis, y que actualmente emplea a 386 personas creando un efecto multiplicador, al comercio, al transporte y todas las actividades conexas que derivan de dicha actividad.

 

La Empresa Polincay ha superado lagarmente viejas prácticas que se hacían en perjuicio de los trabajadores, como el no pago puntual de los sueldos, pago en especies de la remuneración, en que muchas veces el dinero era desconocido.

 

Además la explotación de los bosques se hace hoy con estricto apego a los planes de manejo, normas ambientales mundialmente reconocidas, en resumen la empresa Polincay es una superación completa de los antiguos estándares que no justifica una critica tan acida a su funcionamiento

Por otra parte, la relación interpersonal que la empresa tiene con sus trabajadores es de respeto y valorización, ya que ha reconocido a los mismos como capital importante de la compañía. Cuando fue necesario, se sentó en la mesa con ellos a discutir beneficios a través de un sindicato, ningún trabajador de planta MDF gana menos de 250. 000 pesos mensuales con tres meses de antigüedad, que corresponde al sueldo ético que pidiera la iglesia hace algún tiempo, estas empresas son valoradas por las Organizaciones Internacionales como la OIT y la OCDE.

Hacemos un llamado a las autoridades de gobierno local, a defender esta fuente laboral para que no vuelva a ocurrir lo que pasó con la Industria Azucarera de Rapaco, que aún permanece cerrada. Las autoridades locales tienen que defender las Industrias que generan trabajo y que dan bienestar con la misma fuerza con que se les debe dar la oportunidad de regularizar su situación ambiental. La ciudad de La Unión ya ha sufrido crisis por el cierre de plantas industriales como Iansa, Linos, Carbonífera y tantas otras por nombrar algunas, afectando significativamente el mundo laboral, agrícola y comercial. La Industria Polincay en su momento ayudo a recuperar la situación de desempleo justo en el minuto de cierre de una de las plantas más grandes e importante que tenía nuestra ciudad.

Es verdad y estamos de acuerdo que hay que convivir y respetar el medio ambiente, eso no se discute. De hecho este incidente ha servido para replantearse y corregir, como lo han hecho tantas otras empresas en su momento. No podemos llegar a los extremos con propuestas de cierre de planta cómo algunos están impulsando y dañar así a cientos de familias, que buscan una oportunidad para su desarrollo y crecimiento.

 

 

Atte. Sindicato de Trabajadores Empresas Polincay.

@ER

Comments

Recent Comments