Diario Digital

JIJIJIJ: Una voz en todos los temas

Las opiniones vertidas en nuestro diario a través de sus páginas y de su sección “comentarios”, reflejan el sentir de cada uno de nuestros lectores con la noticia y con su contenido.

Muchas veces esta sincera opinión produce debates, divergencia y en otras ocasiones, discusiones. Pero lo importante es que sean responsables en sus ideas y respetuosas en sus palabras.

Hace unos días atrás nos visitó en las oficinas del Ranco.cl, uno de los más asiduos “opinólogos” y lectores de nuestro medio electrónico: el ya famoso a estas alturas, “JIJIJIJIJ”, una persona que por su frecuencia visitando nuestras páginas y por la forma en que opina de todas las noticias que allí se exponen, ha logrado forjarse una identidad propia y una “imagen” borrosa para muchos de nuestros otros lectores; algo que podrá corregirse con esta nota.

Aquél día Ignacio Navarrete (que es el nombre real de “JIJIJIJ”) apenas traspasó la puerta, preguntó por las personas que trabajan en nuestro medio y se presentó: nos contó que él es un joven Unionino que ha vivido toda su vida en la comuna y que sólo tiene 17 años.

Según él, su interés por el diario lo despertó su abuelo, quien siempre que lo iba a visitar, le hablaba de ElRanco.cl y de sus noticias, lo que obviamente llamó la atención de Ignacio, quien recientemente había adquirido su notebook; más aún cuando se dio cuenta que tenía la opción de poder manifestarse, escribiendo comentarios y viendo que existía la posibilidad de que la gente pudiese responderle u opinar sobre lo que él había escrito.

Si bien reconoce que cuando comenzó a opinar lo hizo con otro seudónimo, lo cambió rápidamente, debido a que en un principio la gente se burlaba de la forma en cómo escribía; y al ver que cuando se referían a lo que él comentaba con palabras como “jajaja”, se le ocurrió la idea de ponerse el sobrenombre por el que ahora es conocido en muchos lugares de la provincia: “JIJIJIJ”.

Un joven como muchos

Asimismo reconoce que es un muchacho como cualquiera, ya que de día se dedica colaborar en lo que puede en su casa y de noche a estudiar, ya que todavía está cursando la enseñanza media; claro que -confiesa- si no le dedica una buena parte del día a opinar de las noticias en ElRanco, “no me puedo quedar tranquilo”, algo que dice, se ha convertido en una “adicción”, ya que le interesa en demasía saber lo que opinen las personas de las noticias o “lo que opinan de mis comentarios”. Eso sí y se puede dar fe de ello en las oficinas de redacción, sus comentarios jamás han tenido mala intención y nunca han debido de ser censurados, ya que siempre los envía con respeto y educación.

Si bien no tiene claro su futuro -pues no ha pensado en ello todavía- sí sabe que de alguna manera le gustaría estar ligado al diario, ya sea sacando fotos o ayudando en lo que pudiera presentarse, “aunque tuviera que venirme desde otra ciudad”, comenta riendo.

Por lo mismo es que un día decidió aparecerse en las oficinas del diario, tocando todas las puertas que encontró -equivocándose algunas veces- , pero llegando finalmente a su destino. De la misma forma señala que todos en su casa (padres incluidos) saben que desde ese día en que nos visitó, si no está en su hogar o en el colegio donde estudia, estará ofreciendo ayuda a quienes trabajamos en este medio.

Opiniones diversas

Ignacio igualmente reconoce que siempre le han llovido las críticas por su forma de escribir o por las faltas de ortografía que comete, pero que “estoy tratando de mejorar todos los días, para poder hacerlo cada vez mejor” y que si a la gente no le gusta lo que escribe, ese no es su problema, ya que aquí tiene una tribuna donde explayarse y donde sabe que hay otros muchos que lo leen.

También afirma que existen varios lectores que lo ofenden a través de sus opiniones, pero que nunca ha devuelto esos comentarios con ningún tipo de agresión, sino que pidiendo que lo respeten por lo que es y no por lo que quisieran ellos que fuera. Sin embargo, todo lo confiesa con alegría y simpatía, ya que al parecer nunca está de mal humor.

De la misma forma confiesa que hay muchas personas que lo reconocen en la calle, ya no por su verdadero nombre, sino que por su seudónimo, algo que lo ha hecho más popular.

Aficiones

Otra de las actividades que  siempre le ha gustado (junto con opinar obviamente) es la de poder aspirar en algún momento, a ser bombero en La Unión, “claro que las notas y la edad me lo han impedido, pero aún me queda tiempo para poder lograrlo”; aunque asegura que es Cadete de la 4ta compañía de bomberos de Puerto Montt. Otras de las aficiones que tiene, son los camiones, “por los motores, su funcionamiento y la capacidad que tienen como máquina. Más adelante me gustaría poder manejarlos, como lo hace mi padre”.

¿Despedida?

Una vez terminada la conversación, Ignacio se despide de nosotros, con la promesa de volver a nuestras oficinas (algo que ha sido una constante desde aquél día) y de paso nos deja -como no podía ser menos- una opinión de lo que ha sido uno de los temas más tratados en la contingencia local: las movilizaciones estudiantiles…

@ER
Recent Comments