Diario Digital

«A pesar del celo de seguridad, organizaciones entregan carta a Piñera»

Nuevamente el exceso de celo por mantener la seguridad del lugar, marcó la jornada en que se inauguraba la Plaza de la Ciencia.

No sólo como corresponsales de la cadena de radio Nuevo Mundo y de otros medios de comunicación donde desarrollamos nuestras labores fuimos impedidos de ingresar, sino que en la oportunidad, al interceder por nosotros el Diputado Alfonso De Urresti, este también debió pasar por un muy mal rato por culpa de estos señores. Si no fuera por los anfitriones del evento, que salieron a recibir al invitado, a sus acompañantes, a su asesor y yo…se queda afuera.

 

Pero no fuimos los únicos, el Rector Víctor Cubillos también fue víctima de la seguridad desplegada por la presencia de su excelencia…el mismísimo Sebastián Piñera, con quién mantuvimos un diálogo, ya que a pesar de todo, logramos entregarle la carta de las organizaciones que participan en la “Coordinadora Memoria y Derechos Humanos”.

 

La misiva ponía en evidencia la situación del pueblo mapuche, los despidos del sector público, la necesidad de elegir nuestras autoridades; entre otros temas que vulneran la carta fundamental de DDHH y el Convenio 169, adscrito por el Estado chileno.

 

Los oradores fueron Claudio Bunster, Director del Centro de Estudios Científicos (CECS) y luego intervino el Presidente, mientras los gritos de las personas que culminaban la marcha nacional en contra de Hidroaysen, se escuchaban nítidamente.

 

Representantes de la CUT, ANEF, estudiantes, comunidades indígenas, ambientalistas y sindicatos, se unieron a los manifestantes, quienes se retiraron sin que se registraran incidentes.

Marisol Molina

CARTA ABIERTA A SEBASTIAN PIÑERA, PRESIDENTE DE LA REPÜBLICA

 

Las organizaciones de derechos humanos, políticas, sociales, culturales y de comunidades indígenas, que forman la Coordinadora Memoria y Derechos Humanos, manifiestan a usted su preocupación por diversos temas que comprometen negativamente a su gobierno con el respeto de los derechos humanos, la transparencia pública y los avances democráticos del país, que expresan la desigualdad en nuestro Chile.

 

1° La desigualdad con nuestros pueblos indígenas, no queremos más criminalización de sus demandas. Una nueva huelga de hambre realizan cuatro comuneros mapuches por que su gobierno no ha respetado cabalmente los acuerdos suscritos en la huelga realizada el 2010. Aunque en el juicio desarrollado en Cañete se aplicó una condena basada en la legislación común, el fallo se sostiene en pruebas obtenidas bajo la ley antiterrorista. Esta ley representa la discriminación y el racismo del estado de Chile hacia los pueblos indígenas. Exigimos su reforma completa y que no se aplique para grupos que manifiestan sus demandas o usan el derecho legítimo a la protesta social.

 

En la cordillera de Valdivia, en la zona de Trafún se ha instalado la militarización y el uso desmedido de la fuerza por parte de carabineros de fuerzas especiales en contra de familias mapuche. No queremos en nuestra región hechos represivos que han afectado en otras regiones a niños y niñas, mujeres y ancianos. Rechazamos completamente esta intervención policial y esperamos que el gobierno trabaje con criterios que promuevan el diálogo y el respeto de los derechos humanos, principalmente con comunidades que llevan décadas de postergación y privación de sus derechos.

 

2° La desigualdad de la Justicia. Queremos justicia de verdad para las víctimas de la dictadura. En las últimas semanas hemos sido testigos de una serie de fallos judiciales donde criminales han recibido ínfimas condenas por graves violaciones a los derechos humanos. Es el caso del empresario valdiviano Sebastián Flores Cañas, responsable del asesinato de una joven en un regimiento, o los recientes fallos de la Corte Suprema que otorgan la libertad vigilada a ex militares. Un mapuche por un acto en el marco de una acción de protesta social, donde no hay ni siquiera un herido, es condenado a más de 20 años. Un militar acusado de secuestro, en la que además se torturó y luego se asesinó se puede ir para su casa.

 

La gente piensa que la justicia es desigual y estos fallos solo reafirman a una ciudadanía que no confía en sus instituciones y no le cree cuando usted habla de una sociedad con igualdad de oportunidades. La lucha contra la impunidad de los crímenes de la dictadura militar es una lucha por una mejor democracia y exigimos que la justicia sea igual para todos, proporcional a los delitos cometidos, sin discriminación, respetando los derechos humanos.

 

3° La desigualdad territorial. Queremos más democracia regional. Su gobierno debe enviar una ley para que se puedan elegir los consejeros regionales en forma directa por el voto popular. Eso es una urgencia y esperamos que usted lo haga a la brevedad. El centralismo es una de las caras de un gobierno autoritario, donde además debemos sufrir la dictadura de los partidos políticos, que sin compromisos serios con el desarrollo de la región nos imponen autoridades y parlamentarios. Ya han pasado Frei, Allamand y ahora Larraín, todos senadores designados y su aporte a la región ha sido escaso.

 

Queremos autoridades locales, del territorio, elegidas por la gente en forma directa. No podemos aspirar a un mejor desarrollo ni soñar proyectos propios en la región si no tenemos herramientas para decidir por nosotros mismos. Esperamos que su gobierno avance en el proceso de descentralización democrática de las regiones.

 

Por último queremos manifestar nuestra preocupación por los continuos casos donde la probidad y la transparencia pública han quedado dañadas. Su gobierno prometió un cambio, donde se instalaría gente nueva, competentes técnicamente pero comprometida con el servicio público. Pero su gobierno empezó mal, con personas que debieron salir rápidamente por sus vínculos con la dictadura, luego otros por sus antecedentes económicos. Ahora tenemos nuevos casos donde el servicio público se convierte es una plataforma para turbios negocios privados y el mismo reparto de cargos que ustedes criticaron a los gobiernos anteriores.

 

En la región de los Ríos han despedido profesionales por motivos políticos, han cambiado simpatizantes del gobierno anterior por sus simpatizantes. Se anuncian nuevos despidos, ahora con la seguridad de que en vez de mejorar una latente mediocridad en la región, esta solo ha cambiado de manos. Esperamos equivocarnos.

 

 

 

Sin duda hay personas en su gobierno que buscan cambiar este rumbo de desigualdades y como Coordinadora trabajaremos con ellos y ellas para lograr que este territorio de la región de los Ríos pueda soñar con un destino propio, donde se respeten los derechos humanos.

 

Esperamos pueda usted responder a nuestra carta. Se despiden atentamente,

 

 

 

Coordinadora Memoria y Derechos Humanos

 

 

 

 

Valdivia. Abril 25 de 2011.

 

 

José Araya CODEPU 09-90994092

 

Marisol Molina Partido Comunista 09-8403020

 

 

 

@ER
Recent Comments